Declaración testimonial en los delitos sexuales [Recurso de Nulidad 346-2021, Lima Sur]

0
195
Declaración testimonial en los delitos sexuales

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE

Declaración testimonial en los delitos sexuales

Sumilla: En los delitos sexuales en agravio de menores, las declaraciones de los testigos generalmente no versan sobre el acto de violación en sí, ya que este se realiza de manera clandestina, sino sobre circunstancias periféricas que se dieron en torno al hecho, de las que aquellos son testigos directos y no de oídas. Sus testimonios contribuyen en dar solidez a la sindicación.

Lima, veintidós de noviembre de dos mil veintiuno

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por Dionisio Auqui Alarcón contra la sentencia emitida el trece de junio de dos mil diecinueve por la Sala Penal Permanente de la Corte Superior de Justicia de Lima Sur, que lo condenó por el delito contra la libertad sexual-violación sexual de menor de edad —previsto en los numerales 1 y 2 del primer párrafo en concordancia con el último párrafo del artículo 173 del Código Penal, modificado por la Ley n.° 28704, publicada el cinco de abril de dos mil seis, vigente al momento de ocurridos los hechos—, en perjuicio de la menor identificada con la clave 1109-17, y como tal le impuso la pena de cadena perpetua y fijó el pago de S/ 20 000 (veinte mil soles) por concepto de reparación civil.

[Lee también: Violación de menor: límites en la valoración probatoria en segunda instancia [Casación 592-2019, Ica]

Intervino como ponente el señor juez supremo Sequeiros Vargas.

CONSIDERANDO

Primero. Fundamentos de la impugnación

La defensa de Dionisio Auqui Alarcón solicita que se revoque la impugnada y se absuelva al procesado de la acusación fiscal en su contra. Sostiene que la sentencia incurre en inadecuada motivación, insuficiencia probatoria y falta de congruencia procesal. Sus fundamentos son los siguientes:

• Se valoró indebidamente la declaración de la agraviada, quien está influenciada por sus padres, que lo denunciaron por venganza debido a que denunció a los padres de aquella cuando descubrió que estaban robando a los asociados moradores del asentamiento humano San Martín de Porres, por lo que pudieron sacarlo de la directiva. Tiene como prueba las actas de los asociados del referido asentamiento humano, que dan cuenta de que el padre de la menor se encontraba en el cargo de secretario general en el año dos mil doce, extremo que no ha sido investigado por inercia de la defensa.

• El que la menor no muestre resentimiento y siga saludando normalmente al acusado es evidencia de que se trata de una injuria direccionada por su padre.

• El certificado médico-legal concluyó que la menor presentaba signos de desfloración antigua, pero no signos de actos contra natura. Solo arrojó desgarro a las 5 horas y no desfloración, lo que no es coherente con la introducción repetida del pene de un adulto en una menor de entre nueve y once años de edad.

• El certificado médico-legal no es idóneo para corroborar la sindicación contra el acusado, pues cuando la menor pasó el examen ya contaba con catorce años de edad y probablemente pudo haber tenido relaciones sexuales.

• Las declaraciones de los familiares y de los profesores no son imparciales, son de oídas y luego de cinco años de acaecidos los hechos. Ninguno ha sido testigo in situ de los actos de violación.

• La declaración del padre no puede servir de elemento de corroboración porque su versión proviene de la misma fuente: la menor; además, la reacción de los familiares sin inmediatez hace ver la falsedad de la denuncia.

• Las declaraciones de la maestra y de la auxiliar carecen del elemento de objetividad, ya que guardan vínculo con la menor; además, son insuficientes, puesto que se limitan a mencionar quién fue el supuesto autor y la edad que en ese entonces tenía.

• El informe de terapia psicológica carece del carácter objetivo para ser considerado como elemento de corroboración periférica porque toma como presupuesto la existencia de una violación sexual, tal como se desprende de las siguientes líneas: “La menor al inicio de las sesiones mostró negación frente a lo sucedido”.

• En el expediente no se encuentra la pericia psicológica o psiquiátrica del procesado, que podría demostrar que él no es proclive a esta clase de delitos.

• La pericia psicológica y el certificado médico-legal son insuficientes para condenar.

Segundo. Hechos imputados

2.1 El Ministerio Público sostiene que el procesado Dionisio Auqui Alarcón ultrajó sexualmente a la menor identificada con identificada con la clave 1109-17, en dos oportunidades en el año dos mil diez, en el interior del domicilio del imputado —ubicado en la ampliación San Martín, pasaje Santa Teresa, manzana D, lote 4, José Gálvez, distrito de Villa María del Triunfo—, cuando la agraviada contaba con nueve años de edad. Para ello, habría aprovechado la confianza depositada en él por la menor, debido a que se encargaba del cuidado de ella cuando sus padres trabajaban.

2.2 La primera vez la menor retornaba de su colegio e ingresó al inmueble del procesado para pedirle la llave de su casa. Entonces, este la cargó hacia su cuarto y en el interior procedió a quitarle su uniforme; asimismo, se quitó el pantalón y el calzoncillo, besó a la menor por todo el cuerpo y la penetró por vía vaginal. En la segunda oportunidad, el procesado aprovechó que su esposa salió del inmueble a comprar el pan y envió a sus hijos a comprar golosinas; se quedó solo con la menor agraviada, a quien cargó y trasladó a su cuarto, donde la penetró por vía vaginal.

2.3 Asimismo, en el dos mil doce, cuando la menor contaba con once años de edad, también la habría ultrajado sexualmente en el interior del domicilio de la menor agraviada —ubicado en la ampliación San Martín, pasaje Santa Teresa, manzana D, lote 13, José Gálvez, distrito de Villa María del Triunfo—, aprovechando que el padre de esta se hallaba trabajando y la menor se encontraba sola.

[Continúa…]

[También te puede interesar: Valor probatorio: Precisiones de la Corte sobre los “pantallazos” de WhatsApp]

Descarga el PDF completo aquí