Comparecencia con restricciones y caución e impedimento de salida [Recurso de Apelación 317-2023, Nacional]

0
238
Comparecencia-con-restricciones-y-caucion-e-impedimento-de-salida

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE

Sumilla: 1. La medida de comparecencia restrictiva es de mediana gravedad. Es una medida intermedia que se ubica por debajo de la prisión preventiva –la más grave del sistema procesal que crea una situación jurídica de sujeción– y su sustitutiva (detención domiciliaria), y por encima de la comparecencia simple, que solo exige una sujeción mínima en orden al cumplimiento de los requerimientos y emplazamientos fiscales y judiciales –crea una relación jurídica de obligación. El imputado es libre para cumplirla y asume la responsabilidad que deriva del incumplimiento. Limita parcialmente la libertad total de movimientos del imputado, a fin de eludir los riesgos propios de la libertad de un sospechoso–. El presupuesto (fumus comissi delicti) requerido es el de sospecha reveladora, –este Tribunal Supremo ya descartó que se requiere para su imposición sospecha grave y fundada o vehemente– y desde el peligrosismo procesal resulta necesario, igualmente, como base, un nivel de concreción inferior a un riesgo grave de fuga o de entorpecimiento, de suerte que los indicados peligros puedan razonablemente evitarse, como reza el artículo 287, apartado 1, del CPP –a ello se denomina “situación cautelable”–. 

[Lee también: Comparecencia con restricciones, caución e impedimento de salida del país [Apelación 213-2022, Nacional]

Las restricciones impuestas tienen como finalidad garantizar la sujeción del investigado o encausado al proceso en marcha y, señaladamente, su presencia en el juicio oral, evitando su fuga y el riesgo de obstaculización. 

2. La caución económica integra las restricciones que pueden imponerse. Está prevista en el inciso 4 del artículo 288 del CPP. Procura asegurar que el imputado cumpla las obligaciones impuestas y las órdenes de la autoridad –la suma fijada debe ser suficiente para disminuir el peligro de fuga–. Los demás apartados del citado precepto procesal incorporan varios factores para su determinación; de un lado, objetivamente, la naturaleza del delito, el modo de comisión y la gravedad del daño causado; y, de otro lado, la condición económica, personalidad y antecedentes del imputado. En todo caso, la cuantía de la caución no puede ser de imposible cumplimiento para el imputado en atención a su situación personal y a las características del hecho. La caución responde de la comparecencia del imputado, y su cuantía y modalidad se acuerda, cualitativa y cuantitativamente desde la debida proporcionalidad. 3. El artículo 295 del CPP concibe el impedimento de salida del país o de la localidad como una medida de coerción personal autónoma –en otros Códigos es una restricción más y, como tal, puede dictarse con la medida de comparecencia restrictiva–. 

[Lee también: Comparecencia con restricciones, caución e impedimento de salida del país [Apelación 110-2021, Lima]

La situación cautelable específica es la indispensabilidad para la indagación de la verdad –que es necesario o forzoso que suceda mediante la inevitable realización actos de investigación– (artículo 295, apartado 1, del CPP), pero como es una medida de coerción siempre resulta necesario evitar los riesgos de fuga, obstaculización de la averiguación de la verdad y, adicionalmente, de reiteración delictiva (ex artículo 253, apartado 3, del CPP). 

4. El artículo 297 del CPP concibe la suspensión preventiva de derechos como una medida de coerción personal autónoma que restringe derechos ciudadanos asociados a la patria potestad, tutela o curatela, al ejercicio de un cargo de carácter público, al ejercicio de actividades profesionales, comerciales o empresariales, a la conducción de vehículos o porte de armas de fuego y a la protección de la integridad de la víctima en delitos vinculados a la violencia familiar. 

La situación cautelable específica es la reiteración de hechos delictivos de la misma clase de aquél por el que se procede (artículo 297, apartado 1, del CPP); y, además,

[Continúa …]

[También te puede interesar: Delito de peculado doloso: Comparecencia. Restricciones. Caución [Apelación 152-2022, Suprema]

Descarga el PDF completo aquí