¿Cómo se configura el Principio de igualdad y apartamiento de doctrina jurisprudencial? [Casación 133-2017, Lambayeque]

0
89
¿Cómo se configura el Principio de igualdad y apartamiento de doctrina jurisprudencial?

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL TRANSITORIA

INAPLICACIÓN DEL ARTÍCULO VEINTIDÓS DEL CÓDIGO PENAL

Sumilla. Ante la inobservancia de la garantía constitucional del principio de igualdad y el apartamiento de la doctrina jurisprudencial establecida por esta Alta Corte, al no haberse aplicado al casacionista la circunstancia atenuante de responsabilidad restringida por la edad –prescrita en el primer párrafo, artículo veintidós, del Código Penal–, este Tribunal Supremo, como garante y protector de dichas garantías, ampara los agravios del casacionista y procede a reducir prudencialmente la pena impuesta.


[Lee también: Principio de continuidad de audiencias y límites para la lectura de piezas en segunda instancia: ¿Es posible dar lectura a los anexos de una pericia? [Casación 339-2019, Apurímac]


SENTENCIA DE CASACIÓN

 Lima, diecinueve de junio de dos mil diecinueve

VISTO: en audiencia pública, el recurso de casación, interpuesto por el sentenciado JUAN ERNESTO SÁNCHEZ QUESQUÉN, por la causales de los numerales uno y cinco, artículo cuatrocientos veintinueve, del Código Procesal Penal (por infracción al principio de igualdad y apartamiento de la doctrina jurisprudencial de la Corte Suprema, al no aplicársele el artículo veintidós del Código Penal), contra la sentencia de vista, contenida en la Resolución número quince, del quince de noviembre de dos mil dieciséis, emitida por la Segunda Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque –de página ciento cinco–, que confirmó la sentencia del veintidós de setiembre de dos mil dieciséis, que lo condenó como coautor del delito contra el patrimonio, en la figura de robo agravado (prescrito en el primer párrafo, del artículo ciento ochenta y nueve, numerales dos y cuatro, concordante con el artículo ciento ochenta y ocho del Código Penal), en perjuicio de Zeyla Erlita Ignacio Barboza, y fijó en doscientos soles por concepto de reparación civil, que deberá abonar el sentenciado a favor de la agraviada en ejecución de sentencia, y precisó que el delito por el que se le ha condenado ha quedado en grado de tentativa, de conformidad con el artículo dieciséis del Código Penal, y revocaron la misma sentencia, en el extremo que le impuso doce años de pena privativa de libertad efectiva y reformándola, le impusieron nueve años de pena privativa de libertad.

Intervino como ponente la jueza suprema Pacheco Huancas.

CONSIDERANDO

HECHOS IMPUTADOS

1. Se atribuyó al sentenciado Juan Ernesto Sánchez Quesquén, que el seis de noviembre de dos mil trece, siendo aproximadamente las veinte con treinta horas, cuando la agraviada Zeyla Erlita Ignacio Barboza, caminaba en la intersección de las avenidas Imperio con Santo Domingo, en el distrito de La Victoria, con destino a su domicilio, fue interceptada por dos sujetos desconocidos, quienes la cogieron del cuello, ocasionándole lesión traumática –según Certificado Médico Legal N.° 01243-L, que prescribió un día de atención facultativa por tres días de incapacidad–; y, luego de amedrentarla le sustrajeron su celular marca Alcatel, color blanco, valorizado en trescientos setenta soles, y su cartera de cuerina sintética, color negro, que llevaba puesto en su hombro. Luego, se dio a la fuga, uno por la calle Santa Isabel, mientras el otro lo hizo por la calle Santo Domingo, donde lo esperaba la mototaxi, color azul, de placa de rodaje M9-4948, conducida por el encausado Juan Ernesto Sánchez Quesquén con el motor encendido.

Luego de producido el hecho, el sujeto desconocido pretendió darse a la fuga, a bordo de la mototaxi conducida por el acusado Juan Ernesto Sánchez Quesquén, los vecinos y familiares de la agraviada, lograron aprehender a este último, mientras el primero, se dio a la fuga, no sin antes tirar la cartera de cuerina sustraída a la agraviada, siendo puesto a disposición de la comisaría de La Victoria para las diligencias pertinentes.

DECURSO PROCESAL

2. El Juzgado Penal Colegiado Permanente de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque, por sentencia, contenida en la Resolución número diez, del veintidós de setiembre de dos mil dieciséis –de página cuarenta y tres–, condenó a JUAN ERNESTO SÁNCHEZ QUESQUÉN, como coautor del delito contra el patrimonio, en la modalidad de robo agravado, en perjuicio de Zeyla Erlita Ignacio Barboza, y como tal, le impuso doce años de pena privativa de libertad, y fijó en doscientos soles, por concepto de reparación civil.

3. Contra la citada sentencia, el encausado Juan Ernesto Sánchez Quesquén, interpuso recurso de apelación –de página cincuenta y nueve–. La Segunda Sala de Apelaciones de la Corte Superior de Lambayeque, por Resolución número quince, del quince de noviembre de dos mil dieciséis –de página ciento cinco–, confirmó la sentencia que lo condenó como coautor del delito contra el patrimonio, en la modalidad de robo agravado (prescrito en el primer párrafo del artículo ciento ochenta y nueve, numerales dos y cuatro, concordante con el artículo ciento ochenta y ocho del Código Penal), en perjuicio de Zeyla Erlita Ignacio Barboza, y fijó en doscientos soles por concepto de reparación civil, que deberá cancelar el sentenciado a favor de la agraviada en ejecución de sentencia, y precisó que el delito por el que ha sido condenado, quedó en grado de tentativa, prescrito en el artículo dieciséis del Código Penal, y revocaron la misma sentencia, en el extremo que le impuso doce años de pena privativa de libertad efectiva y reformándola, le impusieron nueve años de pena privativa de libertad. Es pertinente señalar, que este último fue el extremo por el cual se declaró bien concedido el recurso de casación.


[Lee también: PRINCIPIO DE LIMITACIÓN RECURSAL: ¿Si el apelante solicita nulidad la Sala puede decidir la revocatoria? [Casación 1967-2019, Apurímac]


4. Contra la citada sentencia de vista, el encausado JUAN ERNESTO SÁNCHEZ QUESQUÉN interpuso recurso de casación, el diez de enero de dos mil diecisiete, de página ciento diecisiete, por las causales de los numerales uno y cinco, artículo cuatrocientos veintinueve, del Código Procesal Penal, por infracción al principio de igualdad, apartamiento de la doctrina jurisprudencial de la Corte Suprema de la República, al no haberse aplicado el artículo veintidós, segundo párrafo, del Código Penal, pese a contar a la fecha de comisión del delito con diecinueve años de edad.

5. Mediante Resolución número dieciséis, del trece de enero de dos mil diecisiete –de página doscientos setenta–, la Segunda Sala Penal de Apelaciones, declaró admisible el recurso de casación del recurrente y ordenó se eleven los actuados a esta Suprema Sala.


Descarga el PDF completo aquí