¿Cómo se materializa la afectación del derecho a la motivación de las resoluciones judiciales? [Casación 29403-2019, Del Santa]

0
476
¿Cómo se materializa la afectación del derecho a la motivación de las resoluciones judiciales?

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA DE DERECHO CONSTITUCIONAL Y SOCIAL PERMANENTE

Motivación de las decisiones judiciales. La obligación de responder alegaciones esenciales.

SENTENCIA

SUMILLA: La afectación del derecho a la motivación de las resoluciones judiciales se materializa cuando las instancias de mérito no se pronuncian sobre todas las alegaciones expuestas por los sujetos procesales y, particularmente, cuando los sentidos asumidos en sus pronunciamientos no se encuentran respaldados en material probatorio suficiente e idóneo, originando una motivación incongruente y la falta de observancia al Principio de Tutela Jurisdiccional Efectiva, que, entre otros derechos, comprende aquél por el que los justiciables reciban del órgano judicial la respuesta adecuada, suficiente y objetiva a sus planteamientos, originando lo contrario la nulidad de las sentencias de mérito, al amparo de lo previsto en el artículo 171°del Código Procesal Civil.


[Lee también: El derecho a la motivación de las resoluciones judiciales, como garantía constitucionalmente protegida]


Lima, trece de octubre de dos mil veinte.-

LA SALA DE DERECHO CONSTITUCIONAL Y SOCIAL PERMANENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA.

VISTA; la causa número veintinueve mil cuatrocientos tres guion dos mil diecinueve Del Santa, en audiencia pública a través de la plataforma virtual Google Hangouts Meet llevada a cabo en la fecha, integrada por los señores Jueces Supremos Pariona Pastrana-Pesidente, Toledo Toribio, Yaya Zumaeta, Bustamante Zegarra y Linares San Román, y luego de verificada la votación con arreglo a ley, emite la siguiente sentencia:

1. Objeto del recurso de casación

En el presente proceso sobre nulidad de acto jurídico y otros, la demandante Corporación Servimar Sociedad Anónima Cerrada, con fecha quince de julio de dos mil diecinueve, ha interpuesto el recurso de casación obrante de fojas cuatrocientos noventa y tres a quinientos doce del cuaderno de excepciones, contra el auto de vista contenido en la resolución número veintiuno de fecha diecisiete de mayo de dos mil diecinueve, corriente de fojas cuatrocientos setenta y dos a cuatrocientos setenta y siete del mismo cuaderno, que confirmó el auto apelado de primera instancia expedido por el Tercer Civil de la Corte Superior de Justicia Del Santa mediante resolución número nueve de fecha veintinueve de agosto de dos mil diecisiete, obrante de fojas trescientos setenta y cuatro a trescientos setenta y ocho de los mismos autos, que declaró fundada la excepción de cosa juzgada propuesta por la demandada Tecnológica Alimentos Sociedad Anónima y, en consecuencia, nulo todo lo actuado y por concluido el proceso.

2. Causal por la que se ha declarado procedente el recurso de casación

Mediante auto calificatorio de fecha cinco de mayo de dos mil veinte, corriente de fojas ciento setenta y uno a ciento setenta y cinco del cuaderno de casación formado en esta Sala Suprema, se declaró PROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por la demandante Corporación Servimar Sociedad Anónima Cerrada, por la causal de infracción normativa del inciso 5 del artículo 139° de la Constitución Política del Perú, del artículo 12° de l Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial y artículos 50° inciso 6 y 122° inciso 3 del Código Procesal Civil. Se expone que el auto impugnado transgrede el derecho a la debida motivación por ser aparente o inexistente, pues la Sala de mérito de forma errada y fuera de contexto ha llegado a la conclusión que la recurrente es parte del proceso sobre declaración judicial de nulidad de compra venta y otros, tramitado en el expediente N° 32559-2007-0-1801-JR- CI-03, seguido en el Tercer Juzgado Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima, donde según la recurrida la empresa fue incorporada como tercera, situación que niega, pues es ajena a dicha relación procesal. Afirma también que tomó conocimiento de ese proceso en la etapa de ejecución de sentencia y cuando se ordenó el desalojo del inmueble materia del presente proceso, ante lo cual formuló oposición, la misma que rechazada. Agrega que de la información extraída del sistema integrado de consulta de expedientes, se prueba que no es parte del proceso y que sin existir medio probatorio alguno la Sala Superior llegó a la conclusión que Corporación Servimar Sociedad Anónima Cerrada es parte del proceso, pese a que la parte que propuso la excepción no ha presentado ningún medio probatorio que acredite que haya sido admitida al proceso como tercera legitimada. Además, sostiene que los demandados no han cumplido con presentar las copias certificadas pertinentes respecto del otro proceso, por lo que la recurrida ha sido resuelto con orfandad de pruebas, siendo que la conclusión arribada por la instancia de mérito no tiene fundamentación o motivación suficiente.

3. Asunto jurídico en debate

En el caso particular, la cuestión jurídica en discusión consiste en verificar, por un lado, si el auto de vista que se impugna ha respetado o no los cánones mínimos de motivación, de congruencia procesal y de valoración de la prueba que, como derechos implícitos del derecho continente del debido proceso y tutela jurisdiccional efectiva, deben observarse en todo proceso judicial; y, de otro lado, si en virtud de la decisión de las instancias judiciales, que han convergido en estimar la excepción de cosa juzgada propuesta, se ha producido la afectación a la tutela jurisdiccional efectiva que tiene toda persona para el ejercicio de sus derechos o intereses.

II. CONSIDERANDO:

Referencias principales del proceso judicial

PRIMERO.- Antes de la absolución de la denuncia planteada y para contextualizar el caso particular, es pertinente iniciar el examen que corresponde a este Supremo Tribunal con el sumario recuento de las principales actuaciones vinculadas con el desarrollo de la presente causa judicial. Así tenemos:

1.1. Materialización del ejercicio del derecho de acción

El doce de junio de dos mil trece, Corporación Servimar Sociedad Anónima Cerrada (en adelante SERVIRMAR) acudió al órgano jurisdiccional interponiendo demanda sobre nulidad de acto jurídico y otros1, subsanada por escritos de fechas veinticuatro de julio de trece de agosto de dos mil trece2, planteando el siguiente petitorio: pretensión principal: la nulidad del acto jurídico de compra venta supuestamente celebrado el catorce de mayo de dos mil siete y de la escritura pública de fecha veinticinco de mayo de dos mil siete, celebrada por la Compañía de Productos Agromarinos Sociedad Anónima Cerrada (en adelante COAPRO) y la empresa Tecnológica de Alimentos Sociedad Anónima (en adelante TASA), por incurrir en las causales de fin ilícito, ser jurídicamente imposible e ir contra el orden público y las buenas costumbres; y, pretensiones accesorias: la nulidad de la minuta y escritura pública que contienen el acto jurídico materia de nulidad, la cancelación de los asientos C0001, D0004 y E0002 del once de junio de dos mil siete y el último del diecisiete de julio de dos mil siete, del Rubro Títulos de Dominio de la Partida Electrónica N° 02001542 del R egistro de Propiedad Inmueble de los Registros Públicos de Chimbote, así como el pago de costas y costos del proceso.

Se sustenta el petitorio argumentando principalmente que: a) de acuerdo a los antecedentes, el predio “Huanchaquito” – La Caleta – distrito de Chimbote, de 3,052.25 metros cuadrados, fue adquirido por COAPRO en abril de mil novecientos noventa y siete, lo que aparece inscrito en el Asiento C0008 de la Ficha N° 00024203, hoy Partida Electrónica N° 02001542, tomando posesión del predio recién el dieciséis de septiembre de mil novecientos noventa y nueve. Luego COAPRO entregó la posesión a Héctor Manuel Pio Ramírez Otoya mediante “Contrato de Entrega de Posesión con promesa de compra” del cuatro de febrero de dos mil doce. Esta última persona conjuntamente con Hernán Soto Herrera, mediante escritura pública de fecha veinticuatro de julio de dos mil dos, constituyeron la empresa H&H Construcciones Navales Sociedad Anónima Cerrada (en adelante H&H), la misma que el once de noviembre de dos mil dos adquirió la propiedad y posesión de COAPRO. Luego H&H suscribió con SERVIMAR un “Contrato de Asociación en Participación”, a efectos de ejecutar el negocio de varadero de embarcaciones en el predio sujeto a materia, obteniendo la posesión de una parte del predio, por 1,171.12 metros cuadrados. Asimismo, el treinta y uno de octubre de dos mil seis H&H y COAPRO suscribieron una transacción extrajudicial dando por resuelta la venta del once de noviembre de dos mil dos y restituyéndose las prestaciones con excepción de la posesión.


[Lee también: Vulneración del derecho a la motivación de resoluciones judiciales [Recurso de Nulidad 240-2019, Puno]


Posteriormente, el tres de noviembre de dos mil seis SERVIMAR con COAPRO celebraron una compra venta, donde la primera adquirió la propiedad del predio “Huanchaquito”, declarando la vendedora cancelado el precio y subrogándose la demandante en la deuda que mantenía su vendedora con el Banco de Crédito, por lo que desde el tres de noviembre de dos mil seis SERVIMAR tiene la propiedad y continúa la posesión, pero ahora del íntegro del predio de 3,052.25 metros cuadrados. También precisa que el treinta de enero de dos mil trece recibió una notificación del expediente N° 32559-2007, advirtiendo que TASA había adquirido por minuta del catorce de mayo de dos mil siete y escritura pública del día veinticinco del mismo mes y años, el predio sujeto a materia por la suma de trescientos mil con 00/100 dólares americanos (US$ 300,000.00), reconociéndose en dicho documento que el predio se encontraba en posesión de terceros, como era el caso de la recurrente; b) TASA conocía de la inexactitud de registros públicos por lo que ha actuado de mala fe, deviniendo en nulo el acto jurídico por ser ilícito, más aún cuando por hechos ilegales se le pretende despojar, siendo que antes de los seis meses que COAPRO vendiera a SERVIMAR y declarara en dicho acto que continuaba en la posesión, las demandadas celebraron la compra venta cuestionada; c) se pretende impedir que la actora ejerza su derecho de propiedad adquirido de buena fe de COAPRO, siendo que los representantes legales de ésta última en complicidad con TASA han cometido el delito de estelionato; y, d) se presenta la causal de objeto jurídicamente imposible desde que COAPRO transfirió a SERVIMAR el tres de noviembre de dos mil seis, quien sabiendo de su falta de inscripción, de manera dolosa y en complicidad con TASA suscribió la compra venta cuestionada, cuando el predio ya era de propiedad ajena.


Descarga el PDF completo aquí