El derecho a un juez imparcial

0
152

CASACIÓN N° 726-2018 HUANCAVELICA  

Sumilla. 1. El acta de deslacrado, trascripción de audio y reconocimiento de voz fue de pleno conocimiento de la Juez e incluso, de una u otra forma, se pronunció sobre su contenido para evaluar el requerimiento de prisión preventiva.

2. El derecho al juez imparcial integra la garantía genérica del debido proceso. El Juez hade ser un tercero ajeno al conflicto que se le somete a consideración situado, de este modo, y en virtud de su “potestas”, supra partes y sin interés alguno, directo o indirecto, en el proceso, que no sea la estricta aplicación del ordenamiento jurídico. La salvaguarda de la imparcialidad (ajenidad respecto del objeto litigioso e independencia frente a las partes), entonces, tiene un carácter constitucional y, además, convencional.

3. La imparcialidad se garantiza a través de las instituciones de la inhibición y recusación –artículos 53 al 59 del Código Procesal Penal–, pero más allá de esta institución, la imparcialidad se erige en una garantía constitucional del proceso (artículo 139, numeral 3, de la Ley Fundamental y artículo I, numeral 1, del Título Preliminar del Código Procesal Penal), por lo que su inobservancia, conforme al artículo 150, literal d), del citado Código, acarrea la nulidad absoluta de la resolución que se emita.

4. Si bien un principio que informa al sistema de recursos es el de efecto parcialmente devolutivo, esto es, el tantum devolutum quantum apellatum, por imperio del artículo 409, apartado 1, del Código Procesal Penal, se reconoce una excepción. Reza este precepto que: “La impugnación confiere al tribunal competencia […] para declarar la nulidad en caso de nulidades absolutas o sustanciales no advertidas por el impugnante”.

El derecho al juez imparcial integra la garantía genérica del debido proceso. El Juez ha de ser un tercero ajeno al conflicto que se le somete a consideración situado, de este modo, y en virtud de su “potestas”, supra partes y sin interés alguno, directo o indirecto, en el proceso, que no sea la estricta aplicación del ordenamiento jurídico. La salvaguarda de la imparcialidad (ajenidad respecto del objeto litigioso e independencia frente a las partes), entonces, tiene un carácter constitucional y, además, convencional.

SENTENCIA DE CASACIÓN

VISTOS; en audiencia pública: los recursos de  casación por inobservancia de precepto constitucional y quebrantamiento de  precepto procesal, interpuestos por el señor FISCAL SUPERIOR DE  HUANCAVELICA y por el encausado ALVAR CAPCHA ORTIZ contra el auto  de vista de fojas setecientos cuatro, de dos de mayo de dos mil dieciocho,  que declaró nulo el auto de primera instancia de fojas trescientos setenta y  seis, de veintiocho de marzo de dos mil dieciocho, que dictó mandato de  prisión preventiva contra el encausado Alvar Capcha Ortiz por el plazo de  nueve meses; en el proceso penal incoado a este último por delito de  peculado doloso agravado en agravio del Estado.

FUNDAMENTOS DE HECHO

PRIMERO. Que mediante auto de fojas trescientos setenta y seis, de  veintiocho de marzo de dos mil dieciocho, se declaró fundado el  requerimiento de prisión preventiva solicitado por la Fiscalía Provincial  Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de  Huancavelica y se dispuso la prisión preventiva de Alvar Capcha Ortiz,  Wilfredo Gutiérrez Altez y Paul Armando Laime Ancalle por el plazo de  nueve meses. Contra este auto, los encausados interpusieron recurso de  apelación conforme es de verse del escrito de fojas cuatrocientos veintitrés  y cuatrocientos setenta y siete, respectivamente.

SEGUNDO. Que, tras la tramitación de la apelación, el Tribunal Superior  emitió el auto de vista de fojas setecientos cuatro, de dos de mayo de dos  mil dieciocho, que, de oficio, anuló el auto de primera instancia.  La Sala Superior precisó que la juez de primera instancia, al tiempo de  emitir el auto de prisión preventiva, se encontraba inmersa en la causal  prevista en el artículo 53, numeral 1, literal a), del Código Procesal Penal.  Además, señaló, al respecto, que la juez mantiene una relación afectiva con  el abogado del encausado Laime Ancalle; que de la transcripción de audio  y reconocimiento de voz se coligió ese vínculo sentimental y que la juez de  la causa, Pilar Huamán Baldeón, es la juez a la que hacía referencia, así  como que la testigo Edverina Ana Suarez Loardo acotó que la referida juez  es la esposa del letrado Héctor Zúñiga Zorrilla, abogado del encausado  Laime Ancalle. Finalmente, concluyó que por ello se vulneró el principio  de imparcialidad, a la vez que resaltó que la juez de la causa tramitó su  inhibitoria luego de resolver el requerimiento de prisión preventiva. 

TERCERO. Que el señor Fiscal Superior en su escrito de recurso de  casación de fojas ochocientos cuarenta y seis, de ocho de mayo de dos mil  dieciocho, denunció como motivos de casación: inobservancia de precepto  constitucional, vulneración de la garantía de motivación y apartamiento de  doctrina jurisprudencial (artículo 429, incisos 1, 4 y 5, del Código Procesal  Penal). Además, mencionó el acceso excepcional al recurso de casación y  citó, al efecto, el artículo 427, numeral 4, del Código Procesal Penal. Hizo  referencia a si cabía la nulidad de la resolución apelada (i) por un motivo  no alegado en la apelación y referido a la presunta falta de imparcialidad  del órgano jurisdiccional que emitió dicha resolución, y (ii) sin seguirse el  artículo 53, numeral 2 del Código Procesal Penal.

CUARTO. Que el encausado Capcha Ortiz en su escrito de recurso de  casación de fojas ochocientos setenta y ocho, de diecisiete de mayo de dos  mil dieciocho, invocó como motivos de casación: inobservancia de  precepto constitucional y quebrantamiento de precepto procesal (artículo  429, incisos 1 y 2, del Código Procesal Penal). Además, postuló el acceso  excepcional al recurso de casación y citó, al efecto, el artículo 427,  numeral 4, del Código Procesal Penal. Hizo una referencia a si la sola  sindicación de una relación sentimental entre la juez y uno de los letrados  de la causa es motivo incurso en el artículo 53, numeral 1, literal a, del  Código Procesal Penal, o si tal situación hace aplicable el literal e) del  artículo 53, numeral 1, del Código Procesal Penal. 

QUINTO. Que, conforme a la Ejecutoria Suprema de fojas noventa y ocho,  de veintiséis de abril de dos mil diecinueve –del cuadernillo formado en  esta instancia–, es materia de dilucidación en sede casacional:  

A. Las causales de inobservancia de precepto constitucional y  quebrantamiento de precepto procesal: artículo 429, numerales 1 y  2, del Código Procesal Penal.  

B. Los puntos materia de casación son:  

  • Determinar la pertinencia de la nulidad de actuaciones, la  fiabilidad de la información respecto a ese vínculo conyugal y la  legalidad del trámite seguido.  
  • Analizar la relevancia de la garantía del juez imparcial, el trámite  de su declaración y los poderes del Tribunal de Apelación. 

(…)

Descargue la resolución completa aquí: