Complicidad en el delito de cohecho pasivo propio

0
991
Complicidad en el delito de cohecho pasivo propio

Loading

CASACIÓN N.° 1400-2017 SULLANA

Sumilla. La complicidad en el delito de cohecho pasivo propio, se da desde la etapa de preparación del hecho hasta antes de la consumación, y en el caso concreto, el cómplice primario (o necesario) con su accionar, aportó al hecho principal, una contribución, sin la cual el delito no hubiera sidoposible de cometer. Entonces, la Sala de Apelaciones no ha incurrido en error en la aplicación del artículo veinticinco del Código Penal.

SENTENCIA DE CASACIÓN

Lima, diecisiete de junio de dos mil diecinueve

VISTO: el recurso de casación

excepcional interpuesto por el sentenciado PERCY DANTE MONCADA HUAMÁN, por la causal del numeral tres, del artículo cuatrocientos veintinueve, del  Código Procesal Penal, a fin de establecer como doctrina jurisprudencial la  correcta interpretación del artículo veinticinco del Código Penal, en el  sentido que solo puede considerarse la complicidad (primaria o  secundaria), en los actos anteriores y/o de ejecución, más no en los actos  posteriores a la consumación del ilícito, contra la sentencia de vista del  quince de setiembre de dos mil diecisiete, emitida por la Sala Penal de  Apelaciones con Funciones de Liquidadora de Sullana de la Corte Superior  de Justicia de Sullana –de página quinientos diez del Cuaderno de Debate–, en el  extremo, que confirmó la sentencia de primera instancia, que lo condenó  como cómplice primario del delito contra la Administración Pública, en la  modalidad de cohecho pasivo propio, en agravio del Estado, a seis años  con ocho meses y un día de pena privativa de la libertad, inhabilitación por  el término de tres años y cuatro meses para obtener mandato, cargo,  empleo o comisión de carácter público, así como la privación de ejercer  función pública, cargo o comisión que desempeñaba antes de su ingreso al  penal, por el mismo período, el pago de cuatrocientos ochenta y seis días multa y por concepto de reparación civil en forma solidaria con su  cosentenciado Justo Carbajal Nonajulca, de cinco mil soles.  

Intervino como ponente la jueza suprema PACHECO HUANCAS.

CONSIDERANDO

HECHOS IMPUTADOS

1. El veintiuno de mayo de dos mil dieciséis, siendo las seis con cuarenta  minutos de la mañana, cuando el denunciante Eusebio Juárez Viera,  transitaba con su vehículo station wagon, de placa de rodaje SB-5012, fue  intervenido por personal policial, en la intersección de la avenida Buenos  Aires y transversal de Trece de diciembre, del asentamiento humano El  Obrero, al requerírsele la documentación respectiva, no contaba con  licencia de conducir vigente, y revisión técnica. Por ello, el denunciante  Juárez Viera fue trasladado a la comisaría PNP El Obrero y se ordenó el  internamiento del vehículo.

El denunciante Eusebio Juárez Viera, le atribuyó haber sido abordado por el  sentenciado Justo Carbajal Nonajulca –encargado de la sección de tránsito de la  comisaría El Obrero-, quien le mostró, que por dicha infracción –no contar con  licencia y revisión técnica–, tendría que pagar una multa de tránsito de mil  setecientos soles, pero si le otorgaba trescientos soles, su vehículo saldría  inmediatamente, a lo que respondió que no tenía el dinero –hay que entender  que en estos momentos ya se encontraba presente en la comisaría, el señor Percy Dante  Moncada Huamán, comisario y máxima autoridad de la citada entidad–; siendo que el  denunciante entendió, que es un acto común lo solicitado y se puso en  contacto con personal de la comisaría de Bellavista, quienes le aconsejaron  que se apersone a la Fiscalía Anticorrupción a ponerle conocimiento de los  hechos.

En la referida fecha, se recepcionó la denuncia y se dispuso realizar las  diligencias inmediatas, como son, el reconocimiento de ficha de Reniec, y  otras más, para determinar la verosimilitud de la denuncia. A efectos de  realizar el operativo con personal de la Sección de Investigación Criminal  (Seincri) de Sullana, se realizó la instalación de un equipo de grabación y el  fotocopiado de tres billetes de cien soles cada uno. Así, a las diez horas con  cuarenta y cinco minutos de la mañana, se restableció la comunicación  entre el sentenciado Justo Carbajal Nonajulca y el denunciante Eusebio  Juárez Viera. En tal sentido, este último, llegó con el equipo instalado y los billetes fotocopiados, apersonándose a la comisaría El Obrero, en un primer  momento, esperó afuera hasta que llegue Nonajulca Carbajal. 

Luego, a las once horas con cuarenta y cinco minutos de la mañana, el  imputado Percy Dante Moncada Huamán ingresó a la comisaría, minutos  después Carbajal Nonajulca, seguidamente el denunciante, efectuó la  transacción con el sentenciado Carbajal Nonajulca –a quien entregó los  trescientos soles, previamente fotocopiados–, de forma que este último, ingresó a la  oficina del comisario Moncada Huamán, y saliendo de allí, le comunicó al  comandante de guardia, que por disposición (orden) del comisario, ya  podía salir el vehículo, entregándole las llaves a Juárez Viera.

Posteriormente, Juárez Viera salió con su vehículo y Carbajal Nonajulca, se  disponía a salir, montado en una motocicleta en compañía de su hijo,  siendo intervenido por la fiscalía anticorrupción con apoyo del personal de  Seincri PNP, y se pone a disposición su billetera, su arma reglamentaria, y en  la intervención corporal, se le halló en el bolsillo de su pantalón ciento  cincuenta soles (un billete de cincuenta soles y uno de cien soles –que al  realizarse el cotejo coincidió con el que fue previamente fotocopiado por la Fiscalía  Anticorrupción–, y al preguntarle por el resto del dinero señaló que se lo dio al  comisario Percy Dante Moncada Huamán, momento en el cual se dispuso  su intervención, quien fue encontrado en el tercer piso de la comisaría,  alegando desconocer los hechos y al realizarse el registro no se le  encontraron los billetes en su poder.  

(…)

Descargue la resolución completa aquí: