Difamación agravada y el derecho a la buena reputación de la persona jurídica [Casación 1373-2022, Junín]

0
89

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE

Sumilla: 1. Sobre los aspectos dogmáticos de los delitos contra el honor de una persona jurídica y su relación con la libertad sindical este Tribunal Supremo ya tiene fijado un criterio consistente expuesto en la sentencia casatoria 1033-2022/Lima Este, Fundamento de Derecho Cuarto –y, antes, en la sentencia casatoria 2737-2022/Junín–. Está afirmado que la persona jurídica tiene derecho a la buena reputación frente a mensajes que la hagan desmerecer en la consideración ajena. La libertad de expresión e información garantiza un espacio de libre comunicación social, de continuo abierto, y se propicia con ello la formación dentro de la opinión pública como de una ciudadanía activa, sin cuya vitalidad crítica no son posibles, o no lo son en plenitud ni la democracia ni el pluralismo político. 

[Lee también: Difamación agravada: ¿qué elementos configuran este delito? [Animus difamandi] [Recurso de Nulidad 1880-2019, Lima]

La libertad sindical tiene un marco tuitivo amplio, y requiere de la libertad de expresión en las relaciones entre empleador y empleado, más aún si tienen lugar en un marco de conflictos laborales, un nivel reforzado de protección –esta libertad, en todo caso, modula con mayor fuerza el juicio de ponderación con el derecho al honor–. Ningún derecho o libertad es ilimitado o absoluto. 2. Desde la necesaria ponderación entre ambos derechos o libertades fundamentales es menester (i) cuidar que no exista una afectación a la vida privada o intimidad personal; (ii) exigir que los hechos y comentarios sean de interés público; (iii) excluir insultos o vejaciones manifiestas; y, (iv) reconocer que el baremo de veracidad no supone una exacta correlación de lo expresado con la realidad (concordancia entre información difundida y la verdad material u objetiva de los hechos narrados), que la veracidad se mide ex ante, es decir, al momento de verter las expresiones, y que basta con inicio de demostración de verificación de los hechos, no siendo exigible, por tanto, una verificación exhaustiva ni siquiera ex ante, pero sí un deber específico de diligencia en la búsqueda de la verdad y en la comprobación de la información difundida. 

[Lee también: Difamación agravada: uso de frases ofensivas sin causa razonable en programa de TV [Expediente 02678-2018-0-1801-JR-PE-17]

3. El baremo de veracidad no es absoluto, requiere de una adecuada diligencia a la hora de ejercer el derecho a la expresión o información –cuando se trata de la libertad de opinión, lo que se trata es, siguiendo el criterio de la proporcionalidad o necesidad, determinar si el sujeto no se exceda en sus manifestaciones a la hora de expresar una opinión.

Lima, veintinueve de abril de dos mil veinticuatro.

VISTOS; en audiencia pública: el recurso de casación, por la causal de inobservancia de precepto constitucional, interpuesto por la querellante, MINERA CHINALCO SOCIEDAD ANÓNIMA, contra la sentencia de vista de fojas ochocientos veintisiete, de siete de octubre de dos mil veintiuno, que confirmando la sentencia de primera instancia de fojas quinientos ochenta y dos, de ocho de junio de dos mil veintiuno, absolvió a Luis Eduardo López Polo de la imputación formulada en su contra por delito de difamación con agravantes en su agravio; con todo lo demás que al respecto contiene. Ha sido ponente el señor SAN MARTÍN CASTRO. 

[Continúa …]

Descarga el PDF completo aquí