Cadena perpetua. Declaración en cámara Gesell sin defensor del imputado [Casación 628-2021, Huánuco]

0
631
Cadena-perpetua.-Declaracion-en-camara-Gesell-sin-defensor-del-imputado

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL PERMANENTE

Sumilla. Cadena perpetua. Declaración en cámara. Acuerdo Plenario 4-2015. En la fecha en que se llevaron a cabo las actas de entrevista única no estaba vigente la Ley 30364, de veintitrés de noviembre de dos mil quince (artículo 19); y, menos, el Decreto Legislativo 1386, de cuatro de septiembre de dos mil dieciocho, que modificó la primera disposición. Tampoco lo estaba el Decreto Legislativo 1307, de treinta de diciembre de dos mil dieciséis, que modificó el artículo 242, apartado 1, del CPP e incorporó el literal d) a este precepto, que posibilitaba, como prueba anticipada, las declaraciones, entre otros, de niñas por violencia sexual siempre que se realizaran con intervención de psicólogos especializados en cámaras Gesell o salas de entrevistas implementadas por el Ministerio Público. Luego, estas disposiciones no pueden determinar la legalidad de dichas declaraciones.

[Lee también: ¿Entrevista en cámara Gesell es válida aunque no se filmó? [Casación 727-2020, Callao]

2. En las declaraciones –en dos de ellas– intervino un defensor público del imputado y en la tercera se consignó que el defensor no se hizo presente. El imputado cuestionó esa ausencia de defensor por el mero hecho de su inasistencia, pero tratándose de un acto de investigación solo se exige para su validez “posibilidad de contradicción”, tal como lo reconoce el literal d) del precepto antes invocado: “…con la concurrencia o el debido emplazamiento de las partes”. En el caso de la testimonial de la agraviada B.X.C.P. se destacó que el abogado no se hizo presente, lo que implica que fue citado, pues de otro modo el cuestionamiento sería la falta de notificación.

3. Se cuestiona lo que se denomina “motivación falseada”; es decir, que tratándose de lo declarado por las agraviadas se incorporó datos o hechos que ellas no expusieron –el cuestionamiento incide en la fase de interpretación o traslación de la prueba, propiamente en lo que expresó el órgano de prueba–. Empero, del contenido de las declaraciones de las agraviadas y de lo consignado por los jueces de mérito en las sentencias de instancia no se advierte que se consignaron informaciones no expresadas por las agraviadas. Se respetó el núcleo esencial del testimonio incriminador y en base a él se valoró esa prueba y se la correlacionó con el resto del material probatorio disponible.

4. Se sostiene impugnativamente que la declaración de la menor L.S.A.A. es incoherente y que la versión de la agraviada M.E.T.S. no es creíble y revela falsedad en su relato. La sentencia de vista ha respondido cabalmente este cuestionamiento propio de un recurso de apelación; luego, la motivación de la sentencia en este punto ha sido precisa y completa. 5. El artículo 392, apartado 4, última oración, del CPP estatuye: “Para imponer la pena de cadena perpetua se requerirá decisión unánime”. Es una disposición legal que busca garantizar que, tratándose de la pena más grave del sistema penal, solo puede imponerse mediando una absoluta seguridad de los jueces sentenciadores y siempre que los tres miembros del Tribunal coincidan con esa pena. Esta unanimidad no fue concebida en segunda instancia, por lo que tal pena de cadena perpetua no podía imponerse. Siendo así, estando a la justicia material de la declaración de culpabilidad y a la pena conminada por el tipo delictivo más grave (violación sexual de menor de edad con agravantes), corresponde, por razones de favorabilidad, casar este extremo del fallo de vista e imponer, en su reemplazo, la pena inmediatamente inferior: treinta y cinco años de privación de libertad (ex artículo 29 del Código Penal). 

Lima, quince de febrero de dos mil veintitrés.

[Lee también: ¿Cámara Gesell es prueba preconstituida? [Casación N° 21 – 2019, Arequipa]

VISTOS; en audiencia privada: el recurso de casación, por las causales de quebrantamiento de precepto procesal, vulneración de la garantía de motivación y apartamiento de doctrina jurisprudencial, interpuesto por el encausado ZÓSIMO RIVAS MUNGUÍA contra la sentencia de vista de fojas cuatrocientos cincuenta y ocho, de veintiocho de diciembre de dos mil veinte, que confirmando, por mayoría, la sentencia de primera instancia de fojas doscientos cincuenta y dos, de nueve de diciembre de dos mil diecinueve, lo condenó como autor de los delitos de violación sexual de menor de edad en agravio de B.X.C.P. y L.S.A.A. y de actos contra el pudor de menor de edad en agravio de M.E.T.S. a la pena de cadena perpetua y tratamiento terapéutico, así como al pago de treinta y cinco mil soles por concepto de reparación civil; con todo lo demás que al respecto contiene. Ha sido ponente el señor SAN MARTÍN CASTRO.

FUNDAMENTOS DE HECHO 

PRIMERO. Que el señor fiscal provincial formuló acusación contra ZÓSIMO RIVAS MUNGUÍA como autor del delito de violación sexual de menor de edad en agravio de L.S.A.A., de siete años de edad, y B.X.C.P., de seis años de edad; y, como autor del delito de violación sexual de menor de edad tentado en agravio de M.E.T.S., de ocho años de edad –en forma alternativa calificó este último hecho como delito de actos contra el pudor de menor de edad–. 

[Continúa…]

[También te puede interesar: Cámara Gesell: ¿Qué es y para qué se utiliza?]

Descarga el PDF completo aquí

Comentarios: