¿Cuál es la conducta típica en el delito de cohecho pasivo propio? [Recurso de Nulidad 1644-2015, Lima]

0
791
¿Cuál es la conducta típica en el delito de cohecho pasivo propio?

Loading

R.N. N.° 1644-2015 LIMA

Insuficiencia probatoria para condenar

Sumilla. El material probatorio de cargo, en suma, es débil o inconsistente y no permite general certeza razonable acerca de la realidad de la imputación fiscal. No puede establecerse que los acusados actuaron a sabiendas de la ilegalidad de su conducta funcional al no imponer sanciones y liberar los vehículos intervenidos; y, tampoco puede enfatizarse que exigían donativos, promesas o ventajas a los choferes afectados: los dos únicos hechos que de modo directo se han afirmado a través de prueba personal carecen de las notas de fiabilidad, congruencia y suficiencia. Estos son presupuestos necesarios para aplicar máximas de experiencia e inferir la autoría de los acusados, que al faltar no posibilita conclusión negativa alguna. En consecuencia, no se ha enervado con prueba bastante la presunción constitucional de inocencia. 

Lima, dieciocho de enero de dos mil dieciséis.

VISTOS; los recursos de nulidad interpuestos por los encausados MANUEL ORTIZ GRADOS, FERNANDO GILBERTO PLASENCIA RAMÍREZ y RICARDO ALFREDO MANTILLA GALLERES contra la sentencia de fojas dos mil ochocientos noventa, del veintiocho de mayo de dos mil quince, que los condenó como autores del delito de cohecho pasivo propio en agravio del Estado a cinco años de pena privativa de libertad, inhabilitación por el término de la condena, veinte mil soles solidarios por concepto de reparación civil que abonaran los dos últimos y diez mil nuevos soles por el mismo concepto que abonará el primero. Oido el informe oral.

Interviene como ponente el señor SAN MARTÍN CASTRO.

FUNDAMENTOS

§ 1. De la pretensión impugnativa 

PRIMERO. Que el encausado Ortiz Grados en su recurso formalizado de fojas dos mil novecientos veintinueve insta la absolución de los cargos. Alega que el Suboficial Policía Nacional del Perú -en adelante PNP- Balarezo Vásquez no estaba facultado para intervenir y llevar vehículos a la Com que solo se amonestaba a los choferes que eran conducidos a la Comisaría; que las intervenciones de vehículos se registraban en los Partes de Avance elaborados por la Sección de Tránsito; que los vehículos que tenían órdenes de captura e internamiento no podían ser ingresados al depósito del Servicio de Administración Tributaria -en adelante, SAT, porque no se tenía facultad legal para ello; que el Suboficial PNP More Gallo tampoco fue testigo de entregas de dinero; que los testigos Guevara Lobato y Martínez Olascoaga han negado entregas de dinero. 

SEGUNDO. Que el imputado Plasencia Ramírez en su recurso formalizado de fojas dos mil novecientos setenta y dos solicita la absolución. Aduce que el testigo Ancco Contreras sindicó al Capitán PNP Mantilla Galleres como el efectivo que le dio dinero a cambio de la devolución de su vehículo; que el Suboficial PNP Trujillo Ortiz indicó que Mantilla Galleres era quien atendía a los choferes intervenidos para darles facilidades; que el Plan Operativo Reten no facultaba a imponer papeletas a vehículos, por lo que solo se llamaba la atención a los conductores, que en la Comisaría Barboncitos se encontraron documentos que acreditan su conducta; que no se ha razonado las pruebas de cargo contra él. 

TERCERO. Que el acusado Mantilla Galleres en su recurso formalizado de fojas dos mil novecientos setenta y ocho pide la absolución de los cargos. Refiere que el Suboficial PNP Balarezo Vásquez no estaba autorizado para intervenir y llevar vehículos a la Comisaría de Pro; que la Ordenanza de la Municipalidad de Lima Metropolitana número ochocientos uno guión dos mil seis no permitía la internación de vehículos salvo convenio con el SAT; que el testigo Ancco Contreras ha incurrido en contradicciones al declarar.

§ 2. De los hechos objeto de imputación 

CUARTO. Que la sentencia de instancia declaró probado lo siguiente: 

A. El Suboficial PNP Jorge Balarezo Vásquez se presentó en el Canal cinco y denunció la comisión de ilicitudes en la Comisaría de Pro, en la que con anterioridad había prestado servicios [ver fojas setenta y uno]. Los hechos fueron de público conocimiento a través del programa veinticuatro horas del día doce de diciembre de dos mil seis. Ello determinó la intervención del Ministerio Público y de Inspectoría de la Policía Nacional. B. El Mayor PNP Apaza Salazar, Comisario de la Comisaría de Pro-ya fallecido-, y el Jefe de la Sección Tránsito de esa Comisaría, Capitán PNP Ortiz Grados, a mérito de las intervención que realizaban los efectivos policiales de la misma, quienes llevaban los vehículos y a los choferes a dicho centro policial, bajo el cargo de infracciones de tránsito o registrar requisitorias vehiculares, en los primeros meses -Enero/Abril, del año dos mil seis y en los marcos del Plan Operativo “Reten dos mil seis”, mediante la exigencia de dinero y en violación de sus obligaciones funcionales, dispusieron la liberación y entrega de los vehículos intervenidos a sus propietarios. En el caso de la Comisaría de Pro se ha identificado diecinueve vehículos, en los que medió esa conducta delictiva. D. Igual procedimiento delictivo se siguió en la Comisaría de Barboncito, donde fue destacado el denunciante Balarezo Vásquez entre mayo y noviembre de dos mil seis. Los hechos fueron cometidos por el Comisario, Mayor PNP Plasencia Ramírez, y el Jefe de la Sección de Tránsito, Capitán PNP Mantilla Galleres. Se identificó un vehículo (de placa de rodaje TF 1166), del testigo Ancco Contreras, quien para la devolución del coche entregó dinero y con ello además evitó la imposición de una multa. Otros vehículos, esta vez en un número de veinte, entre vehículos menores y automóviles, fueron liberados irregularmente, previa llamada de atención a los conductores.

(…)

Descargue la resolución completa aquí: