¿En qué consiste la responsabilidad restringida por la edad? [Casación 591-2019, Ica]

0
841
¿En qué consiste la responsabilidad restringida por la edad?

Loading

SENTENCIA CASACIÓN N.591-2019/ICA

Responsabilidad restringida  

Sumilla: 1. Sobre la exención incompleta de minoridad relativa de edad, que se erige en una causal de disminución de punibilidad –es una causa externa al delito–, este Supremo Tribunal ya se pronunció amplia y justificadamente en el Acuerdo Plenario 4-2016/CIJ-116, de doce de junio de dos mil diecisiete, publicado en el diario oficial “El Peruano” de diecisiete de octubre de dos mil diecisiete. Por la naturaleza de esta causal, que incide en la culpabilidad –propiamente en el la imputabilidad–, no puede justificarse una exclusión en función a la antijuridicidad del hecho; luego, no es de aceptarse esta excepción, en virtud al principio–derecho de igualdad, por lo que es pertinente aplicar el precepto en toda su dimensión. No consta ninguna razón adicional para variar esta doctrina legal. 2. El artículo 22 del Código Penal exige una disminución prudencial de la pena, siempre por debajo del mínimo legal pero observando la proporcionalidad adecuada al caso. Es de aplicación el artículo VIII del Título Preliminar del Código Penal. 3. Estando al número de intervinientes en el hecho, alque el delito quedó en grado de tentativa –no hubo posibilidad de disminución de la cosa sustraída–, que también es una causal de disminución de punibilidad conforme al artículo 16 del Código Penal –no fue materia de invocación expresa pero es de rigor aplicarla por imperio del artículo 397, numeral 1, última oración, del Código Procesal Penal–, y que carece de antecedentes, la pena concreta debe ser de siete años de privación de libertad.

SENTENCIA DE CASACIÓN

Lima, veintitrés de noviembre de dos mil veinte  

VISTOS; en audiencia pública: el recurso de casación por

apartamiento de doctrina jurisprudencial interpuesto por la defensa del encausado ERICK  MARLON VILCA JANAMPA contra sentencia de vista de fojas doscientos setenta,  de veintiocho de febrero de dos mil diecinueve, en cuanto revocando la sentencia  de primera instancia de fojas ciento setenta y cuatro, de nueve de noviembre de  dos mil dieciocho, le impuso, como coautor del delito de robo con agravantes en agravio de Alexander Juan Palacios Vílchez, doce años de pena privativa de  libertad, y fijó en tres mil ochocientos soles el monto por concepto de reparación  civil; con todo lo demás que al respecto contiene.  

Ha sido ponente el señor SAN MARTÍN CASTRO.  

FUNDAMENTOS DE HECHO

PRIMERO. Que el señor Fiscal Provincial de la Fiscalía Provincial Mixta de  Palpa por requerimiento de fojas una formuló acusación contra ERICK MARLON VILCA JANAMPA y otros como coautores del delito de robo con agravantes en  agravio Alexander Juan Palacios Vílchez.  

El Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Nasca mediante auto de  fojas cincuenta y dos, de veintidós de mayo de dos mil dieciocho, declaró la  procedencia del juicio oral.  

El Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial zona sur de Ica, tras el juicio oral,  público y contradictorio, con fecha nueve de noviembre de dos mil dieciocho,  dictó la respectiva sentencia de primera instancia de fojas ciento setenta y cuatro,  que, en lo pertinente, condeno a ERICK MARLON VILCA JANAMPA como coautor  del delito de robo con agravantes en agravio de Alexander Juan Palacios Vílchez.  Solo el encausado Quispe Soto, alegando inocencia, interpuso recurso de  apelación, conforme a su escrito de fojas doscientos diecinueve, de cinco de  diciembre de dos mil dieciocho; mientras que el Ministerio Público recurrió  respecto de la absolución dictada a favor de Jurado Quispe y de las penas  impuestas a los demás imputados. Ambos recursos fueron concedidos por auto de  fojas doscientos treinta y tres, de once de diciembre de dos mil dieciocho.  

SEGUNDO. Que la Sala Superior de Emergencia de la Corte Superior de Justicia  de Ica emitió la sentencia de vista de fojas doscientos setenta, de veintiocho de  febrero de dos mil diecinueve. Ésta, confirmó la sentencia de primera instancia,  de nueve de noviembre de dos mil dieciocho en el extremo de la condena, y  revocó la pena impuesta, reformó e impuso doce años de pena privativa de la  libertad.  

Contra la referida sentencia de vista la defensa del encausado ERICK MARLON  VILCA JANAMPA promovió el recurso de casación de fojas doscientos noventa y  uno, de diez de marzo de dos mil diecinueve, concedido por auto de fojas  trescientos cuatro, de veinte de marzo de dos mil diecinueve.  

TERCERO. Que al encausado Vilca Janampa, así como a sus coencausados Surco  Garamendi y Poma Jurado, se les atribuye lo siguiente:  

A. El diez de agosto de dos mil diecisiete, a las veintiún horas  aproximadamente, cuando el agraviado Alexander Juan Palacios Vílchez  estaba acompañado de su amiga Carmen y se encontraba por el malecón del  Río Palpa – Ica, donde estacionó la moto lineal que conducía con la finalidad  de orinar, en ese preciso momento se acercó un mototaxi color roja con toldo  blanco que transitaba con la luz apagada y circulada por el citado malecón  del puente Palpa con dirección a Llauta.  

B. Cuando el referido mototaxi se acercó al lugar donde estaba el agraviado,  descendieron raudamente cuatros sujetos, los que posteriormente fueron  identificados como Luis Miguel Jurado Quispe, Joel Quispe Soto, Erick  Marlon Vilca Janampa y Vidal Marcos Surco Garamendi, mientras el  acusado Nilton César Poma Jurado, quien conducía el mototaxi de placa de rodaje siete mil trescientos noventa y cinco guión uno B, los esperaba con el  motor encendido. 

C. El acusado Surco Garamendi cogoteó al agraviado, lo tumbó al suelo, y le  exigió le entregue todo su dinero y el celular que portaba, mientras los  acusados Quispe Soto y Vilca Janampa, los cuales usaban pasamontañas, le  rebuscaban los bolsillos y le sustrajeron su billetera conteniendo veinte soles.  El acusado Vilca Janampa lo despojó de las llaves de la moto, mientras el  acusado Jurado Quispe le sacó la bujía de la moto para evitar que encienda.  Acto seguido, los cuatro acusados subieron al mototaxi y fugaron por la pista  del malecón hacia Llauta.  

D. Una vez que los acusados fugaron, el agraviado Palacios Vílchez se  incorporó, tomó un mototaxi y se dirigió a la Comisaría de Palpa donde  denunció los hechos. Con la policía salió a patrullar y a unos quinientos  metros de la curva de Carapo se divisó el mototaxi utilizada por los  asaltantes que circulaba con dirección a Llauta. Es así que fueron en su  persecución y se pudo intervenir a los imputados, a los cuales reconoció el  citado agraviado. En el asiento posterior del vehículo menor intervenido se  encontró la mochila del agraviado, y en la cabina del conductor, lado derecho  debajo de la batería, se halló un pasamontaña y, por la declaración de Quispe  Soto y Vilca Janampa, se ubicaron la llave de la moto y la billetera sustraída  del agraviado.  

CUARTO. Que la defensa de los encausados Vilca Janampa, Surco Garamendi y  Poma Jurado en su escrito de recurso formalizado de fojas doscientos noventa y  uno, de diecinueve de marzo de dos mil diecinueve, como causa petendi (causa de  pedir) denunció infracción de precepto material, vulneración de la garantía de  motivación y apartamiento de doctrina jurisprudencial (artículo 429, incisos 3, 4  y 5, del Código Procesal Penal).  

Indicó que la sentencia de vista estimó probado el dolo a partir del  conocimiento de las normas como una presunción iure et de iure; que no se aplicó  debidamente el Acuerdo Plenario 4-2016/CIJ-116, respecto a la aplicación del  artículo 22 del Código Penal; que la motivación es incongruente en orden al  juicio de medición de la pena.  

QUINTO. Que, cumplido el trámite de traslado a las partes recurridas, este  Tribunal de Casación, por Ejecutoria Suprema de fojas cuarenta y cuatro, de seis  de diciembre de dos mil diecinueve, del cuadernillo formado en esta sede  suprema, declaró parcialmente bien concedido el citado recurso por la causal de  apartamiento de la doctrina jurisprudencial (artículo 429, inciso 5, del Código Procesal  Penal).  

El Tribunal Superior en la sentencia recurrida habría inaplicado el Acuerdo  Plenario 4-2016/CIJ-116, respecto de la causal de imputabilidad restringida reconocida por el artículo 22 del Código Penal, lo que exige el control casacional  correspondiente. Por ende, este motivo, sin duda, solo se extiende al encausado  Vilca Janampa, quien según la acusación fiscal contaba con veinte años cuando  se cometió el delito atribuido. La única causal de casación viable es, por tanto, la  prevista en el inciso 5 del artículo 429 del Código Procesal Penal.  

SEXTO. Que instruido el expediente en Secretaría y señalada fecha para la  audiencia de casación el día dieciséis de noviembre del presente año, ésta se  realizó con la concurrencia de la defensora pública del encausado Vilca Janampa,  doctora Judith Rebaza Antúnez, cuyo desarrollo consta en el acta  correspondiente.  SÉPTIMO. Que, cerrado el debate, deliberada la causa en secreto ese mismo día,  de inmediato y sin interrupción, y producida la votación respectiva, se acordó por  unanimidad pronunciar la correspondiente sentencia de casación en los términos  que a continuación se consignan. Se programó para la audiencia de lectura de la  sentencia el día de la fecha.

(…)

Descargue la resolución completa aquí: