Desalojo por ocupación precaria: condiciones copulativas que se deben acreditar [Casación 5707-2011, Arequipa]

0
308
Desalojo por ocupación precaria condiciones copulativas que se deben acreditar

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA CIVIL PERMANENTE

AUTO CALIFICATORIO

Lima, nueve de abril de dos mil doce.-

VISTOS con el acompañado; y, 

CONSIDERANDO: 

PRIMERO.- Que, el recurso de casación interpuesto por Leandro Florentino Sumaria Mercado cumple con los requisitos para su admisibilidad, conforme lo exige el artículo 387 del Código Procesal Civil, modificado por la Ley N.º 29364, toda vez que se ha interpuesto contra la sentencia de vista que pone fin al proceso, ante el órgano jurisdiccional que expidió la impugnada, dentro del plazo de diez días contados desde el día siguiente de notificada la referida sentencia de revisión y adjunta el recibo de pago por arancel judicial por el presente recurso extraordinario.

SEGUNDO.- Que, el recurrente sustenta su recurso en la primera causal prevista en el artículo 386 del Código Procesal Civil, a cuyo efecto alega: infracción normativa por “aplicación indebida (…) del artículo 911 del Código Civil que consiste en no hacer la interpretación correcta del artículo 911 del Código Civil (…)” (sic).

[Lee también:  Desalojo por ocupación precaria: ¿pueden los padres desalojar a sus hijos? [Casación 4742-2017-Cusco]

TERCERO.- Que, se debe tener presente que el recurso extraordinario de casación es eminentemente formal y excepcional, por lo que tiene que estar estructurado con precisa y estricta sujeción a los requisitos que exige la norma procesal civil para su admisibilidad y procedibilidad, esto es, debe puntualizar en cuál de las causales se sustenta, si en la infracción normativa o en el apartamiento inmotivado del precedente judicial, tener una fundamentación clara y pertinente respecto de la referida causal y demostrar la incidencia directa de la infracción sobre la decisión impugnada, entonces, es carga procesal de los justiciables recurrentes saber adecuar los agravios que denuncian a las causales que para dicha finalidad taxativamente se encuentran previstas y preestablecida en la norma procesal, pues el Tribunal de Casación no está facultado para interpretar el recurso de casación, ni de integrar o remediar las carencias del mismo o dar por supuesto y explícita la falta de causal, tampoco subsanar de oficio los defectos incurridos por la recurrente en la formulación del recurso

CUARTO.- Que, en ese sentido al evaluar los requisitos de procedencia previstos en el artículo 388 del Código Procesal Civil, se verifica que al recurrente no le es exigible el requisito previsto en el inciso 1 del mismo artículo, pues el primer requisito establece que no se puede recurrir en casación de una sentencia que confirma una sentencia de primera instancia, si previamente no se apeló, en sentido contrario, si la sentencia de revisión revoca la sentencia apelada, ese requisito no será exigible, toda vez que al serle favorable la sentencia de primera instancia, el casante la consintió;  pero, por otra parte, si bien precisa que su recurso se sustenta en la causal de infracción normativa y así observa la segunda condición establecida en el inciso dos del artículo aludido, sin embargo, se tiene que los fundamentos del recurso interpuesto resultan inamparables, pues si bien plantea la infracción normativa, pero al mismo tiempo lo hace bajo la aplicación indebida y la interpretación errónea respecto o sobre el mismo artículo 911 del Código Civil, a lo que se debe precisar que estas últimas causales invocadas [pese a no estar vigentes, pues fueron modificadas] resultan contrapuestas o contradictorias, ya que son incompatibles entre sí, es decir, la causal de aplicación indebida del derecho material descarta o rechaza la posibilidad de aplicar la otra causal de interpretación errónea del derecho material, toda vez, que con la aplicación indebida de la norma se ataca la impertinencia de la aplicación de la norma a la relación fáctica establecida; en cambio, con la interpretación errónea de la norma se refuta que siendo pertinente su aplicación se le hubiese dado un sentido que según el casacionista no le corresponde; por eso precisamente resultan opuestas, porque, por un lado, no se puede decir, primero o al inicio, que se aplicó la norma que no correspondía, para luego, por otro lado, contradecirse, al expresar, que la norma que se aplicó indebidamente se interpretó erróneamente, pues si, no era la norma a aplicarse no se debe pasar a que la misma sea interpretada – entonces exactamente es un contrasentido sostener que la norma que se aplicó indebidamente se interpretó erróneamente.

[Continúa…] 

[También te puede interesar: Presupuestos para demandar desalojo por ocupación precaria [Casación 2156-2014, Arequipa]

Descarga el PDF completo aquí