Colaboradores eficaces, no tan eficaces

0
416

Loading

Por: Paul Iriarte

“Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”[*]

1. Desarrollo temático

Cabe precisar, que el fuerte cuestionamiento en torno a la naturaleza de este  procedimiento en tanto prueba; o el de fines investigativos: es constante. Sin embargo, a juicio del suscrito dicho procedimiento se caracteriza por ser una fuente de información privilegiada, que erige al persecutor en una posición estratégica, para desarticular organizaciones criminales o tramas delictivas; por tanto, se adscribe a los fines investigativos.

Por la lógica, de que la prueba se produce en el plenario(juzgamiento); con sus fuertes excepciones reglados en el artículo 325 del Nuevo Código Procesal Penal.

De otro lado, otro quid del procedimiento es la auto atribución de cargos y en función de ello, verter información en rigor del factum y calificación jurídica atribuida.

Por ello, la exigencia de cerrar el procedimiento de colaboración eficaz y concluir positivamente. Caso contrario, el colaborador decanta en delador; y por tanto, no es factible hablar de información “eficaz”.

Sin embargo, ciertamente se tienen ciertos supuestos que son cuestionables, en torno a la colaboración eficaz. En efecto, postulaciones; negociaciones; empero, sin sentencias homologadas(aprobación del procedimiento por parte del juez competente). No obstante, se tengan actos corroborativos.

Ciertamente, en esa lógica, se adscriban a las declaraciones, fuerte entidad epistémica;  que sustentan pretensiones punitivas en procesos conexos o denominados derivados. Desde, esa perspectiva se adscribe a dichas declaraciones certezas irrebatibles; libres de sesgos cognitivos y emotivos.  Por esa razón, el análisis radica en clave epistemológica.

De modo que, por excelencia dicho procedimiento se orienta a fines investigativos y de corroboración

Ahora bien, recientemente se tenga en cuenta que ese interés en adscribirse la calidad de colaborador proviene de un negociado, en efecto, interés premial. Por tanto, dicha información es altamente sospechosa.

Por ejemplo,  se tengan en otro contexto “negociados ex ante”  para que postulen ciertas personas como colaboradores; negociados con eventuales empresas internacionales.  Ciertamente, se establezcan obligaciones prestacionales de carácter crematístico. Sin embargo, no es novedad que ante el incumplimiento de la empresa para con el sujeto, ante ello, se planteen nulidades. En efecto, se cursen nulidades de dicho contrato por incumplimiento contractual.

Evidentemente, dicha lógica, repercuta en la fiabilidad y la entidad de la declaración ya gestado en el procedimiento de colaboración eficaz; por estar determinada por intereses monetarios.

Lógicamente, el Ministerio Público cuestione dicha trafa a través de la nulidad o la no culminación positiva del procedimiento de colaboración “eficaz.”. Sin embargo, el tema radica en el cuestionamiento por parte de la defensa; en torno a  dicha declaración, y por tanto, de los actos corroborativos que se deduzcan de la misma, y en esa lógica, de los efectos que acarreen en los procesos conexos o derivados.

En efecto, el procedimiento de colaboración “eficaz” regla una serie de actos procedimentales. Entre estos, si eventualmente, dicha declaración pierde entidad epistemica y no se obtenga actos corroborativos que infieran elementos corroborativos; lógicamente, el procedimiento no se analoge. Por tanto, no concluya positivamente.

Ciertamente, de la declaración se desprenden actos corroborativos(datos objetivos); entre estas, fuentes materiales, periciales, documentales, personales etc.  En consecuencia, adquieren autonomía e independencia.

Por ende, su entidad epistémica persiste. En ese sentido se habilita normativamente que sea incorporado en un proceso conexo o derivado, garantizando; que duda cabe, el derecho de defensa, tal como refiere el art 481 numeral 2 del Nuevo Código Procesal Penal.

En su defecto, la “Stc 292-2019 – Caso Pichotito”; establece la posibilidad de ofrecer como “testigo” para su actuación en juzgamiento;  garantizando la identidad del colaborador, habilitando la ampliación de la eventual declaración en el proceso conexo o derivado, ciertamente contraviene con lo expuesto, porque dicha declaración es altamente sospechosa.

Sin embargo, lo recomendable, ante circunstancias previsibles e imprevisibles y la disponibilidad de la fuente; se opte por preconstituir la fuente o anticipar la misma, en atención a sus fuertes condicionantes normativos 325 NCPP. Por tanto, como refiere el profesor Mendoza Ayma; ello constituye la gestión operativa de la información de la colaboración “eficaz”.

En esa medida, se proscribe la pretendida incorporación del “acta” de colaboración eficaz, enervando, claramente el derecho de defensa, sin incidencia del mismo, en desmedro del contradictorio procesal. Por mención expresa de los fundamentos de la casación y el artículo 325 del Nuevo Código Procesal Penal. Ciertamente, la lógica de la “prueba trasladada” se relega para los supuestos de crimen organizado; adscrito a sus condicionantes normativos

Por tanto, el procedimiento de colaboración eficaz por excelencia se erige en productor de información, pertinente; útil; lícita; a través de actos de corroboración del cual desprenden fuentes de investigación; elementos corroborativos, y eventualmente medios probatorios.

Por ende, es labor del interesado(MP), gestionar esa información; distando ciertamente de la declaración del “aspirante” a colaborador “eficaz”; por estar sesgada e interesada por los efectos premiales; o eventualmente por lo expuesto, dichas declaraciones obedecieron a contratos ex ante “convenidos”. Por ende, optarlo como testigo deviene en infructuoso, sin entidad epistémica; y sujeto a cuestionamiento para su eventual valoración probatoria.

En efecto, de acuerdo al artículo artículo 158 NCPP, la sola declaración del colaborador carece de entidad probatoria y epistémica. Por tanto, sostener una hipótesis punitiva sustentado en la mera declaración y  se tengan eventuales cuestionamientos, el cas queda sin solidez; y por consiguiente, tenga repercursiones en la admisión y eventual valoración por parte del juez para fundar una decisión lógica y motivadamente.

[*] Refrán popular