¿En qué consiste la suficiente actividad probatoria de cargo? [Recurso de Nulidad N° 745-2018, Lima Sur]

0
518
¿En qué consiste la suficiente actividad probatoria de cargo?

Loading

RECURSO DE NULIDAD N.º 745-2018 / LIMA SUR

SUFICIENTE ACTIVIDAD PROBATORIA DE CARGO

Sumilla. El reconocimiento a nivel policial del hecho incriminado ante el fiscal, adquirió entidad probatoria, que se ha mantenido durante el proceso, aun cuando haya cambiado su versión de los hechos, pues estos no configuran prueba de descargo suficiente. Por lo que, se desvirtuó lapresunción de inocencia. 

Lima, veintiocho de marzo de dos mil diecinueve  

 VISTO: el recurso de nulidad interpuesto

por la defensa del sentenciado SAÚL MOHAMED LEÓN GUZMÁN, contra la  sentencia del seis de diciembre de dos mil diecisiete (foja 545), emitida  por la Sala Penal Transitoria de la Corte Superior de Justicia de Lima Sur,  que lo condenó como coautor del delito contra el patrimonio, en la  modalidad de tentativa de robo con agravantes, en perjuicio de  Javier Melgarejo Hebert; y como tal le impuso ocho años de pena  privativa de libertad; con lo demás que al respecto contiene.  

Intervino como ponente la jueza suprema CASTAÑEDA OTSU.  

CONSIDERANDO

FUNDAMENTOS DEL RECURSO DE NULIDAD

PRIMERO. La defensa técnica del condenado León Guzmán en su  recurso de nulidad formalizado (foja 559) solicitó que se le absuelva de  los cargos y sostuvo lo siguiente:  

1.1. No se valoró que el agraviado indicó que el recurrente no  ingresó al local; tampoco, las declaraciones de los efectivos policiales  en el juicio oral.  

1.2. El agraviado no se ratificó de su denuncia penal. Además, no  está demostrado que haya usado fuerza o violencia en su contra.  1.3. No tenía conocimiento que sus compañeros iban a robar en la  vidriería.  

IMPUTACIÓN FÁCTICA 

SEGUNDO. Se atribuyó a Saúl Mohamed León Guzmán que el treinta y  uno de julio de dos mil diez, aproximadamente a las once horas con  veinte minutos, intentó despojar con violencia y a mano armada,  conjuntamente con Juan Gabriel Siancas Luque y el menor Carlos  Lennon Gonzales Correa, las pertenencias de Javier Melgarejo Hebert,  cuando los tres, a bordo del motocar de placa MG-56093, se dirigieron  a la vidriería ubicada en el asentamiento humano Trébol Azul,  manzana D, lote 05, en el distrito de San Juan de Miraflores, lugar en el  que el agraviado laboraba como ayudante e ingresaron al local el  sentenciado León Guzmán y Siancas Luque, quienes solicitaron al  agraviado que arregle la moto, pero ante su negativa, se retiraron.  

Luego de diez minutos volvieron al establecimiento y entraron el menor  Carlos Lennon Gonzales y Juan Gabriel Siancas, mientras que León  Guzmán esperaba dentro de la moto en el asiento del piloto. Dentro  del local, el primero cogió del cuello al agraviado y lo amenazó con  un desarmador, mientras que el segundo, le retiró el celular del bolsillo.  El agraviado se defendió y al salir del local logró pedir auxilio a sus  vecinos, quienes detuvieron a los dos sujetos en el interior del  establecimiento, mientras que León Guzmán huyó en la mototaxi,  siendo intervenido a pocas cuadras del lugar y en dicho vehículo menor se le encontró una mochila con los materiales de trabajo del  agraviado.  

FUNDAMENTOS DEL SUPREMO TRIBUNAL

TERCERO. La presunción de inocencia está reconocida en nuestra  Constitución Política en el literal e, inciso 24, artículo 2, que consagra:  “Toda persona es considerada inocente mientras no se haya  declarado judicialmente su responsabilidad”. Y en el artículo II, del  Título Preliminar, del Código Procesal Penal (CPP). 

De ello se advierte que –como bien ha desarrollado la Corte  Interamericana de Derechos Humanos y la doctrina nacional– el  principio de presunción de inocencia tiene diversas manifestaciones.  

La primera, como regla de tratamiento del imputado1. La segunda  como regla de prueba2, en este caso, se exige que la carga de la  prueba recaiga en el órgano que acusa, y que ante cualquier duda  debe ser usada en su beneficio.

Por último, como regla de juicio. Esta última manifestación, impone al  juzgador analizar si la prueba de cargo es suficiente para demostrar la culpabilidad del imputado, caso contrario no será procedente  condenarlo, sino absolverlo3. Es decir, se requiere el grado de certeza  en la prueba, que signifique prueba más allá de toda duda razonable,  con el que se acrediten los hechos constitutivos del delito, y siempre  que no consten hechos impeditivos o extintivos de la responsabilidad4.  

CUARTO. Del análisis de los actuados y la valoración de la prueba  configurada en la sentencia impugnada, se advierte que tanto el  delito como la responsabilidad penal del recurrente León Guzmán,  están acreditados con su manifestación policial (foja 11), con la versión  del agraviado y las de los otros participantes.  

QUINTO. En efecto, el recurrente, ante el fiscal, indicó que el día de los  hechos se encontró con sus compañeros por las inmediaciones del  Hospital María Auxiliadora y acordaron robar el local, definieron que él  iba a esperar en la puerta con la mototaxi para la huida; también,  señaló que primero se acercaron al local, pero tuvieron que retirarse y  que luego al regresar, se quedó en la moto y sus compañeros  ingresaron, uno de ellos usó un desarmador para lograr el robo.  SEXTO Con ello, la versión fáctica del agraviado, quién brindó su  manifestación policial en ausencia del fiscal, adquiere relevancia  probatoria, pues narró los hechos conforme lo sostuvo León Guzmán.

En sentido similar, tenemos la manifestación policial de Siancas Luque  (foja 07) y la declaración del menor Gonzales Correa (foja 14), quienes,  ante el fiscal, relataron la forma y circunstancias de la participación de  León Guzmán, así como el momento en el cual el menor, usando un  desarmador, cogió por el cuello al agraviado.

(…)

Descargue la resolución completa aquí: