Academia italiana rechaza el asterisco del lenguaje inclusivo en escritos jurídicos

0
397
Academia-italiana-rechaza-el-asterisco-del-lenguaje-inclusivo-en-escritos-juridicos

Loading

Los lingüistas llamaron a “evitar duplicaciones retóricas” sobre los dos géneros como “trabajadoras y trabajadores” o “ciudadanas y ciudadanos”. Más detalles aquí.

La Academia de la Crusca, que vigila el uso correcto del italiano, ha rechazado “taxativamente” signos como el asterisco o la “e” invertida del lenguaje inclusivo, respondiendo así a una duda sobre la paridad de género en los escritos jurídicos.

Roma, 21 mar. Agencia EFE 

El dictamen surge después de que el Comité de Igualdad de Oportunidades del Consejo Directivo del Tribunal Supremo acudiera a la Crusca para aclarar algunas dudas sobre cómo respetar la paridad en las actas judiciales escritas y otros documentos burocráticos.

“La cuestión, muy sentida y actual, afecta a la cotidianidad de quienes trabajan en los sectores del Derecho, la justicia, la burocracia de las instituciones públicas e interesa a todos los hablantes atentos”, reza el informe, datado el 9 de marzo, pero divulgado ahora por los medios.

[Lee también: Aprueban modificación del Manual de Operaciones del Programa para la Generación de Empleo Social Inclusivo “Trabaja Perú”]

Entre otras cosas, los académicos excluyen “el uso de símbolos gráficos que no se correspondan con la lengua hablada e introducidos artificialmente por una decisión minoritaria de grupos individuales, por mucho que tengan buenas intenciones”.

De este modo se niega “taxativamente” el uso de símbolos propios del moderno lenguaje inclusivo para omitir el género de las palabras, como el asterisco o la “e” invertida o “schwa”.

“En una lengua como el italiano, con dos géneros gramaticales, el masculino y el femenino, el mejor instrumento para que se sientan representados todos los géneros y orientaciones sigue siendo el masculino plural no marcado”, defiende la Academia

Por otro lado, la Crusca también insta a declinar al femenino los trabajos o cargos públicos, ya que en Italia muy a menudo todavía se refieren en masculino a empleos, aunque sean ejercidos por mujeres.

Un caso reciente y muy sonado fue el de la primera ministra, la ultraderechista Giorgia Meloni, que tras asumir el cargo el pasado octubre, la primera mujer en hacerlo en la historia del país, pidió ser llamada “el presidente del Gobierno”.

En tercer lugar, los lingüistas llamaron a “evitar duplicaciones retóricas” sobre los dos géneros como “trabajadoras y trabajadores” o “ciudadanas y ciudadanos”.

En su lugar existe la posibilidad de recurrir a formas “neutras y genéricas”, sustituyendo el término “trabajador” por “personal”, por ejemplo, y en caso de que esto no sea posible se puede siempre usar el masculino plural.

[Lee también: Promulgan ley que promueve inserción laboral de mujeres víctimas de violencia]

El uso de estas duplicidades a menudo tiene “efectos cómicos e inapropiados” y, de querer interpretar el uso del masculino de forma “absurdamente rígida”, alega la Crusca, “habría que reescribir millones de páginas” y hasta la Constitución, que aludiendo a los “ciudadanos” ampara a todos los sexos por igual.

Por último, la Academia denunció la propagación del uso del artículo determinativo delante de un apellido cuando se trata de una personalidad, pues efectivamente en la prensa y en el lenguaje oral es frecuente escuchar hablar de “la Meloni”, por ejemplo.

El vicepresidente del Gobierno, el también ultraderechista Matteo Salvini, celebró hoy estas consideraciones: “¿Desfigurar el italiano en nombre de lo políticamente correcto? No gracias”, tuiteó. 

[También te puede interesar: Implementan la plataforma “El Servicio de Justicia en tus Manos” en las Cortes de Justicia a nivel nacional [RA 000418-2021-CE-PJ]

Comentarios: