Difamación agravada: ¿qué elementos configuran este delito? [Animus difamandi] [Recurso de Nulidad 1880-2019, Lima]

0
2051
Difamación agravada: ¿qué elementos configuran este delito? [Animus difamandi

Loading

Diplomado en gestión pública y derecho municipal

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL  TRANSITORIA

Difamación

Sumilla. Para que se configure el delito de difamación agravada por medio de prensa, previsto en el artículo 132 del Código Penal, tienen que concurrir los siguientes elementos: 1. La imputación de un hecho, cualidad o conducta que pudiera perjudicar el honor o la reputación de una persona. 2. La difusión o propalación de dicha imputación a través de un medio de prensa, capaz de llegar a una gran cantidad de personas. 3. Que exista intención de vulnerar y maltratar el honor del querellante mediante las aseveraciones descritas precedentemente, sin que haya realizado alguna labor de investigación sobre los hechos a los que se refirió, elemento que la doctrina ha denominado el ánimus difamandi.

[Lee también:  Difamación agravada: Afectación del derecho de defensa y motivación [Recurso de Nulidad 1423-2018, Lima]

Lima, quince de marzo de dos mil veintiuno

VISTO: el recurso de nulidad interpuesto por el querellado Iván Marco Slocovich Pardo contra la resolución del ocho de mayo de dos mil diecinueve, que confirmó la sentencia del siete de junio de dos mil dieciocho (foja ciento ocho) que lo condenó como autor del delito contra el honor en la modalidad de difamación agravada, en perjuicio del querellante Álvaro Enrique Ignacio Castro Osores, a un año de pena privativa de libertad, suspendida condicionalmente por el mismo plazo, sujeto a reglas de conducta; y fijó en la suma de siete mil soles el monto que por concepto de reparación civil deberá pagar a favor del querellante.

Intervino como ponente el juez supremo Lecaros Cornejo.

CONSIDERANDO

Primero. El querellado Iván Marco Slocovich Pardo, en la formalización de su recurso de nulidad (foja ciento ochenta y tres) sostuvo que:

1.1. Se vulneraron los principios fundamentales de legalidad, adecuada motivación de resoluciones judiciales y el debido proceso.

1.2. Teniendo en cuenta el principio de legalidad, ni el Juzgado ni la Sala Penal, han analizado que la afirmación cuestionada no tiene entidad para ser calificada como una ofensa punible, por cuanto el objetivo de la publicación era informar a la opinión pública sobre hechos de relevancia pública y sobre personajes públicos, como Vladimiro Montesinos y el querellante Álvaro Enrique Ignacio Castro Osores, cuya actuación, al ser magistrado del Ejército peruano, tiene interés público; además, en ningún momento le atribuyó ser autor de algún delito o que fuera sentenciado por algún delito, si no que solamente se dijo que ha sido implicado en un proceso judicial, aunque en realidad fue un incluido en una denuncia penal, pero esto en conjunto forma parte del proceso judicial y dicha información se basó en notas publicadas el dos mil uno, por el diario La República, lo que implica que no hubo ánimo de difamar, sino solo de informar a la opinión pública sobre hechos de relevancia pública.

1.3. Respecto a la garantía constitucional de la debida motivación de resoluciones judiciales y el debido proceso, se vulneró por cuanto ni el Juzgado ni la Sala Penal han explicado las razones por las que incurrirían los elementos objetivos del tipo penal y el elemento del ánimo de difamar; por el contrario, el Colegiado se limitó a señalar que el hecho de publicar en un diario que el querellante fue implicado en un proceso judicial por encubrir a Vladimiro Montesinos, es un acto que objetivamente puede dañar la reputación del querellante, al no haber analizado si este como magistrado del Ejército peruano, es o no personaje público y si los hechos con los que se le vincula son o no de relevancia pública; aspectos que son fundamentales para determinar el ánimo con el que actuó el querellado, que no fue sino informar a la opinión pública sobre hechos de relevancia pública. Tampoco se analizó que, efectivamente, el querellante fue denunciado penalmente por hechos relacionados con un personaje público, como es Vladimiro Montesinos, tal como se aprecia en las notas periodísticas que sirvieron como fuente de información, en las que se señala que el fiscal supremo Nicanor de la Fuente Silva denunció a Álvaro Castro, que es el querellante, bajo la acusación de encubrir a Vladimiro Montesinos, conjuntamente con otros oficiales; además, la Sala Penal, al señalar que el querellado no tuvo en cuenta los deberes de comprobación de fiabilidad o viabilidad de la información, no ha explicado la razón por la que arriba a esa conclusión, ya que, contrariamente a ese argumento, para publicar dicha información de interés público y referida a personajes públicos, se realizó una labor de corroboración de información, tanto es así que las frases que son objeto de querella tuvieron como sustento publicaciones realizadas por el diario La República en el año dos mil uno.

[Lee también: DIFAMACIÓN AGRAVADA: ¿Cuáles son los delitos de ejercicio privado de la acción penal en agravio de funcionarios públicos? [Recurso de Nulidad 1721-2019, Lima ]

1.4. En el contexto que se publicó la información queda claro que no hubo intención de lesionar el honor del querellante y que el diario Correo actuó en ejercicio de su derecho a la información, corroborando sus fuentes y refiriéndose a hechos de relevancia pública en los que se encuentran involucrados personajes públicos, por su condición y cargos que desempeñan.

Segundo. En los hechos materia de acusación, se le atribuye al querellado Iván Marco Slocovich Pardo que, como director del diario Correo, publicó en la edición impresa de dicho diario, el domingo cuatro de diciembre de dos mil dieciséis (página siete, sección Política), una noticia falsa con el título de “Fuero militar condena a tres años a oficial que robó combustible”, y señaló en su última columna: “La apelación la presentó el abogado de Briceño, el exmagistrado militar del ejército Álvaro Castro Osores, quien fue implicado en el proceso judicial por encubrir a Vladimiro Montesinos”, noticia que, según precisa, dañaría su honor por cuanto nunca habría estado implicado en un proceso judicial por encubrir a Vladimiro Montesinos Torres.

Tercero. Según se tiene del auto apertorio del ocho de mayo de dos mil diecisiete (foja sesenta), se imputó al querellado Iván Slocovich Pardo la comisión del delito contra el honor en la modalidad de difamación agravada, en perjuicio del querellante Álvaro Enrique Ignacio Castro Osores; por lo que en atención al medio por el cual se transmitió el contenido presuntamente difamatorio, es decir, por medio de comunicación social (periódicos), la calificación del delito incriminado se configura como difamación agravada.

[También te puede interesar: ¿Difundir conversaciones sexuales de la pareja y amante en un grupo de WhatsApp constituye delito de difamación? [Recurso de Nulidad 2273-2019, Lima]

Descarga el PDF completo aquí

Diplomado en derecho administrativo y pas