Principio de oportunidad: Código Procesal Penal

0
18575
Principio de oportunidad Código Procesal Penal

Existen acciones infractoras de los ciudadanos que son sancionadas por las leyes de la Constitución peruana. Sin embargo, también existen recursos, que permiten brindar una nueva oportunidad a los mismos, corroborando que hayan aprendido la lección.

[Lee también:  ¿Qué es la litispendencia?] 

En ese sentido, se establece el principio de oportunidad.

En este artículo te explicamos los conceptos claves de dicho mecanismo según el Código Procesal Penal.

¿Qué significa principio de oportunidad?

El significado del principio de oportunidad nos remite a la función legal de este instrumento que permite al Estado brindar una respuesta a las diferentes expresiones de la criminalidad.

Así, mediante la Resolución de la Fiscalía de la Nación 1245-2018-MP-FN, publicada el 20 de abril de 2018 en el diario oficial El Peruano, el Ministerio Público aprobó el nuevo Reglamento de aplicación del principio de oportunidad y acuerdo reparatorio.

En dicho documento se establecen los criterios para la gestión eficaz de la aplicación del principio de oportunidad y acuerdo reparatorio en la investigación preliminar o diligencias preliminares, conforme a lo previsto en el artículo 2° del Código Procesal Penal.

¿Qué es el principio de oportunidad?

El principio de oportunidad es un método alternativo para poner fin de manera concisa a un conflicto. Es la facultad de no adelantar un proceso penal o iniciar un enjuiciamiento contra una persona por algún delito cometido de leve o mediana gravedad.

[Lee también: Sucesión intestada: ¿Qué es y cómo tramitarla?

Dicha alternativa de negociación se realiza previo acuerdo entre el imputado y el agraviado con la participación necesaria del fiscal, quien será la única autoridad competente para definir el acuerdo de oportunidad entre ambas partes.

¿Cómo funciona el Principio de Oportunidad?

El Ministerio Público puede declarar la pertinencia de la aplicación del principio de oportunidad en casos concretos. En consecuencia, dispondrá una citación y la realización de una audiencia única con el investigado o imputado, el agraviado y un tercero civil si lo hubiese.

Durante la audiencia, el investigado deberá reconocer, aceptar el delito cometido y arrepentirse del mismo. Asimismo, deberá confirmar el pago de una reparación civil.

Cumplido el pago de la reparación por el delito cometido, el fiscal dispondrá la conclusión del proceso y se archivará la denuncia impuesta, evitando así el establecimiento de un proceso penal.

¿Cuándo se aplica el principio de oportunidad?

El principio de oportunidad puede aplicarse en determinados conflictos. Es decir, un fiscal puede evitar iniciar un juicio contra una persona en los siguientes casos, según el inciso 1 del artículo 2 del Código Procesal Penal:

  • Casos que impliquen más de cuatro años de pena privativa de libertad.
  • Delitos que no impliquen una persecución.
  • Delitos contra el medio ambiente.
  • Conducción en estado de ebriedad.
  • Desobediencia a la autoridad.
  • Comisión de socorro.

[Lee también: Sucesión intestada: ¿Qué es y cómo tramitarla?

¿Cuándo NO APLICA el Principio de Oportunidad?

El principio de oportunidad no aplica cuando se hayan cometido delitos graves como homicidio.

Asimismo, cuando un funcionario público haya cometido un delito de cualquier grado. En estos casos no podrá realizarse ningún tipo de acuerdo, por lo que se deberá iniciar un proceso penal de manera directa.

De igual manera, cuando el imputado presenta condición de residente o habitual según los artículos 46-B y 46-C del Código Penal.

Finalmente, cabe precisar que el principio de oportunidad no será aplicado en casos que impliquen una pena de más de cuatro años de prisión preventiva.

¿Quiénes participan en una acuerdo de oportunidad?

Las partes que pueden estar presentes en una audiencia para un acuerdo de oportunidad son:

  • El fiscal
  • El imputado
  • El agraviado
  • La defensa legal
  • Tercero civil responsable

Algo más:

Cuando una persona afecta la integridad de los demás, las leyes del Estado imponen una sanción respectiva. Sin embargo, existen recursos que permiten darle un chance de aprendizaje a la misma.

En ese sentido, el principio de oportunidad debe ser valorado. A su vez, debe ser escogido con mucho tino por los fiscales para establecerse de manera debida ante los diversos tipos de conflictos que puedan presentarse en nuestra sociedad.

[También te puede interesar:3 casos que nos indican que estamos frente a una “laguna jurídica]