Crimen de agresión

0
415
Crimen-de-agresion

Loading

Yasuo Hugo Aranguren Ishikawa. (.石川)
Legal adviser, Maestrante en Gestión pública (USMP), Master en Gerencia Publica por Business School-Spain, Coordinador OJEP – LIMA & Student for Liberty, Conciliador Esp.en familia & Arbitro.

INDICE

1. INTRODUCCION

  • ¿QUE ES EL CRIMEN DE AGRESION?

2. EVOLUCION HISTORICA DEL CRIMEN DE AGRESION

  • ANTECEDENTES

3. CASUALES DE JUSTIFICACIÓN DEL ACTO DE AGRESION

4. CRIMEN DE AGRESION EN EL PERU

  • HISTORIA
  • ¿COMO ESTA REGULADO?

5. EL CRIMEN INTERNACIONAL DE AGRESION EN EL SENO DE LA CORTE PENAL INTERNQACIONAL.

6. EL CRIMEN DE AGRESION, DEFINICION

  • ¿COMO ESTA REGULADO?
  • IMPLICANCIAS

7. LOS ELEMENTOS DEL CRIMEN DE AGRESION

  • DEFINICION SEGÚN EL ESTAUTO DE ROMA
  • CONCLUSION.

INTRODUCCION

El crimen de agresión es uno de los crímenes internacionales más importantes según el Tribunal de Nuremberg. No obstante, fue difícil para el foro internacional definirlo, ya que no existía un consenso acerca de su significado ni de la intención de aplicar jurisdicción sobre èl. Este es un crimen internacional que describe actos que atentan contra la supervivencia de las relaciones pacíficas y de colaboración entre estados independientes.

Es un crimen que se diferencia del resto de los crímenes internacionales de acuerdo a la gravedad y peligro de las situaciones que pretenden sancionar. Estas situaciones atienden a la planificación, preparación, iniciación o ejecución de actos de agresión que por sus características, gravedad y escala constituyen una violación manifiesta de la Carta de las Naciones Unidas.

EVOLUCION HISTORICA DEL CRIMEN DE AGRESIÓN

La resolución sobre el crimen de agresión [1]fue adoptada luego de 10 días de intensas negociaciones diplomáticas que duraron hasta las primeras horas del 15 de diciembre de 2017. Los Estados miembros de la CPI lograron definir el crimen en la conferencia de revisión en Kampala en el año 2010, su activación quedó a cargo de la 16° AEP.

Sin embargo, surgió una división entre los Estados, por un lado, unos creían que una vez que se lograra superar las 30 ratificaciones la jurisdicción debía aplicar a todos los Estados miembros de la CPI, por otro, algunos defendían que la misma debía aplicar solo a aquellos Estados que habían aceptado la jurisdicción de la Corte sobre el crimen.

La resolución adoptada finalmente entró en vigor el 17 de julio de 2018 la fecha del 20° aniversario del tratado fundacional de la CPI para los Estados miembros de la CPI que habían ratificado el Estatuto de Roma y las enmiendas sobre el crimen de agresión. También estableció que la CPI no tendrá jurisdicción sobre los Estados miembros de la CPI, o sus nacionales, que no hayan ratificado estas enmiendas en el caso de una remisión estatal o de una investigación por proprio motu (iniciada por la Fiscal de la CPI).

Sin embargo, los jueces de la CPI mantienen su independencia a la hora de procesar cuestiones jurisdiccionales y las remisiones del Consejo de Seguridad de la ONU no tienen limitaciones jurisdiccionales.

La agresión fue uno de los cuatro crímenes listados en el Estatuto de Roma cuando el tratado fue adoptado en 1998. Sin embargo, la finalización de su definición y de sus disposiciones de jurisdicción quedó a la espera de nuevas negociaciones. En 2010, los Estados miembros de la CPI adoptaron una definición, las condiciones de activación y la jurisdicción para el crimen de agresión, estas últimas fueron actualizadas por la AEP en 2017.

El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, establecido en 1998 y en vigor desde el año 2002, tipificó cuatro delitos para la competencia de la Corte. El crimen de genocidio, los crímenes de lesa humanidad y los crímenes de guerra fueron definidos en los artículos 6, 7 y 8, respectivamente, dejando el crimen de agresión como el único tipo penal sin definir.

[2]En diciembre de 2017, en el marco del tratado denominado Estatuto de Roma que crea la Corte Penal Internacional, la 16ta. Asamblea de Estados Partes adoptó, por consenso, la Resolución ICC-ASP/16/Res.5, denominada «Activación de la competencia de la Corte respecto del crimen de agresión».

En virtud de la referida Resolución, se estableció: i) la definición del crimen de agresión adoptada el año 2010 por la Conferencia de Estados Partes en el Estatuto de Roma, realizada en Kampala (Uganda) ha devenido en aplicable. Asimismo, se reafirma el alcance universal de la sanción penal de dicho crimen, en virtud, de normas jurídicas internacionales no-convencionales, esto es, consuetudinarias o de jus cogens, y ii) se otorga competencia efectiva a un órgano jurisdiccional, la Corte Penal Internacional, a fin de que administre justicia respecto del crimen de agresión.

La definición adoptada en Kampala fue necesario porque la versión original en el Estatuto de Roma, no se estableció una decisión exacta sobre el Crimen de agresión. En Kampala también se acordó que iba a ser necesaria una segunda votación, no antes del 2017, para que asi se active la competencia de la Corte respecto del Crimen de agresión.

En el 2017 se aprueba la Res. 5 (2017) y con ella la definición de agresión, también de sus efectos directos en el marco del Estatuto de Roma, que contiene que se va a reafirmar el alcance que va a tener, alcance universal de la sanción penal de dicho crimen, tal como se sostenía en los tribunales de Nuremberg (1945-1946) y de Tokio (1946-1948), en virtud de las normas jurídicas internacionales no-convencionales, esto es, consuetudinarias o de jus cogens.

La Res.5(2017) otorga competencia efectiva a un órgano jurisdiccional, la Corte Penal Internacional, a fin de que, en el marco del Estatuto de Roma, administre justicia respecto de Crimen de Agresión, tanto en lo que concierne a los Estados aceptantes de la enmienda, como a nivel universal para ciertos casos.

1. Antecedentes: el periodo entreguerras 1919-1939

El Derecho Internacional, antes del tratado de Versalles (1919), admitía que no era posible examinar desde el punto de vista jurídico la cuestión en la guerra legitima. Ninguna persecución penal internacional era posible respecto al crimen de agresión. La Comisión de los Quince, reseñada supra, en los años que siguieron, la comunidad internacional se esmero en calificar la guerra de agresión no solo como un pacto prohibido sino como un crimen de Derecho internacional.

33Antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, en el periodo entre guerras (1919-1939), los instrumentos internacionales precitados evidencian que una nueva concepción jurídica se había desarrollado y cristalizado en Derecho Internacional respecto de la guerra de agresión. En los mismos años, la academia estuvo muy activa y concluyo declarando mediante las principales asociaciones jurídicas internacionales existentes, que la guerra de agresión es un crimen internacional.

1.1 La sanción penal del crimen de agresión en el periodo 1945-1998.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), la cuestión de la sanción penal del crimen de agresión, de los crímenes de guerra y de lesa humanidad, perpetrados por los nazis y sus colaboradores, se planteó no solo a los aliados sino a la Comunidad Internacional en el marco de la naciente Organización de las Naciones Unidas.

La sanción penal del crimen de agresión se estableció expresamente mediante el Derecho de Nuremberg, resaltamos tener presente que la Carta de la ONU reafirma y perfecciona las normas jurídicas que sobre la guerra de agresión se desarrollaron en el periodo entreguerras analizado supra.  [3]La Carta de las Naciones Unidas, tratado adoptado en San Francisco el 26 de junio de 1945, proclamo como uno de sus fines la defensa efectiva de la paz, prohíbe la amenaza o el uso de la fuerza entre todos los Estados.

Cuando termino la Segunda Mundial (1939-1945), la comunidad internacional tenía ahora si, a diferencia de lo sucedido al término de la primera Guerra Mundial (1914-1919). Los instrumentos jurídicos internacionales necesarios para sancionar penalmente el crimen de agresión. El Estatuto del [4]Tribunal de Nuremberg establecido entonces:

Artículo 6. El Tribunal establecido por el Acuerdo referido en el artículo 1 del presente documento para el juicio y castigo de los mayores criminales de guerra de los países del Eje Europeo tendrá el poder de jugar y castigar personas que, actuando en pro de los intereses de los países del Eje Europeo, ya sea como individuos o como miembros de organizaciones, cometieron algunos de los siguientes crímenes.

Los siguientes actos, o cualquiera de ellos, son crímenes comprendidos en la jurisdicción del Tribunal por los que habrá responsabilidad individual:

a) Crímenes contra la paz: a saber, planeamiento, preparación, iniciación o desarrollo de una guerra de agresión, o una guerra en violación de tratados internacionales, acuerdos o garantías, o participación en un plan común o conspiración para el logro de cualquiera de actos los mencionados (traducción no oficial).

b) Crímenes de guerra (…)

c) Crímenes contra la humanidad.

1.2._ ¿COMO SE DECIDIO LA DEFINICION?

En mayo/junio de 2010, se llevó a cabo la primera Conferencia de Revisión del Estatuto de Roma en Kampala, Uganda.  Tanto los Estados miembros de la CPI como los Estados no-miembros se reunieron para revisar la implementación y el impacto del Estatuto de Roma desde su entrada en vigor en julio de 2002.

Se propusieron varias enmiendas al Estatuto, entre ellas, una definición para el crimen de agresión (Artículo 8 bis), y la definición de cómo y en qué instancias la CPI puede comenzar a ejercer su jurisdicción sobre el mismo (Artículo 15 bis y 15 ter).

Luego de mucha discusión, los Estados miembros de la CPI y los Estados no-miembros accedieron a adoptar, por consenso, las enmiendas de Kampala el 11 de junio, que incluyeron las enmiendas del crimen de agresión.

1.3._Ratificaciones estatales del crimen de agresión

Al 25 de septiembre de 2019, 39 Estados habían ratificado las enmiendas del Crimen de Agresión del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

La agresión fue reconocida por primera vez como un crimen internacional condenable en la Carta del Tribunal Internacional Militar en Nuremberg (IMT), y en la Carta de los Tribunales de Tokio.

 La definición, consagrada en los Principios de Nuremberg, fue respaldada ampliamente por la Asamblea General de la ONU (AG) que en 1974 adoptó la Resolución 3314 sobre la Definición de Agresión, e hizo foco, al igual que los tratados anteriores, en la conducta del Estado en vez de la conducta individual e intentó guiar al Consejo de Seguridad para decidir si ha ocurrido un acto de agresión. El Estatuto de Roma es el instrumento que cubre esa grieta, dado que ofrece una manera de tratar la responsabilidad individual en los crímenes de agresión.

La Asamblea de Estados Partes de la CPI (AEP) decide activar la jurisdicción de la Corte sobre el crimen de agresión: En las primeras horas de la mañana del 15 de diciembre, los 123 Estados Partes del Estatuto de Roma tomaron la histórica decisión de permitir que la CPI procesara el crimen de agresión.

 Esta es la primera vez que la humanidad ha tenido un tribunal internacional permanente con la autoridad para responsabilizar a las personas por sus decisiones de cometer agresiones, la peor forma de uso ilegal de la fuerza. La CPI podrá ejercer su jurisdicción sobre el crimen de agresión a partir del 17 de julio de 2018, que también marca el vigésimo aniversario del Estatuto de Roma.

La competencia de la Corte estará determinada por las enmiendas de Kampala sobre el crimen de agresión, que fueron adoptadas en 2010 bajo la presidencia del embajador de Liechtenstein en la ONU, Christian Wenaweser. Tras la decisión de activación del 15 de diciembre, el Embajador Wenaweser recordó que “la jurisdicción de la Corte está determinada por el Estatuto de Roma y los Estados Partes no solo están comprometidos con la independencia de la Corte, sino que tienen la obligación de no infringir su mandato.

 Hemos expresado reiteradamente nuestra opinión de que la competencia de la Corte en relación con el crimen de agresión se basa en los artículos 15 bis y 15 ter, que fueron aprobados por consenso en Kampala. Artículo 15 bisen particular, el párrafo 4 se basa en el artículo 12 del Estatuto de Roma en el que se consagra el principio cardinal de la jurisdicción territorial de la Corte”.

La decisión histórica de activar la jurisdicción de la CPI sobre el crimen de agresión no solo completa el Estatuto de Roma tal como se redactó originalmente, sino que también refuerza la Carta de las Naciones Unidas y ayudará a disuadir la guerra agresiva en el futuro.

CAUSALES DE JUSTIFICACIÓN DEL ACTO DE AGRESION

Para establecer la responsabilidad internacional del Estado por un acto agresivo, no solo se debe de tomar en cuenta si la conducta del Estado se encuentra dentro del tipo descrito, pues ello solo es un indicio de la ilegalidad de ella.

Asimismo, es necesario además realizar un examen de la antijuridicidad de la conducta, es decir, examinar si en la especie concurre alguna causal de justificación que el Derecho Internacional prevé.

Son causales de justificación contempladas en la Carta de las Naciones Unidas las siguientes:

  • La legítima defensa individual y colectiva, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 53 de la Carta.
  •  Las acciones preventivas o coactivas de las Naciones Unidas a través de sus miembros, de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 39, 42 y 53 de la Carta.

Artículo 39

El Consejo de Seguridad determinará la existencia de toda amenaza a la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión y hará recomendaciones o decidirá que medidas serán tomadas de conformidad con los Artículos 41 y 42 para mantener o restablecer 1a paz y la seguridad internacional.

Artículo 42

Si el Consejo de Seguridad estimare que las medidas de que trata el Artículo 41 pueden ser inadecuadas o han demostrado serlo, podrá ejercer, por medio de fuerzas aéreas, navales o terrestres, la acción que sea necesaria para mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales. Tal acción podrá comprender demostraciones, bloqueos y otras operaciones ejecutadas por fuerzas aéreas, navales o terrestres de Miembros de las Naciones Unidas.    

Artículo 43

  1. Todos los Miembros de las Naciones Unidas, con e1 fin de contribuir al mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, se compremeten a poner a disposición del Consejo de Seguridad, cuando éste lo solicite, y de conformidad con un convenio especial o con convenios especiales, las fuerzas armadas, la ayuda y las facilidades, incluso el derecho de paso, que sean necesarias para el propósito de mantener la paz y la seguridad internacionales.
  2. Dicho convenio o convenios fijarán el número y clase de las fuerzas, su grado de preparación y su ubicación general, como también la naturaleza de las facilidades y de la ayuda que habrán de darse.
  3. El convenio o convenios serán negociados a iniciativa del Consejo de Seguridad tan pronto como sea posible; serán concertados entre el Consejo de Seguridad y Miembros individuales o entre el Consejo de Seguridad y grupos de Miembros, y estarán sujetos a ratificación por los Estados signatarios de acuerdo con sus respectivos procedimientos constitucionales.
  4. Los actos realizados en ejercicio del derecho a la libre determinación, libertad e independencia, de los pueblos privados por la fuerza de ese derecho, o del derecho a luchar con ese fin y pedir y recibir apoyo.

CULPABILIDAD DEL ACTO AGRESIVO

Sobre este punto, el artículo 5 N° 1 del anexo de la Resolución 3314 prohíbe cualquier justificación a la agresión: “Ninguna consideración, cualquiera sea su índole, política, económica, militar o de otro carácter, podrá servir de justificación de una agresión.” Es decir, un Estado no puede excusarse por la comisión de un acto agresivo y eludir en definitiva su responsabilidad, invocando motivaciones políticas, económicas, militares o de otra naturaleza.

EL CRIMEN DE AGRESIÓN SEGÚN EL ESTATUTO DE ROMA QUE CREA LA CORTE PENAL INTERNACIONAL

El crimen de agresión según el Estatuto de Roma que crea la Corte Penal Internacional Mediante el artículo 5 (original), el Estatuto de Roma (1998) estableció —en su numeral 1— que la Corte Penal Internacional tendrá competencia respecto de los crímenes más graves para la comunidad internacional en su conjunto, entre los cuales se incluyó expresamente el crimen de agresión. Sin embargo, el mismo artículo estableció —en su numeral 2— que, en relación al crimen de agresión, la competencia de la Corte quedaba en suspenso hasta que se aprobará —de conformidad con los artículos 121 y 123— una disposición mediante la cual se defina dicho crimen internacional y se enuncie las condiciones en las cuales la Corte ejercerá su competencia respecto de este crimen. Finalmente, el artículo 5.2 precisó también que la disposición por aprobarse deberá ser compatible con las disposiciones pertinentes de la Carta de las Naciones Unidas. Los artículos 121 y 123, antes mencionados, regulan todo lo concerniente a la adopción de enmiendas al Estatuto de Roma.

La «Primera conferencia de revisión de los Estados partes en el Estatuto de Roma» adoptó, en relación al crimen de agresión, diversas enmiendas al mencionado estatuto, así como a los elementos de los crímenes. Estas enmiendas se encuentran contenidas en la resolución RC/Res.6 sobre el crimen de agresión (del 11 de junio de 2010), aprobada por consenso luego de intensas negociaciones en la decimotercera sesión plenaria el último día de la conferencia. La resolución adoptó los cinco acuerdos siguientes:

  1. Decide aprobar, de conformidad con el párrafo 2 del artículo 5 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (en adelante el «Estatuto»), las enmiendas del Estatuto que figuran en el anexo I de la presente resolución, que estarán sujetas a ratificación o aceptación y entrarán en vigor de conformidad con lo dispuesto en el párrafo 5 del artículo 121 del Estatuto; y señala que cualquier Estado Parte podrá depositar una declaración como establece el artículo 15 bis antes de la ratificación o aceptación
  2. Decide aprobar las enmiendas a los elementos de los crímenes que figuran en el anexo II de la presente resolución.
  3. Decide además aprobar los entendimientos respecto de la interpretación de las enmiendas mencionadas, contenidos en el anexo III de la presente resolución.
  4. Decide asimismo revisar las enmiendas relativas al crimen de agresión siete años después del inicio del ejercicio de la competencia de la Corte.
  5. Exhorta a todos los Estados Partes a que ratifiquen o acepten las enmiendas contenidas en el anexo I.

En cuanto a las enmiendas al Estatuto de Roma y relativas al crimen de agresión, en el anexo I de la resolución precitada se acuerdan siete enmiendas: Anexo I. Enmiendas al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional relativas al crimen de agresión.

  1. Suprímase el párrafo 2 del artículo 5 del Estatuto.
  2. Insértese el texto siguiente a continuación del artículo 8 del Estatuto: Artículo 8 bis Crimen de agresión […].
  3. Insértese el texto siguiente a continuación del artículo 15 del Estatuto: Artículo 15 bis Ejercicio de la competencia respecto del crimen de agresión (remisión por un Estado, proprio motu). […]
  4. Insértese el texto siguiente a continuación del artículo 15 bis del Estatuto: Artículo 15 ter Ejercicio de la competencia respecto del crimen de agresión (remisión por el Consejo de Seguridad).[…]
  5. Insértese el texto siguiente a continuación del párrafo 3 del artículo 25 del Estatuto: 3bis. Por lo que respecta al crimen de agresión, las disposiciones del presente artículo solo se aplicarán a las personas en condiciones de controlar o dirigir efectivamente la acción política o militar de un Estado.
  6. Sustitúyase la primera oración del párrafo 1 del artículo 9 del Estatuto por la oración siguiente: 1. Los Elementos de los crímenes ayudarán a la Corte a interpretar y aplicar los artículos 6, 7, 8 y 8 bis.
  7. Sustitúyase el encabezamiento del párrafo 3 del artículo 20 del Estatuto por el párrafo siguiente; el resto del párrafo no se modifica: 3. La Corte no procesará a nadie que haya sido procesado por otro tribunal en razón de hechos también prohibidos en virtud de los artículos 6, 7, 8 u 8 bis a menos que el proceso en el otro tribunal.

El anexo II de la resolución precitada añade, en los Elementos de los crímenes, una nueva sección relativa al crimen de agresión. De esta manera, la conferencia de revisión cumplió con lo exigido por el derogado artículo 5.2; esto es, acompañar la definición del crimen de agresión (artículo 8 bis) de las condiciones en que la Corte Penal Internacional ejercerá su competencia (artículos 15 bis y 15 ter) respecto de dicho crimen.

En los artículos 15 bis y 15 ter es donde se decreta dejar en suspenso la definición aprobada hasta que, entre otros requisitos, se proceda a una nueva votación, la cual deberá tener lugar a partir del 1 de enero de 2017. El anexo I, además, introduce enmiendas vinculadas al crimen de agresión que afectan los siguientes tres artículos del Estatuto de Roma: artículo 25 sobre responsabilidad penal individual; artículo 9 sobre los elementos de los crímenes y artículo 20 sobre cosa juzgada.

La definición del crimen de agresión, aprobada en Kampala y contenida en el artículo 8 bis, remite expresamente, en cuanto a los elementos materiales del crimen de agresión, a los actos establecidos al respecto por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 3314 (XXI), adoptada por consenso el 14 de diciembre de 1974. Se lee así en el artículo 8 bis:

  • Artículo 8 bis Crimen de agresión
    • A los efectos del presente Estatuto, una persona comete un «crimen de agresión» cuando, estando en condiciones de controlar o dirigir efectivamente la acción política o militar de un Estado, dicha persona planifica, prepara, inicia o realiza un acto de agresión que por sus características, gravedad y escala constituya una violación manifiesta de la Carta de las Naciones Unidas.
  • A los efectos del párrafo 1, por «acto de agresión» se entenderá el uso de la fuerza armada por un Estado contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de otro Estado, o en cualquier otra forma incompatible con la Carta de las Naciones Unidas. De conformidad con la resolución 3314 (XXIX) de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 14 de diciembre de 1974, cualquiera de los actos siguientes, independientemente de que haya o no declaración de guerra, se caracterizará como acto de agresión.

Luego, se transcriben literalmente, sin cambiar una coma, todos los actos de agresión (siete en total) establecidos en 1974: literales a hasta el literal g inclusive, El artículo 8 bis contiene, sin embargo, un numeral cuyo contenido no se encuentra en la resolución 3314 precitada. Se trata del numeral relativo al sujeto perpetrador del crimen de agresión (ver numeral 1 del artículo 8 bis), toda vez que, en la resolución 3314, dado que sus objetivos no eran la sanción penal de las personas naturales, no se precisaron las características del sujeto perpetrador. Es de relievar, finalmente, el hecho que el artículo 8 bis fue aprobado tal cual fuera propuesto por el grupo de trabajo especial preparatorio de la primera conferencia de revisión (documento ICC-ASP/8/20)24. Para establecer los elementos del crimen de agresión, es necesario tener en consideración el artículo 8 bis del Estatuto de Roma, y, complementariamente, el texto correspondiente de los Elementos de los crímenes, texto que fue también aprobado en la primera conferencia de revisión como anexo II.

De acuerdo con el artículo 8 bis del Estatuto de Roma, en cuanto al autor, se trata de toda persona que, «estando en condiciones de controlar o dirigir efectivamente la acción política o militar de un Estado, dicha persona planifica, prepara, inicia o realiza un acto de agresión» que «constituya una violación manifiesta de la Carta de las Naciones Unidas» (artículo 8 bis, numeral 1).

En este orden de ideas, el autor no es el soldado o funcionario que obedece órdenes y está en un papel subordinado; sino alguien que se ubica en la escala más alta del poder en un Estado y que, por ello, está en condiciones de controlar o dirigir efectivamente la acción política o militar de dicho Estado. Esta calidad de autor es reiterada en el anexo I, numeral 5, en los siguientes términos:

  • Insértese el texto siguiente a continuación del párrafo 3 del artículo 25 [sobre «Responsabilidad penal individual»] del Estatuto: 3 bis. Por lo que respecta al crimen de agresión, las disposiciones del presente artículo solo se aplicarán a las personas en condiciones de controlar o dirigir efectivamente la acción política o militar de un Estado.

Esta limitación de la responsabilidad e imputabilidad penal del crimen de agresión a gobernantes y principales autoridades del Estado tiene su precedente en los juicios de Nuremberg y de Tokio contra los principales responsables de la Segunda Guerra Mundial.

Por su parte, la Comisión de Derecho Internacional, en su proyecto de código de crímenes contra la paz y la seguridad de la humanidad, adoptado en su versión definitiva el año 1996, restringió igualmente la calidad de autor al individuo que actúa en calidad de dirigente o de organizador y, de esta forma, toma parte activa u ordena la planificación, la preparación, el inicio o la conducción de una agresión (artículo 16). En cuanto a los actos de agresión, son siete sus tipos que, como elementos materiales, concurren en la construcción del tipo penal.

Los cinco primeros tipos de actos de agresión —literales a hasta e inclusive— suponen el uso de la fuerza armada de un Estado contra otro. El Estado víctima ve así afectado: i) su territorio, el cual es invadido, objeto de ataque, ocupación, anexión total o parcial, bloqueo de puertos o costas; ii) sus fuerzas armadas; y iii) su flota mercante o aérea. El acto de agresión sexto (literal f) no supone el uso de la fuerza armada por el Estado en cuestión; sino una decisión política que permite a otro Estado realizar actos de agresión contra un tercer Estado. El acto de agresión último de nuestra lista (el séptimo, literal g) tampoco supone el uso de la fuerza armada por el Estado en cuestión; sino una decisión política en virtud de la cual dicho Estado envía «bandas armadas, grupos irregulares o mercenarios» que, de acuerdo con el literal mencionado, llevan al cabo actos armados o participan en la realización de tales, contra otro Estado. Nótese que, según el artículo 8 bis, los actos de agresión en ningún caso suponen necesariamente la existencia de un conflicto armado o de una guerra declarada; tampoco suponen necesariamente que se produzca pérdidas de vidas humanas, daños personales en general, ni daños a la propiedad pública o privada en el territorio del Estado víctima. No se trata por ello necesariamente de una guerra de agresión, sino de actos de agresión que eventualmente pueden constituir un conflicto armado o una guerra de agresión. Será necesario analizar cada caso para determinar si los actos de agresión constituyen una guerra de agresión y si han dado lugar a daños personales o materiales.

En todo caso, lo que se penaliza son los actos de agresión tal como se definen en el artículo 8 bis del Estatuto de Roma. Lo que está fuera de dudas es que ciertamente toda guerra de agresión implica la comisión de uno o varios de los actos incriminados; por lo que, si bien no se afirma expresamente, la guerra de agresión constituye un crimen internacional sancionada penalmente al realizar uno o varios de los actos incriminados por el Estatuto de Roma.

En cuanto al umbral de los actos de agresión, es necesario que constituyan una violación manifiesta de la Carta de la ONU. La expresión «violación manifiesta» la encontramos al inicio mismo del artículo 8 bis en los términos siguientes: Artículo 8 bis. Crimen de agresión 1. A los efectos del presente Estatuto, una persona comete un «crimen de agresión» cuando, estando en condiciones de controlar o dirigir efectivamente la acción política o militar de un Estado, dicha persona planifica, prepara, inicia o realiza un acto de agresión que por sus características, gravedad y escala constituya una violación manifiesta de la Carta de las Naciones Unidas.

En síntesis. A tenor del artículo 8.1 bis y textos complementarios adoptados todos en Kampala, no es suficiente la realización de alguno de los actos incriminados para que, desde el punto de vista material, se impute la comisión de un crimen de agresión a los efectos del Estatuto de Roma. El acto de agresión debe constituir, además, «una violación manifiesta de la Carta de las Naciones Unidas.

Ahora bien, para que un acto de agresión pueda calificarse como «violación manifiesta», deberán analizarse tres factores o aspectos en dicho acto; esto es, «sus características, gravedad y escala». En otros términos, si un acto de agresión incluido en la lista no puede ser calificado como «violación manifiesta…», no podrá imputarse a una persona natural, desde el punto de vista objetivo o material, la comisión de un «crimen de agresión» a los efectos del Estatuto de Roma. Esto por cuanto, según los elementos de los crímenes, se trata de una calificación objetiva, constitutiva del tipo penal «crimen de agresión».

Podemos también leer:

6. Se entiende que la agresión es la forma más grave y peligrosa del uso ilegal de la fuerza, y que una determinación sobre si un acto de agresión ha sido cometido requiere el examen de todas las circunstancias de cada caso particular, incluyendo la gravedad de los actos correspondientes y de sus consecuencias, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

7. Se entiende que al determinar si un acto de agresión constituye o no una violación manifiesta de la Carta de las Naciones Unidas, los tres elementos de características, gravedad y escala deben tener la importancia suficiente para justificar una determinación de violación «manifiesta».

Ninguno de los elementos puede bastar por sí solo para satisfacer el criterio de violación manifiesta. De este modo, en los numerales 6 y 7 del anexo III, se explicita una vez más que, para determinar la existencia de una «violación manifiesta» se deberá considerar tres aspectos concurrentes: características, gravedad y escala del acto de agresión en cuestión. Estos tres aspectos deben tener la «importancia suficiente» para justificar su determinación como violación manifiesta.

La cuestión de la «violación manifiesta» basada, inter alia, en la «gravedad» del acto de agresión, deberá armonizarse con lo establecido en el artículo 1727 del Estatuto de Roma, artículo que regula la admisibilidad de los asuntos relativos a cualquiera de los cuatro crímenes sobre los cuales la Corte tiene competencia. En efecto, el artículo 17.1.d impone a la Corte la obligación de declarar inadmisible un asunto que se le someta cuando, inter alia, «[e]l asunto no sea de gravedad suficiente para justificar la adopción de otras medidas por la Corte».

 De acuerdo con este artículo 17, la admisibilidad dependerá, entre otros requisitos, de una parte, que se trate de uno de los crímenes internacionales definidos en los artículos correspondientes del Estatuto de Roma y, de otra parte, que dicho crimen revista una «gravedad suficiente». La exigencia «gravedad suficiente», según el artículo 17.1, se justifica en el décimo párrafo del preámbulo y en lo dispuesto por el artículo 128.

Podemos concluir, del análisis del artículo 17, que la «gravedad suficiente» no es un elemento del tipo penal, sino un criterio de admisibilidad. En otros términos, la Corte podrá declarar inadmisible un asunto en vista de no revestir la «gravedad suficiente», sin que ello implique prejuzgar sobre la comisión o no de un crimen internacional de acuerdo con los tipos penales establecidos en el Estatuto de Roma.

Si efectuamos una comparación entre las expresiones «violación manifiesta» (artículo 8 bis) y «gravedad suficientes» (artículo 17.1.d), podemos concluir que: *La primera expresión es constitutiva del tipo penal, sin cuya realización no nos encontramos ante un crimen de agresión en los términos del Estatuto de Roma. *La segunda expresión es un requisito de admisibilidad que no afecta la naturaleza jurídica del crimen internacional. En cuanto a la víctima, esta es, de una parte, el Estado que sufre el acto de agresión, toda vez que dicho acto afecta su soberanía, integridad territorial o independencia política (numeral 2 del artículo 8 bis) y, de otra parte, también la comunidad internacional que se ve afectada por el acto de agresión en cuanto vulnera o amenaza la paz, bien jurídico fundamental de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas (artículos 1.1, 2.4 y 2.6).

En cuanto al dolo, se requiere un dolo especial relativo a dos aspectos según los elementos de los crímenes. En primer lugar, debe el autor tener conocimiento que el uso de la fuerza armada en el caso en cuestión es incompatible con la Carta de las Naciones Unidas y, en segundo lugar, debe tener conocimiento que el acto de agresión en el caso en cuestión, por sus características, constituye una «violación manifiesta» de la Carta mencionada. Esta suerte de flagrante violación de la Carta de la ONU hace que «el autor haya tenido conocimiento de las circunstancias de hecho que determinaban la incompatibilidad de dicho uso de la fuerza armada con la Carta de las Naciones Unidas» (numeral 6 del anexo II, enmiendas a los elementos de los crímenes). Es de recordar que, en el numeral 1 del artículo 8 bis, se establece que el acto de agresión imputable al autor debe constituir «una violación manifiesta de la Carta de las Naciones Unidas».

EL CRIMEN DE AGRESION EN EL PERU

El Crimen de Agresión en el Estatuto de Roma:

Al respecto, primero debe buscarse una definición al crimen en mención, pero ello ha provocado una serie de dificultades en el paso del tiempo, por ejemplo, tenemos en un primer momento como acercamiento a la noción de Crimen de Agresión al capítulo VII de la Carta de la ONU, premisa que señala: “Acción en casos de amenazas a la paz, quebrantamientos de la paz o actos de agresión”.

De lo expuesto, se colige que se señala al Crimen de Agresión, como un acto que quebranta la paz o por lo menos genera una amenaza a ella, sin embargo, se llegó a un acuerdo total respecto a que definición se brindaría al crimen en mención.

Ya para el año 1974 la Asamblea General de la ONU, logró concretar una anuencia en cuanto a una noción del Crimen de Agresión, señalando: La agresión es el uso de la fuerza armada por un Estado, contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de otro Estado o en cualquier a otra forma incompatible con la Carta de las Naciones Unidas.

Sobre el acuerdo, los denominados países occidentales, cuestionaron tal medida y asimismo, refirieron que brindar una definición sobre el Crimen de Agresión afectaba la autonomía y capacidad del Consejo de Seguridad, sin embargo, no se puede dejar de señalar que un motivo por el cual se presentaron tales cuestionamientos, es por el rasgo u origen soviético que radicaba en el mencionado crimen.

En ese sentido, los países de Europa Occidental sobretodo, buscaron brindar una propuesta alternativa de definición al Crimen de Agresión, el versa, sobre lo siguiente: enumeraba los actos que constituyen agresión, pero consideraron que para que se desarrolle el mismo, era necesario la obtención de ciertas ventajas.

De lo expuesto, es preciso señalar, que solo de manera instructiva o didáctica se ha abordado o señalado los cuestionamientos o debates acerca de la definición o noción del Crimen de Agresión, antes de ingresar a abordar propiamente el mencionado Crimen en el Estatuto de Roma y también las problemáticas que acarrearon tal medida.

En el año 1998, en la ciudad italiana de Roma, se constituye la Corte Penal Internacional a través del Estatuto de Roma,  el mismo que estableció en su artículo 5º que la Corte era competente para resolver el crimen de genocidio, los crímenes de lesa humanidad, los crímenes de guerra y el Crimen de Agresión, el cual no es de vital importancia abordar y desarrollar en el presente trabajo.

En cuanto al Crimen de Agresión, en el Estatuto de Roma, deja pendiente la definición de Agresión señalando que habrá de incorporarse dicha noción mediante la dación de una enmienda o normativa que la desarrolle.

Al respecto, resulta cuestionable establecer el Crimen de Agresión, sin una definición del mismo, más aún, cuando ya hace más de  20 años se había brindado una aproximación a dicha noción, sobre ello, es notorio, la dejadez sobretodo de parte de las países con más influencia al abordar el tema, por aspectos netamente políticos y por otra parte, quizás en cierta medida la dificultad de establecer una anuencia respecto a que definición debería adoptarse, se deba a la posible afectación a la autonomía o facultades del Consejo de Seguridad de la ONU.

Resulto tan complejo llegar a un acuerdo, que recién en el año 2010, en el denominado Acuerdo de Kampala (Uganda) se pudo llegar a un consenso respecto a la definición del Crimen de Agresión, incorporándose el artículo 8 bis al Estatuto de Roma que señala lo siguiente:

1.- Una persona comete un “crimen de agresión” cuando, estando en condiciones de controlar o dirigir efectivamente la acción política o militar de un Estado, dicha persona planifica, prepara, inicia o realiza un acto de agresión que por sus características, gravedad y escala constituya una violación manifiesta de la Carta de las Naciones Unidas.

Sin embargo, sobre este supuesto se presenta otra complejidad al buscar que definición existe sobre que es un acto de agresión, que no se encuentra en el Estatuto de Roma, por lo que se tuvo que esperar hasta que la Asamblea General de la ONU, a través de la Resolución Nº 314, que se plasma en el apartado 2º del artículo 8 bis:

“Acto de agresión” se entenderá el uso de la fuerza armada por un Estado contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de otro Estado, o en cualquier otra forma incompatible con la Carta de las Naciones Unidas, situando además los siguientes preceptos:

a) La invasión o el ataque por las fuerzas armadas de un Estado del territorio de otro Estado, o toda ocupación militar, aún temporal, que resulte de dicha invasión o ataque, o toda anexión, mediante el uso de la fuerza, del territorio de otro Estado o de parte de él;

b) El bombardeo, por las fuerzas armadas de un Estado, del territorio de otro Estado, o el empleo de cualesquiera armas por un Estado contra el territorio de otro Estado;

c) El bloqueo de los puertos o de las costas de un Estado por las fuerzas armadas de otro Estado;

d) El ataque por las fuerzas armadas de un Estado contra las fuerzas armadas terrestres, navales o aéreas de otro Estado, o contra su flota mercante o aérea;

e) La utilización de fuerzas armadas de un Estado, que se encuentran en el territorio de otro Estado con el acuerdo del Estado receptor, en violación de las condiciones establecidas en el acuerdo o toda prolongación de su presencia en dicho territorio después de terminado el acuerdo;

f) La acción de un Estado que permite que su territorio, que ha puesto a disposición de otro Estado, sea utilizado por ese otro Estado para perpetrar un acto de agresión contra un tercer Estado;

g) El envío por un Estado, o en su nombre, de bandas armadas, grupos irregulares o mercenarios que lleven a cabo actos de fuerza armada contra otro Estado de tal gravedad que sean equiparables a los actos antes enumerados, o su sustancial participación en dichos actos.

De lo expuesto, dejando ya establecido que es el Crimen de Agresión, ahora abordaremos el tema referido a la competencia y jurisdicción de la Corte Penal Internacional, el cual es otra problemática que tiene muchas vertientes e interesantes aristas.

  • Competencia de la Corte Penal Internacional:

Al respecto, al establecerse el crimen de Agresión contrajo una serie de complejidades y trabas sobre desde cuando la Corte Penal Internacional ejercería competencia sobre los casos que versen sobre el Crimen de Agresión.

Se ponen una serie de requisitos posteriores al Acuerdo de Kampala desarrollado en el 2010, entre los cuales se establecen los siguientes:

-Que, a partir del primero de enero del año 2017, se tendría que reunir o juntar la Asamblea de Estados partes de la Corte Penal Internacional y disponer que ésta tenga competencia.

– Ratificación de 30 estados del protocolo de Campana.

-Que a partir de la ratificación del estado número treinta pase un año.

Luego de realizarse el cumplimiento de estos requisitos se logra por fin establecer la competencia de la Corte Penal Internacional, la resolución adoptada finalmente entró en vigor el 17 de julio de 2018—la fecha del 20° aniversario del tratado fundacional de la CPI—para los Estados miembros de la CPI que habían ratificado el Estatuto de Roma y las enmiendas sobre el crimen de agresión. También estableció que la CPI no tendrá jurisdicción sobre los Estados miembros de la CPI, o sus nacionales, que no hayan ratificado estas enmiendas en el caso de una remisión estatal o de una investigación por proprio motu (iniciada por la Fiscal de la CPI). Sin embargo, los jueces de la CPI mantienen su independencia a la hora de procesar cuestiones jurisdiccionales y las remisiones del Consejo de Seguridad de la ONU no tienen limitaciones jurisdiccionales.

Las formas de ejercer la jurisdicción de la Corte Penal Internacional

La Corte puede ejercer su jurisdicción sobre el crimen si: 

1. Un Estado miembro de la CPI remite una situación a la Corte.

2. El fiscal inicia una investigación por motu proprio.

3. El Consejo de Seguridad de la ONU remite una situación a la Corte.

Excepto en el caso de las remisiones del Consejo de Seguridad, los Estados que no sean miembros de la CPI están excluidos de la jurisdicción de la Corte sobre el crimen de agresión, más allá del estado de víctima o de agresor.

Las enmiendas al crimen de agresión entran en vigor un año después de la ratificación o aprobación de las mismas por parte de dicho Estado. 

Incluso si los Estados miembros de la CPI activan la jurisdicción de la CPI sobre el crimen de agresión, existe la opción de “renunciar” al ejercicio de la Corte de dicha jurisdicción en las situaciones que no han sido remitidas por el Consejo de Seguridad de la ONU.

  • Definición de Crimen de Agresión:

Para llegar a definir al crimen de agresión hay que entender que significa agresión en primer lugar. Agresión viene de la palabra latín “agrressio” que significa ataque o cometida, se puede entender entonces que es cualquier afrenta al derecho de otra persona, en este caso al derecho de un Estado.

La Carta de las Naciones Unidas, en su primer articulo señala la importancia de buscar la supresión de cualquier acto de agresión descrito como: “Mantener la paz y la seguridad internacionales, y con tal fin: tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz (…)”

La Resolución 3314 de la Carta de las Naciones Unidas, define a la agresión como “la forma mas grave y peligrosa del uso legitimo de la fuerza y de que con el uso de armas de destrucción masiva, entraña toda posible amenaza de un conflicto mundial con todas las consecuencias que ello conlleva”. Como se puede apreciar las Naciones Unidas ya tenían una definición de que era agresión en el ámbito internacional, sin embargo, esta solo se quedo en lo que se conoció como actos de agresión y no como crímenes de agresión que se consideraría mas adelante.

Es importante mencionar que en el derecho internacional siempre se busco que se evitara el uso de la fuerza, tal como lo pedían las Naciones Unidas en el artículo 4 de la Carta: “se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado (…)”

También se puede entender como agresión o actos de agresión a aquellos actos que, durante los juicios de Nuremberg y de Tokio, se les definieron como crímenes contra la paz (ya que no es necesario una guerra para que se genere el tipo de los crímenes de agresión). Recordando lo mencionado, el juicio de Nuremberg en el primer Estatuto Penal Internacional lo define como “delito contra la paz”. Igualmente, con los juicios de Tokio, junto con el estatuto, también lo define como delito contra la paz, pero la Ley 10 del Consejo de Control lo definía como crimen contra la paz. 

Hay que resaltar que en los juicios de Tokio se le definía tanto si había guerra como si no hubiera guerra, mientras que en el Nuremberg solo se le definía cuando había guerra. Todas las anteriores son, probablemente, las definiciones mas cercanas a lo que actualmente se le conoce como crimen de agresión, 

Según Benjamin Ferencz resulto complicado no solo definir al tipo penal del crimen de agresión sino también su aplicación, explicando que debido al poder político que ejercen varios países de gran poder, a estos países les resultaba imposible aceptar un tipo penal que podía poner en tela de juicio el uso de la fuerza para la protección de su seguridad, esta es una de las razones por las que cuesta darle una definición al crimen de agresión y mucho mas cuando los países de gran influencia buscan que no se configure un tipo penal por ser una afronta a sus intereses con respecto a sus propia seguridad, aunque al final no tomen en cuenta la seguridad de otros países ni tampoco el respeto a los derechos establecidos en la Carta de la Naciones Unidas.    

  •  ENFOQUE JURISDICCIONAL E INDICATIVO
  • Visión de manera particular del individuo:

Esto se va remitir al momento, donde una persona comete el crimen de agresión, “estando en condiciones de controlar o dirigir efectivamente la acción política o militar de un Estado, esta persona planifica, prepara, inicia o realiza con sutileza el acto de agresión que por sus características, gravedad y escala constituirá una violación manifiesta de la carta de las naciones unidas.

  • Visión del acto realizado consumado o por consumar:

El acto de agresión va significar el uso de la fuerza [5]armada por un Estado contra la soberanía, la integridad territorial, o la Independencia política de otro Estado. O en cualquier otra forma incompatible con la carta de las naciones unidas.

  • Visión Final extensiva de la agresión:

Estos actos pueden incluir, entre otros, la invasión, la ocupación militar y anexión mediante el uso de la fuerza, el bloqueo de los puertos o costas. (Artículos 8 bis 2 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.)

  • Adicionalmente: Puede darse el caso donde más de una persona se halle en una situación que cumpla con estos criterios.
  • Casos diversos e identificadores.
  •  ENFOQUE “Erga Ommnes” –CONCLUSIONES.

“Su alcance no es solamente para un sector o inter partes, el alcance de este tipo de delitos es para todos los individuos que realicen los elementos tipificados.”

Luego del cierre de este proceso, es necesario continuar con su implementación y su universalización. De justicia internacional que cree que la implementación completa del sistema del Estatuto de Roma – esto incluye una complementariedad y una cooperación total – será un elemento central del objetivo sagrado del Estatuto de Roma y la Carta de la ONU – prevenir estos crímenes del derecho internacional. Pero cuando no se pueden prevenir, las violaciones a la paz deben quedar a cargo de la justicia y el Estado de derecho.

En líneas generales tenemos mucho por comenzar a mejorar y ampliar la seguridad global es una tarea pendiente, políticas públicas de eficacia y eficiencia y compromisos por cumplir son el objetivo que en los años futuros los estados deben plantearse para una buena convivencia global, social y política.

En la actualidad:

“Con miles de armas nucleares[6] en juego, ya es muy tarde para las guerras. La resolución de los conflictos políticos internacionales por la fuerza no es más una opción racional, si es que alguna vez lo fue. El crimen de agresión nunca fue más criminal que ahora.” 

En líneas generales tenemos mucho por comenzar a mejorar y ampliar la seguridad global es una tarea pendiente, políticas publicas de eficacia y eficiencia y compromisos por cumplir son el objetivo que en los años futuros los estados deben plantearse para una buena convivencia global, social y política.

CASO ESPECIAL AZERBAIYAN VS ARMENIA

En este contexto vemos como Azerbaiyán inicio los bombardeos en la ciudad de Stepanakert capital de la Republica de Artsaj Nagorno karabaj el ataque armado a esta ciudad no solo es un crimen de agresión ilegitima contra el pueblo armenio, sino que además calificaría como el grado de crimen de guerra.

Ahora bien, realizando un time line en el pasado:

El pueblo armenio de Nagorno karabaj se auto determino hace décadas cumpliendo con el derecho de secesión que regia por ese entonces para regiones autónomas de la unión  soviética, por ende es de jure  una entidad separada de esta, ejercicio su derecho de autodeterminación y se proclamó un estado independiente ,democrático y republicano , la república de Artsaj desde hace décadas ejerce ya su soberanía. cuenta con todos los atributos que el derecho internacional exige para ser reconocido como un país netamente independiente.

Contexto de conflicto

Los lideres políticos de Azerbaiyán respaldado por Turquía y una clara participación de mercenarios y terroristas procedentes de siria y libia , llegados a través de territorio turco , esta confirmación fue brindada por Manuel Macron presidente francés genera un acto de crimen de agresión , estos lanzaron ataques aéreos a lo largo de toda la frontera de nagorno karabaj apuntando también a asentamientos pacíficos incluida su capital .

BIBLIOGRAFIA

  1. “Crímenes contra la Paz y el Derecho Internacional” de Kirsten Sellars.
  1. https://es.scribd.com/document/645640049/Yasuo-Hugo-Aranguren-Ishikawa-Crimen-de-Agresion-Usmp-Exp-Diapositivas
  1. Resolución 3314 (XXIX) de la Asamblea General de las Naciones Unidas
  1. La definición del crimen de agresión, Raúl Eduardo Sánchez Sánchez
  2. Video de Youtube, Benjamin Ferencz – On Aggression As Crime Against Humanity
  3. Crimen de Agresión, Gloria Fernández Arribas
  4. analysis of the crime of aggression in the international criminal court from the review conference (kampala). challenges and prospects gerardo a. durango álvarez*
  5. El crimen de aggression en el Estatuto de la corte penal internacional , José Antonio Burneo Labrin , Pontificia universidad católica del Perú ,revistas pucp.

[1] CICC- Factsheet Crime of Aggression Final- changes 27Nov2019

[2] La Corte Penal Internacional, en adelante, también, CPI o la Corte, fue creada por el artículo 1 del Estatuto de

Roma. Artículo 1. Parte I.- Del establecimiento de la Corte.

[3] La Carta de las Naciones Unidas se aprobó en San Francisco el 26 de junio de 1945 y entro en vigor el 24 de octubre del mismo año.

[4] El Tribunal de Nuremberg juzgo a 22 (veinte y dos) acusados, de los cuales tres fueron liberados, y respecto de los otros 19, fueron 12 condenados a muerte y 7 a penas de prisión.

[5] Zapico ,M,, El crimen de agresión y la Corte Penal Internacional , en Derecho penal entre la guerra y la paz, 722-726(A. Nieto Martin & S.Manacorda, Eds. Universidad Castilla de la Mancha, Madrid ,2009

[6] Jutta F. Bertram-Nothnagel Nothnagel lideró el Equipo sobre el Crimen de Agresión de la Coalición por la Corte Penal Internacional 

Comentarios: