Delito de violación sexual: ¿cómo se prescribe la valoración inadecuada de la prueba? [Recurso de Nulidad 982-2018, Callao]

0
594
Delito de violación sexual: ¿cómo se prescribe la valoración inadecuada de la prueba?

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL TRANSITORIA

NULIDAD DE SENTENCIA

Sumilla. No se actuaron los medios probatorios ofrecidos por la Fiscalía ni se valoró adecuadamente las pruebas actuadas en el juicio oral. Por lo que, corresponde anular la decisión recurrida, conforme al inciso 1, artículo 298, del Código de Procedimientos Penales.

Lima, veintidós de abril de dos mil diecinueve

VISTO: el recurso de nulidad interpuesto por el representante del Ministerio Público, contra la sentencia del trece de diciembre de dos mil diecisiete (foja 640) , emitida por la Cuarta Sala

Penal Liquidadora Permanente de la Corte Superior de Justicia de Callao, que absolvió a Mauro Roa Cuyo como autor del delito de violación sexual, en la modalidad de violación sexual de menor de edad, en agravio de la menor con iniciales F. C. A.

Intervino como ponente la jueza suprema Castañeda Otsu.

CONSIDERANDO

AGRAVIOS EXPUESTOS EN EL RECURSO DE NULIDAD

PRIMERO. El representante del Ministerio Público, en su recurso de nulidad formalizado (foja 658) , solicitó que se declare nula la sentencia y sostuvo los siguientes argumentos:


[Lee también: DELITO DE VIOLACIÓN SEXUAL DE MENOR DE EDAD: ¿Cuáles son los requisitos de validez para condenar con la sindicación de la agraviada? [Recurso de Nulidad 2082-2018, Lima Este]


1.1.La versión de la menor en su entrevista en Cámara Gesell tiene credibilidad subjetiva, pues no expresó motivos de resentimiento, venganza u odio, por lo que, los reproches que adujo el

procesado no son suficientes como para considerar que por ello la menor haya mentido en su denuncia, más aun cuando sicológicamente se ha determinado que tiene afectación a nivel sicosexual.

1.2. Existe verosimilitud en el relato de la menor, pues indicó que la primera vez que la violaron fue en el segundo piso, y en la siguiente oportunidad fue en el primer piso cuando la menor ya dormía sola. Lo cual tiene coherencia con lo declarado por el testigo Pepe Esteban Machaca Gil, quien indicó que al inicio la menor dormía en el segundo piso y luego, dormía sola en el primer

piso. Además, existe verosimilitud en la diligencia de visualización del video de la entrevista en Cámara Gesell, pues se aprecia sinceridad y coherencia, en el relato de la menor.

1.3. Por último, existe persistencia en la incriminación de la menor, y que las incongruencias advertidas no son relevantes al tener en cuenta el hecho específico imputado.

IMPUTACIÓN FÁCTICA

SEGUNDO. Se atribuyó a Mauro Roa Cuyo haber accedido carnalmente a la menor agraviada con iniciales F. C. A. por la vía vaginal, cuando ella tenía once años de edad en la casa que compartía con sus familiares, entre ellos, su hermano Miguel y su madre Lucila Álvarez Quispe, y su padrastro –el procesado– Mauro Roa Cuyo, en el inmueble ubicado en el lote dieciséis, manzana F, Los Dominicos, en el distrito del Callao.

La primera agresión ocurrió cuando la menor dormía en la habitación con su hermano Miguel y su madre se ausentó de la casa por motivos laborales, llegó ebrio, dio rienda a sus bajos instintos y la accedió sexualmente.


[Lee también: ¿Cómo se determina la relevancia del certificado médico legal en los delitos de violación sexual? [Recurso de Nulidad N° 1844-2018, Lima Sur]


Luego le pidió disculpas, pues sostuvo que lo hizo porque se encontraba en estado etílico. Posteriormente, en reiteradas oportunidades, cuando la menor tenía las edades de trece, catorce y quince, volvió a acceder sexualmente, en circunstancias que domiciliaban en el tercer piso, en horas de la tarde, cuando los demás familiares laboraban, siendo el último día en el que accedió a la menor, el viernes tres de febrero de dos mil trece. El diez del mismo mes, la menor se fugó de su hogar.

FUNDAMENTOS DEL SUPREMO TRIBUNAL

TERCERO. El derecho a la debida motivación de las resoluciones judiciales, se encuentra consagrado en el inciso 5, artículo 139, de la Constitución. Constituye un derecho fundamental del justiciable, que exige que los órganos judiciales expresen las razones o justificaciones objetivas que la llevan a tomar una determinada decisión. Esas razones, por lo demás, pueden y deben provenir no solo del ordenamiento jurídico vigente y aplicable al caso, sino de los propios hechos debidamente acreditados en el trámite del proceso.


Descarga el PDF completo aquí