Cohecho Pasivo Específico: Prueba personal y declaración del coimputado [Apelación 40-2023, Cusco]

0
161
Cohecho-Pasivo-Especifico-Prueba-personal-y-declaracion-del-coimputado

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE

I. Con carácter previo, es pertinente considerar los siguientes aspectos: en primer lugar, en sede de apelación no hubo actuación probatoria, por ende, la sentencia de primera instancia impugnada será examinada en sus propios términos. Además, no podrá otorgarse un valor probatorio distinto a la prueba personal actuada en el juicio oral respectivo, según el artículo 425, numeral 2, del Código Procesal Penal; en segundo lugar, la condena penal por el ilícito de cohecho pasivo específico, respecto al Expediente Civil n.o 578-2016-0-1010-JR-FC-01, tiene la condición de firme, pues fue confirmada por esta Sala Penal Suprema, por lo que lo acaecido en este extremo se tiene por probado y no admite controversia; y, en tercer lugar, la censura de apelación se circunscribe, entonces, a la configuración del mismo delito, pero, esta vez, con relación al Expediente Civil n.o 481-2014-0-1010-JR-FC-01. 

[Lee también: Cohecho Activo Específico: ¿En qué consiste la modalidad de “dar”? [Apelación 27-2023, Ucayali]

II. La base cognitiva reside en la declaración plenarial de Flor Tocas Atalaya. Después, entre las pruebas corroborativas, cobra relevancia la deposición preliminar del coprocesado Rither Meza Echegaray, quien durante la indagación fiscal afirmó que EZEQUIEL QUISPE HUARHUA le entregó diversas sentencias, le dio el nombre y la dirección de algunas personas y le dijo: “dile a la señora que le voy a ayudar en su sentencia [sic]”; ante ello, se dirigió a la vivienda a la testigo Tocas Atalaya, le indicó que se llamaba Wilmer y le proporcionó la resolución de su caso judicial; luego, intercambiaron llamadas telefónicas, ella quiso entregarle dinero, pero él le indicó que el efectivo era para el juez QUISPE HUARHUA. También aseveró que este último tuvo conocimiento de las tratativas ilícitas, a efectos de procurar beneficios económicos indebidos, lo llamó para preguntarle “cómo iba el asunto de la señora Flor [sic]”, se enfadó porque le había facilitado la sentencia y le refirió que solo debía mostrársela. Se trata, en suma, de una prueba personal documentada, recabada con anterioridad al juicio oral, la cual, como se indicó en la sentencia de primera instancia impugnada, fue incorporada en el debate probatorio, de acuerdo con los artículos 184 (numeral 1) y 383 (numeral 2, literal d) del Código Procesal Penal. 

[Lee también: Cohecho: solicitud de medios de investigación y reglas para su admisión [Apelación 71-2022, Suprema]

III. Se advierte, entonces, que la testifical fiscal de Rither Meza Echegaray es sólida, contundente y cumple con los criterios objetivos y subjetivos enunciados; a la vez, junto a los demás elementos de corroboración, afianza razonablemente la inculpación formulada por la testigo Flor Tocas Atalaya. El acervo probatorio apunta en una sola dirección, es decir, que el primero solicitó a la segunda el pago de una cantidad de dinero, con el propósito de entregarla a EZEQUIEL QUISPE HUARHUA, quien emitiría un fallo judicial favorable. 

IV. Así, las objeciones impugnativas no son consistentes. El Tribunal Superior no solo examinó prueba lícita y actuada con las debidas garantías —además, realizó un análisis individual y de conjunto de la prueba—, sino que la valoración que materializó no vulneró las reglas de la lógica, la ciencia o las máximas de la experiencia, según el artículo 158, numeral 1, del Código Procesal Penal. Además, la prueba de cargo es fiable, plural, convergente entre sí, y suficiente. La motivación no presenta defectos constitucionales relativos a la motivación omisiva, incompleta o insuficiente, vaga, genérica, confusa, hipotética o contradictoria, o ilógica con relación a sus inferencias probatorias. Como tal, debe confirmarse la sentencia de primera instancia impugnada, que —con relación al Expediente Civil n.o 481-2014-0-1010-JR-FC-01— condenó a EZEQUIEL QUISPE HUARHUA como autor del delito contra la Administración pública-cohecho pasivo específico, en agravio del Estado, representado por la Procuraduría Pública Anticorrupción de Cusco. No se cuestionó el juicio de tipicidad, el quantum de las penas aplicadas ni la cuantía de la reparación civil fijada.

[Continúa …]

[También te puede interesar: Cohecho en el ejercicio de la función policial (Análisis de los tipos penales)]

Descarga el PDF completo aquí