Alcances del delito de secuestro [Casación 1438-2018, La Libertad]

0
3732

Loading

La presente casación permite esclarecer el delito tipificado como secuestro. A
continuación, la suscribimos:

Sumilla: Alcances del delito de secuestro. i) El derecho, motivo o
facultad al que se refiere el tipo penal permite prever que existen
supuestos en los que se produciría la configuración típica objetiva de
secuestro; empero, ella estaría justificada por el ejercicio de las
mencionadas prerrogativas, que deben estar previamente
reconocidas en una norma positivizada. Ello habilitará las bases
necesarias para determinar cuándo una conducta se cometió a título
personal o bajo alcances justificados normativamente en el mismo
tipo.

ii) Los jueces penales deben diferenciar por la ratio essendi cuándo
una conducta, más allá de su objetividad normativa, constituye un
supuesto típico de secuestro u otro tipo penal propio o impropio, y
efectuar el control de legalidad a la imputación que formula el
representante del Ministerio Público, teniendo presente que no toda
restricción a la libertad deberá ser calificada y sentenciada como
secuestro.

iii) Respecto a la agravante de subsecuente muerte, se tiene que en
los recaudos no obran medios probatorios que acrediten que el fatal
desenlace obedece a la restricción a la libertad que padeció el
agraviado. El representante del Ministerio Público no acreditó la
relación causal, por lo cual se presenta un supuesto de insuficiencia
vinculado únicamente con el secuestro.

A continuación, se suscribe la Casación 1438-2018, La Libertad

VISTOS: en audiencia pública, el recurso de casación, por errónea
interpretación de la ley penal, interpuesto por los abogados de Andrés
Cueva Rodríguez, Wilman Óscar Camus Briones y Miguel López Heredia contra la sentencia de vista expedida el dieciséis de mayo de dos mil dieciocho por los señores jueces de la Segunda Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de La Libertad, que: i) por mayoría confirmaron la sentencia de primera instancia, que los condenó
como autores del delito de secuestro agravado, en perjuicio de quien en
vida fue Michael Cervando Mines Espinoza, y ii) revocando la pena
impuesta en primera instancia, la reformaron e incrementaron de quince
a treinta años de privación de libertad.

Intervino como ponente el señor juez supremo Sequeiros Vargas.

FUNDAMENTOS DE HECHO

Primero. Fundamentos de la impugnación

El auto de calificación emitido el ocho de marzo de dos mil
diecinueve [1]  dio cuenta de que el recurso fue concedido por el motivo
previsto en el inciso 3 del artículo 429 del Nuevo Código Procesal Penal
–en adelante, NCPP–. En esencia, se cuestionó la calificación jurídica y la
interpretación que tanto el representante del Ministerio Público como los
Tribunales de Primera y Segunda Instancia realizaron respecto al tipo
penal de secuestro. Por ello, la pretensión de los casacionistas es que se
revoquen las sentencias pronunciadas en instancia y, sin reenvío, se
declare su absolución.

Segundo. Imputación fáctica y origen de responsabilidad

El veinticuatro de febrero de dos mil trece, en horas de la mañana,
Michael Cervando Mines Espinoza transitaba por inmediaciones del
centro comercial APIAT, en la ciudad de Trujillo, en aparente estado de
ebriedad, molestando a los transeúntes y comerciantes del lugar. Por tal
razón, efectivos de la Policial Nacional del Perú dispusieron su traslado a
un lugar de seguridad, esto es, el domicilio indicado por el agraviado,
ubicado en la avenida Gonzales Prada.

A pedido de la radio, Andrés Cueva Rodríguez –agente de serenazgo
motorizado– acudió a la intersección de las avenidas Gonzales Prada y
América Sur y solicitó apoyo. Entonces llegó al lugar el móvil número 16,
con el conductor Wilman Óscar Camus Briones –agente de serenazgo– y
Miguel López Heredia –agente de la Policía Nacional del Perú–, y los tres
obligaron a Mines Espinoza a subir a la unidad móvil contra su voluntad y
lo trasladaron a un destino desconocido. En circunstancias en que el
vehículo se encontraba detenido ante la luz roja de un semáforo, el
agraviado se bajó y trató de huir; pero los acusados bajaron, lo
aprehendieron y lo reingresaron al vehículo.
Entonces Cueva Rodríguez se ubicó para impedir que la víctima se
volviera a bajar de la unidad móvil y lo trasladaron al sector San Lorenzo-
Quemazón del distrito de Moche, donde lo dejaron abandonado.
Posteriormente, el diecisiete de marzo de dos mil trece, se encontró el
cuerpo sin vida del agraviado en estado de descomposición, y en el lugar
donde había sido abandonado.

Tercero. Itinerario del proceso

3.1. El quince de noviembre de dos mil trece la señora fiscal provincial de
la Tercera Fiscalía Provincial Penal de Trujillo formuló requerimiento de
acusación contra Wilmar Óscar Camus Briones, Andrés Cueva Rodríguez
y Miguel López Heredia como coautores de la presunta comisión del
delito de secuestro agravado, en agravio de quien en vida fue Michael
Cervando Mines Espinoza, y por ello solicitó que se imponga a los
acusados la pena de cadena perpetua.

3.2. Luego de la etapa intermedia y realizado el juicio de primera
instancia, el diecisiete de mayo de dos mil diecisiete, los jueces que
integraron el Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial de la Corte
Superior de Justicia de La Libertad condenaron a Camus Briones, Cueva
Rodríguez y López Heredia como coautores de la comisión del delito de
secuestro agravado, en agravio del que en vida fue Michael Cervando
Mines Espinoza, y en consecuencia les impusieron la pena de quince
años de privación de la libertad y fijaron en S/ 60 000 (sesenta mil soles) el monto de pago por concepto de reparación civil a favor de los herederos legales del occiso.

3.3. Contra la mencionada decisión tanto el representante del Ministerio
Público como los abogados de los sentenciados interpusieron recursos
de apelación, y determinaron el avocamiento y conocimiento de la
presente causa a los jueces de la Segunda Sala Penal de Apelaciones de
Trujillo, quienes luego de la audiencia de apelación emitieron una
decisión en mayoría: dos magistradas decidieron confirmar la sentencia
de primera instancia y, revocando la pena impuesta, la incrementaron de
quince a treinta años; mientras que el voto en minoría de uno de los
jueces se decantó por la absolución de los sentenciados.

3.4. Inconformes con la determinación de segunda instancia, únicamente
los abogados de los imputados interpusieron recursos de casación, que
por mayoría fueron declarados admisibles a nivel superior –folios 1447 a
1455–. Mientras que a nivel de la Corte Suprema la admisión fue
declarada bien concedida mediante el auto de calificación del ocho de
marzo pasado. Tras ello se concedió a las partes la oportunidad para
presentar alegatos ampliatorios, y únicamente la parte civil, el quince de
mayo del año en curso, postuló sus fundamentos. En cumplimiento de lo
establecido en el inciso 1 del artículo 431 del NCPP, se señaló como
fecha para la audiencia de casación el dieciséis de octubre pasado, y en
ella intervinieron los abogados Shikara Vásquez Shimajuko –en defensa
de Wilman Óscar Camus Briones– y Óscar Julio Loyola Zurita –en
defensa de Andrés Cueva Rodríguez–, y se dejó constancia expresa de la
inasistencia del abogado del impugnante Miguel López Heredia, lo que
originó la inadmisibilidad de su pretensión [2] ; así como la del
representante del Ministerio Público. Culminada la audiencia, se produjo
la deliberación de la causa en sesión privada, en la que fue debatida. Tras
la votación respectiva y al obtener el número de votos necesarios, este
Colegiado Supremo acordó pronunciar la presente sentencia de casación,
cuya lectura se dará en audiencia pública en la fecha…
Puedes leer el PDF completo a continuación:

https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/b7d6c6804beb9fc3b817fbe93f7fa794/CS-SPP-C-1438-2018-LA-LIBERTAD.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=b7d6c6804beb9fc3b817fbe93f7fa794

https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/b7d6c6804beb9fc3b817fbe93f7fa794/CS-
SPP-C-1438-2018-LA-
LIBERTAD.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=b7d6c6804beb9fc3b817fbe93f7fa794