¿Cuándo procede la suficiente actividad probatoria de cargo? [Recurso de Nulidad N° 1698-2018, Lima]

0
22
¿Cuándo procede la suficiente actividad probatoria de cargo?

RECURSO DE NULIDAD N.º 1698-2018 / LIMA

SUFICIENTE ACTIVIDAD PROBATORIA DE CARGO

Sumilla. Se ha actuado suficiente prueba de  cargo que permite configurar el delito de  robo con agravantes y desvirtuar la  presunción de inocencia, que como  derecho fundamental le asiste al  procesado.

Lima, once de marzo de dos mil diecinueve  

 VISTO: el recurso de nulidad interpuesto  

por la defensa del sentenciado CARLOS ANDRÉS BENITES LOZANO, contra la  sentencia de siete de junio de dos mil dieciocho (foja 349), emitida por  la Tercera Sala Penal para Procesos con Reos Libres de la Corte  Superior de Justicia de Lima, que lo condenó como autor del delito  contra el patrimonio, en la modalidad de robo con agravantes, en  perjuicio de Roberto Daniel Murga Ramos, a ocho años de pena  privativa de libertad; y con los demás que al respecto contiene.  

Intervino como ponente la jueza suprema CASTAÑEDA OTSU.  

CONSIDERANDO

EXPRESIÓN DE AGRAVIOS

PRIMERO. La defensa técnica del condenado Benites Lozano en su  recurso de nulidad formalizado (foja 367) solicitó que se le absuelva de  los cargos y sostuvo lo siguiente: 

1.1. El agraviado no ha acudido a la diligencia de confrontación ni a  las audiencias de juicio oral, es decir, existe ausencia de persistencia  en la incriminación; por lo que, no está probado que haya sido  asaltado y amenazado con un arma de fuego. Por el contrario, está 

acreditado que él conjuntamente con Herrera Santisteban y Calderón  Ramos estuvieron celebrando en la plaza Unión (avenida Las Malvinas) y  que luego, al retirarse, solicitaron el servicio de taxi al agraviado y se  dirigieron al domicilio del coprocesado Herrera Santisteban (a la altura  del Hospital del Niño). Al llegar, a la dirección discutieron, pues el  agraviado, pretendió que le paguen más por el servicio prestado.  

1.2. No es cierto que su coprocesado Herrera Santisteban, cuando se  encontraba en la comisaría, se haya comunicado con él vía llamada  celular ni que haya aceptado tener los bienes sustraídos; toda vez que  ello no se ha discutido en juicio. Fue la madre de Herrera Santisteban  quién puso a disposición de los efectivos policiales los bienes del  agraviado, sin que se haya explicado cómo los recuperó.  

1.3. No se ha precisado si existió o no la amenaza mediante un arma  de fuego ni existe prueba en ese sentido; por el contrario, los tres han  negado su existencia, siendo el agraviado, el único que indica ello,  pero no se presentó a juicio.  

1.4. El lugar de los hechos fue en la avenida Brasil, frente al Hospital del  Niño, que se encuentra completamente iluminada toda la noche; por  lo que, no se configura la agravante durante la noche.

IMPUTACIÓN FÁCTICA

SEGUNDO. Según la acusación fiscal (foja 181) se imputó al sentenciado  ser autor del hecho constitutivo de robo con agravantes; toda vez que  el día cuatro de abril de dos mil catorce, aproximadamente a las dos  horas, en circunstancias en que el agraviado Roberto Daniel Murga Ramos prestaba el servicio de taxi en su vehículo de placa de rodaje  N.° B5Q-653 y se desplazaba por inmediaciones de la plaza Unión en el  Cercado de Lima, tres personas le solicitaron su servicio a fin de que los  traslade hasta el Hospital del Niño.  

Al llegar al destino acordado y avanzar un par de cuadras, uno de los  sujetos que se encontraba sentado en el asiento posterior, colocó un  cable de celular en el cuello del agraviado, mientras que, el segundo,  quién estaba sentado en el asiento del copiloto sacó un arma de  fuego con la cual lo amenazó con atentar contra su vida, y el tercero  lo despojó de sus pertenencias (teléfono celular y cuatrocientos soles).  

Luego, se dieron a la fuga, por lo que el agraviado corrió tras ellos, y al  percatarse de este hecho, el personal policial que patrullaba por el  lugar, logró intervenir a uno de ellos, que fue identificado como Yolvin  Himmy Herrera Santisteban, quién indicó que la persona que se  encontraba en el asiento del copiloto responde al nombre de Carlos  Andrés Benites Lozano y el que estaba sentado en el asiento posterior  responde al nombre de Rosel Baroni Calderón Ramos. Posteriormente,  Ana Santisteban Tarazona, madre de Yolvin Herrera Santisteban, se  presentó a la dependencia policial y devolvió las pertenencias del  agraviado.

FUNDAMENTOS DEL SUPREMO TRIBUNAL 

TERCERO. La presunción de inocencia está reconocida en el literal e,  numeral 24, artículo 2, de la Constitución Política, que consagra: “Toda  persona es considerada inocente mientras no se haya declarado judicialmente su responsabilidad”. Y en el artículo II, del Título Preliminar,  del Código Procesal Penal.  

De ello se advierte que –como bien ha desarrollado la Corte  Interamericana de Derechos Humanos y la doctrina nacional– el  principio de presunción de inocencia tiene diversas manifestaciones.  

La primera, como regla de tratamiento del imputado. La segunda  como regla de prueba, en este caso, se exige que la carga de la  prueba recaiga en el órgano que acusa, y que ante cualquier duda  debe ser usada en su beneficio.  

Por último, como regla de juicio. Esta última manifestación, impone al  juzgador analizar si la prueba de cargo es suficiente para demostrar la  culpabilidad del imputado, caso contrario no será procedente  condenarlo, sino absolverlo. Es decir, se requiere el grado de certeza  en la prueba, que signifique prueba más allá de toda duda razonable, con el que se acrediten los hechos constitutivos del delito, y siempre  que no consten hechos impeditivos o extintivos de la responsabilidad.

(…)

Descargue la resolución completa aquí:

Comentarios: