¿El acto libera in causa aplica en el código penal peruano?

0
105
¿El acto libera in causa aplica en el código penal peruano?

Paul Iriarte

Sumario: 1. Introducción; 2. Desarrollo temático; 3. Conclusiones; 4. Referencias

1. Introducción

Ciertamente, para el Derecho Penal rige una máxima, en razón del principio de culpabilidad; imputar un hecho a una acción desplegada sea esta proscrita o exigible por el Ordenamiento Jurídico.  Puesto que, la responsabilidad objetiva esta proscrita. En consecuencia, de ser un delito de resultado se impute al responsable de su realización delictiva.

En esa medida, se tenga capacidad penal en el momento de la realización del ilícito, ello engloba la teoría del sujeto responsable; en razón de asumir la culpabilidad como presupuesto del delito. De lo contrario, seria estratificar la teoría del delito o asumir un injusto sin vincular a un sujeto capaz penalmente.

Desde este punto de vista, la capacidad penal, objeto de estudio de la teoría del sujeto responsable, es más que un presupuesto del delito: es un presupuesto para legitimar cualquier intervención del derecho penal sobre el sujeto (Meini I. , 2014, pág. 116).

Por tanto, todo delito sea culposo, doloso o de omisión pura o comisión por omisión (acción esperada – deber penal) le subyace una acción, es indudable. Por consiguiente, el acto libera in causa juzga una acción anterior a la realmente realizada. En efecto, la lógica de la actio libera in causa es no dejar impune al quien consciente y voluntariamente se pone en un estado absoluto de inconsciencia para cometer un ilícito.

Mediante, la actio libera in causa se pretende dar fundamento al castigo de conductas que, con aplicación estricta del sistema del delito, concretamente de las teorías de la tipicidad y de la antijuridicidad y del principio de culpabilidad, debieran ser impunes (Lopez, 2016, pág. 40). Por tanto, se realiza dicha operación, en razón de responsabilizar penalmente a una persona que no está consciente de sus actos, es un hecho.

2. Desarrollo temático

Ciertamente, recurrir a dicha formula enerva el principio antes esbozado, también el carácter subsidiario del Derecho Penal, en razón de ser la última ratio, y solo responsabilizar por acciones lesivas frente a bienes jurídicos de grande envergadura. Por tanto, nuestro Derecho Penal al amparo de las normas de la Parte Especial proscriben la responsabilidad por acciones ajenas de terceros, salvo que concurra cognición certera y voluntad en una realización conjunta o participativa, y no sobre resultados fortuitos no imbricados a una acción necesaria por parte del agente. 

Realizada la precisión, surge la cuestión, en razón de sujetos que voluntariamente y conscientemente buscan ponerse en ese estado, para evadir la responsabilidad penal. Sin embargo, acudir a la fórmula de la actio libera in causa no genera predictibilidad jurídica, con mayor razón, al no estar regulado en el Código Penal, y ser amplificador de la tipicidad. Por esa razón, se ensaya que el legislador vea por conveniente y regule tipos penales específicos que den cuenta de la punición de ciertos actos, en razón de generar ciertos hechos delictivos o resultados lesivos para bienes jurídicos. 

Dado que, nuestro Código Penal no contiene disposición alguna sobre la actio libera in causa; tampoco la tiene el Código alemán, aunque este último legisla los delitos cometidos en estado de embriaguez; el parágrafo 323 a) StGB reprime con pena de hasta 5 años de prisión o multa al que se embriaga dolosa o imprudentemente con alcohol u otras sustancias y en ese estado comete un hecho antijuridico, siempre que no se le pueda castigar al agente por el hecho ejecutado debido a que como consecuencia de la embriaguez sea inculpable. El Código Penal español de 1995, en cambio, si prescribe la actio libera in causa en el segundo párrafo del numeral 1 del artículo 20 y en el numeral 2 del mismo artículo, incluyéndose así como los de provocación imprudente; sin embargo, el legislador español mantiene un esquema legal conforme al cual la cuestión de si el autor posee o no la capacidad suficiente para ser considerado culpable viene referido al momento de la comisión del hecho, y así expresamente se indica en los numerales arriba mencionados del artículo 20 del Código Penal español (“El que al tiempo de cometer una infracción penal”). 

Artículo 20 del Código Penal español. – Están exentos de responsabilidad penal

(…)

  1. El que al tiempo de cometer una infracción penal se halle en estado de intoxicación plena por el consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas u otras que produzcan efectos análogos, siempre que no haya sido buscado con el propósito de cometerla o no se hubiese previsto o debido prever su comisión o se halle bajo la influencia de un síndrome de abstinencia a causa de su dependencia a tales sustancias que le impidan comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión.

De lo contrario, seria responsabilizar por actos preparatorios con propósito o no, no obstante, el Código Penal lo prescribe. Puesto que, ciertos actos no constituyen delito de por sí, requiere por lo menos una tentativa, y esta qué duda cabe, tiene una faz subjetiva y objetiva, en razón de la ideación, deliberación, resolución y ejecución, y eventualmente su consumación y agotamiento. Por tanto, se respete el principio de culpabilidad y afirmar delito cuando concurra una acción u omisión que constituya delito, de lo contrario, sería imputar hechos sobre ficciones legales.

La doctrina alemana en su mayoría acepta la necesidad de no dejar impune a la persona que con dolo o imprudencia ha provocado su propia incapacidad – parafraseando –, empero, manteniendo algunas limitaciones al respecto, así en la parte del tipo objetivo hay limitación del castigo solo a los supuestos en que hay comienzo y final de los actos tentados, un sector doctrinario acepta la actio libera in causa solo en el caso de presencia de dolo, otro sector acepta la actio libera in causa imprudente y algunos autores entienden que el instituto solo está presente en los delitos de resultado. En un sentido similar, la doctrina alemana sostiene que el parágrafo 323 a) de su Código Penal representa un supuesto de excepción respecto del parágrafo 20 que exige capacidad de culpabilidad en el momento de la comisión del hecho y conforme a él tienen la posibilidad que les da el orden jurídico de punir situaciones que de otra manera quedarían impunes (Lopez, 2016, pág. 49).

No obstante, esta exige estar regulado específicamente, de lo contrario contravendría principios medulares del proceso penal, entre estas, el de legalidad y qué duda cabe, el de culpabilidad. En ese sentido, la imputación tenga en cuenta el alcance de la norma, en razón de no imputar hechos causales ajenos, en razón de que la acción adscribe necesariamente un resultado, y si este es lesivo o no , en consecuencia, afirmar delito, en caso no concurra la faz negativa del delito.

Por tanto, en nuestro derecho se puede rechazar la aplicación de la actio libera in causa porque agrega requisitos no previstos en la ley, exigiendo que el reproche de culpabilidad se remonte a la génesis. La capacidad penal – parafraseando – del autor, como se señala en el artículo 9 del Código Penal peruano, se determina en el momento del acto que no puede ser otro que el llamado proceso ejecutivo del delito; la cuestión de si el autor posee o no la capacidad suficiente para ser considerado culpable viene referida al momento de la comisión del hecho. En la medida en que el Código Penal exige capacidad de culpabilidad en el momento de la comisión del hecho, el principio de coincidencia está descrito por la ley viola el principio del nullum crimen sine lege, y toda resolución que de lege ferenda pretenda imponerse, implicaría ampliar el momento temporal de la comisión del hecho, lo que quebraría el principio de culpabilidad con un consabido peligro para la seguridad jurídica (Lopez, 2016, pág. 50). 

De acuerdo con el principio de simultaneidad debe haber coincidencia temporal de cada uno de los elementos del delito entre sí. El principio de referencia exige que la realización de cada elemento esté unida a la realización de los otros elementos componiendo así el hecho punible, estos deben estar vinculados entre sí temporal y materialmente (Lopez, 2016, pág. 51).

En consecuencia, si no concurre voluntad y cognición certera en la realización del tipo o eventualmente un agravante como ocurre con el estado de ebriedad en el caso del feminicidio, y, por consiguiente, este sea involuntario no generado en razón de perpetrar un ilícito no corresponde afirmar delito, menos agravante. 

Art.- 108-B- Feminicidio

(…)

La pena privativa de libertad será no menor de veinticinco años, cuando concurra cualquier de las siguientes circunstancias agravantes:

(..)

9. Si el agente actúa en estado de ebriedad con presencia de alcohol en la sangre en proporción mayor de 0.25 gramos – litro, o bajo efecto de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o sintéticas. 

(..)

En otras palabras, si existe una absoluta incapacidad para que el sujeto pueda desenvolverse cuando esta con ingesta de alcohol, se produce una causa de la exclusión de la acción, es decir, no habrá voluntariedad final del sujeto, y ya no avanzaría en el análisis sistemática de la teoría del delito. Sería impune cualquier ilícito penal que pueda causarse en este estado. Ahora, si hay una relativa incapacidad del sujeto producida siempre por la ingesta de alcohol, donde el sujeto pueda comprender – no del todo – el carácter ilícito de su acto, tendrá que tener un efecto atenuativo a nivel de culpabilidad (Sánchez, 2014, pág. 718).

Por esa razón, labor del legislador, en razón de punibilizar actos preparatorios, imbricado a un propósito criminal. Sea esta como un tipo base o eventualmente una agravante. 

En efecto, como refiere Pérez López, no es factible sostener en el marco actual de la teoría del delito la imputación dolosa o culposa de hechos realizados en estado de incapacidad – parafraseando – sin una disposición legal que establezca la excepción, de ahí que sea necesaria una disposición, pues otra interpretación constituiría una inadmisible aplicación contra legem de la punibilidad y, por ende, una lesión al principio de legalidad penal. Ciertamente, Jakobs señala al respecto que la provocación de la perdida de la capacidad de culpabilidad supone un impulso a la naturaleza, y resultando este un riesgo no permitido que tiene lugar asimismo de manera antijuridica y culpable, constituye un comportamiento típico (Lopez, 2016, pág. 51). 

Por consiguiente, de no concurrir dicho propósito criminal, prescindir de la misma, a través de un error de tipo en el caso de una agravante. Dado que, dichas especificaciones normativas obedecen al carácter de un elemento normativo, razón por la cual, corresponde al juzgador evaluar si de los recaudos que obran, la puesta en ese estado es en razón certera de la comisión de un ilícito, caso contrario sería un despropósito afirmar la misma.

Puesto que, en nuestro Derecho los actos preparatorios no son, en general, punibles como regla general, siendo más bien atípicos, por ende, impunes, no podrán ser utilizados para fundamentar la aplicación de la actio libera in causa; ello es posible cuando su punición estuviese específicamente prevista como se ha indicado con anterioridad (Lopez, 2016, pág. 52).

3. Conclusiones

  • El actio libera in causa, es una institución jurídica, en razón de no dejar impune al que consciente y voluntariamente se pone en un estado absoluto de inconsciencia para realizar un ilícito, por consiguiente, buscar ser declarado exento de responsabilidad. Sin embargo, su lógica obedece a juzgar un acto anterior al concretamente realizado.
  • Es el legislador el que tenga a bien regular específicamente, actos preparatorios, en razón de ser generadores probables de ciertos ilícitos, en efecto, se requiere una especificación normativa, dado que, el acto libera in causa no obra en el Código Penal.

4. Referencias

Lopez, J. P. (2016). Las 15 eximentes de responsabilidad penal exhaustivo analisis doctrinario y jurisprudencial. LIMA: GACETA JURIDICA.

Meini, I. (2014). Lecciones de Derecho Penal – Parte General Teoría Jurídica del delito. Lima: Fondo Editorial PUCP.

Meini, I. (s.f.). DIVERSIDAD CULTURAL, IMPUTABILIDAD Y CULPABILIDAD.

Sánchez, J. R. (2014). Derecho Penal Parte General Volumen l. Lima: PACIFICO.