Dolo del conspirador y ‘pactum scaeleris [Recurso de Nulidad 465-2017, Nacional]

0
101
Dolo del conspirador y 'pactum scaeleris

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL PERMANENTE

Conspiración de tráfico ilícito de drogas

Sumilla: La conspiración de tráfico ilícito de drogas es, propiamente, una coautoría anticipada que, como tal, requiere un concierto para la ejecución del tráfico ilícito de drogas –con lo que se agota el contenido típico–. La conspiración pertenece a una fase del iter criminis anterior a la ejecución, por lo que tiene –hasta cierto punto– naturaleza de acto preparatorio, y se ubica entre la ideación impune y las formas imperfectas de ejecución, pero que, en todo caso, se caracteriza por la conjunción del pactum scaeleris o concierto previo y la resolución firme o decisión seria de ejecución (resolutio finis) desde un proyecto delictivo viable. El dolo del conspirador es único y se identifica con la realización de un delito concreto cuyos elementos han de ser captados por aquél.

[Lee también: Tráfico ilícito de drogas: La duda favorece al reo [Recurso de Nulidad 3456-2015, Huánuco]

Lima, veintiséis de mayo de dos mil veintiuno

VISTOS: el oficio elevado por el Tribunal Superior de fojas trescientos diez, de veintinueve de enero de dos mil veintiuno, por el que pone en conocimiento que este Tribunal Supremo no se pronunció acerca del delito de tráfico ilícito de drogas – conspiración en agravio del Estado; con el requerimiento de la Primera Fiscalía Suprema en lo Penal.

FUNDAMENTOS DE HECHO

PRIMERO. Que mediante Ejecutoria Suprema de tres de octubre de dos mil diecisiete, corriente a fojas doscientos cincuenta y tres, se declaró: (i) N ULA la sentencia de instancia en cuanto absolvió a Abiod Walter Asencio Moreno, Rigoberta Aguirre Gavilán, Hugo Ramos Morales y Milagros Cuadros Huamán de la acusación fiscal formulada en su contra por delito de lavado de activos (dos cargos: artículos 1, 3 y 4, penúltimo párrafo, del Decreto Legislativo 1106) en agravio del Estado; (ii) N ULA en la parte que absolvió a Bertha Huamán Tineo de la acusación fiscal por delito de lavado de activos (artículos 1 y 4, penúltimo párrafo, del Decreto Legislativo 1106) en agravio del Estado; (iii) HABER NULIDAD en la propia sentencia en el extremo que condenó a Bertha Huamán Tineo como cómplice secundario del delito de lavado de activos (artículos 3 y 4, penúltimo párrafo, del Decreto Legislativo 1106); reformándola: la condenaron como coautora del mencionado delito; (iv) NO HABER NULIDAD en la aludida sentencia en cuento impuso a Bertha Huamán nueve años de pena privativa de libertad; con lo demás que al respecto contiene; y, (v) NULA la sentencia en el punto que impuso doscientos días multa ya tres años de inhabilitación; con lo demás que sobre este punto contiene.

SEGUNDO. Que la sentencia de instancia también absolvió a Abiod Walter Ascencio Moreno, Rigoberta Aguirre Gavilán y Hugo Ramos Morales de la acusación fiscal formulada contra ellos por delito de tráfico ilícito de drogas – conspiración en agravio del Estado. Contra este extremo el Ministerio Público también interpuso recurso de nulidad. Según el auto superior de fojas cinco mil noventa y cuatro, de tres de enero de dos mil diecisiete, que aclaró el auto superior de fojas cinco mil veintidós, de treinta de noviembre de dos mil dieciséis, y declaró procedente en parte el recurso de reposición de la encausada Bertha Huamán Tineo, el concesorio del recurso de nulidad también comprendió el delito antes mencionado ( conspiración de tráfico ilícito de drogas ).

[Lee también: Tráfico Ilícito de drogas: Desconocimiento del contenido ilícito que se transporta ]

∞ La absolución por este delito a favor de Bertha Huamán Tineo no fue impugnada, por lo que quedó firme.

TERCERO . Que, sin embargo, al absolver el grado no se examinó ni decidió este extremo de la pretensión impugnativa de la Fiscalía –que incidía, asimismo, en el cargo por delito de conspiración de tráfico ilícito de drogas y su probanza en el plenario–, por lo que es de rigor completar la aludida Ejecutoria Suprema, al amparo del artículo 407, último párrafo, del Código Procesal Civil.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO . Que la Primera Fiscalía Suprema en lo Penal, en su día, se pronunció acerca de los cargos por conspiración del tráfico ilícito de drogas . Consideró que los cargos tenían suficiente mérito probatorio y, por tanto, que debía anularse las absoluciones en este extremo. La base era que se acreditó la formación de una organización delictiva para el tráfico ilícito de drogas y el lavado de activos derivados de esta actividad ilícita.

[También te puede interesar: El daño extrapatrimonial en los delitos cometidos por funcionarios públicos]

Descarga el PDF completo aquí