¿Entrevista en cámara Gesell es válida aunque no se filmó? [Casación 727-2020, Callao]

0
593
Entrevista en cámara Gesell es válida aunque no se filmó

Loading

Lima, uno de septiembre dos mil veintiuno

VISTOS; en audiencia privada: los recursos de casación por inobservancia de precepto constitucional interpuestos por el encausado JOSÉ LUIS PULACHE ANTÓN y por el señor FISCAL SUPERIOR DEL CALLAO contra la sentencia de vista de fojas ciento ochenta y ocho, de siete de agosto de dos mil veinte, que confirmando en un extremo y revocando en otro la sentencia de primera instancia de fojas sesenta y siete, de quince de julio de dos mil diecinueve, condenó a José Luis Pulache Antón como autor del delito de actos contra el pudor con agravantes en agravio de J.P.M.F.M. a siete años y seis meses de pena privativa de libertad y tratamiento terapéutico, así como al pago de cinco mil soles por concepto de reparación civil; con todo lo demás que al respecto contiene.

[Lee también:  ¿Cámara Gesell es prueba preconstituida? [Casación N° 21 – 2019, Arequipa]

Ha sido ponente el señor San Martín Castro.

FUNDAMENTOS DE HECHO

PRIMERO. Que, según la acusación fiscal de fojas cuatro, de diecisiete de septiembre de dos mil dieciocho, el encausado JOSÉ LUIS PULACHE ANTÓN el día diecisiete de marzo de dos mil dieciocho, como a las once horas con treinta minutos, en un cuarto del predio ubicado en el jirón Alfonso Ugarte número seiscientos veintisiete, segundo piso, del distrito de Bellavista – Callao, realizó tocamientos en el pecho (por debajo de la ropa), pierna y vagina (por encima de la ropa) a la menor J.P.M.F.M., de once años de edad. Asimismo, luego de ponerla en sus piernas, la besó en los labios, lo que provocó el llanto de la agraviada y su posterior rechazo, a la vez que le pidió que se retire del lugar, mientras el imputado le rogó que lo perdonara y que no le contara lo sucedido a sus progenitores. ∞ La conducta del imputado se llevó a cabo aprovechando la relación de amistad con los padres de la agraviada en vista que, en diversas oportunidades, se quedaba a solas con la víctima y su hermano menor en el interior de la vivienda, lo que le daba una posición de confianza respecto de la indicada agraviada. Ella en su declaración en cámara Gesell expresó que el imputado acudía a su casa una vez al mes o cada dos o tres meses y que la cuidaba.

SEGUNDO. Que, respecto del trámite de la causa, se tiene lo siguiente:

1. La acusación fiscal de fojas tres, de diecisiete de septiembre de dos mil dieciocho, atribuyó a José Luis Pulache Antón la autoría del delito de actos contra el pudor, previsto en el tercer y último párrafo del artículo 176-A del Código Penal, concordante con el artículo 173 del citado Código. Solicitó diez años de pena privativa de libertad y el pago de quince mil soles por concepto de reparación civil.

2. La sentencia de primera instancia de fojas sesenta y siete, de quince de julio de dos mil diecinueve, condenó al encausado Pulache Antón a diez años de pena privativa de libertad y tratamiento terapéutico, así como fijó en cinco mil soles el monto por concepto de reparación.

[Lee también:  ¿En qué consiste la entrevista cámara Gesel? (Casación N.° 1668-2018, Tacna)]   

∞ Sus fundamentos son los que a continuación se detallan:

A. La manifestación de la agraviada, como único testigo de los hechos, cumplió con los factores de certeza previstos en el Acuerdo Plenario 02- 2005/CJ-116.

(i) En lo que respecta a la incredibilidad subjetiva, no se advirtió que la defensa adujo que la menor actuó por motivos de odio, resentimiento, enemistad u otros de carácter espurio, por el contrario existía una buena relación con la menor y la familia, al punto que el imputado, en varias ocasiones, se quedó al cuidado de los hijos menores de la familia.

(ii) En cuanto a la verosimilitud del testimonio de la menor, conforme a lo informado por la perito psicóloga, su relato fue coherente, lógico para su edad, orientada en tiempo, espacio y persona, adecuada apariencia de acuerdo a su edad; asimismo, también dio cuenta de la afectación psicológica de tipo emocional, cognitiva, compatible a evento de tipo sexual. Las apreciaciones periciales coinciden con la entrevista única de cámara Gesell, de veintisiete de junio de dos mil diecinueve, en la que la agraviada proporcionó explicaciones de la agresión que dotan de coherencia interna a su declaración. Asimismo, existe corroboración por parte de los padres de la menor Janeth Bety Purizaca Sánchez y Carlos Janampa Huaracaya quienes confirman el contenido del relato de su hija y dan cuenta de la buena relación que tenían con el imputado. También existe corroboración por parte de Rocío Janampa Huaracaya y Adriana Janampa Huaracaya, hermanas del padre de la menor, quienes informaron que encontraron a la menor llorando a causa del imputado y que les relató la agresión sufrida.

(iii) Finalmente, sobre la persistencia en la incriminación, se cuenta con entrevista única en cámara Gesell y entrevista en consultorio psicológico, ambas coincidentes en su contenido y también en las apreciaciones de los especialistas.

B. La defensa argumentó que no hubo una intervención policial propiamente dicha sino que el encausado Pulache Antón se personó voluntariamente a la Comisaria. Señaló que él estaba en casa de unos amigos jugando con la menor agraviada, cuando ella de improviso le dio un beso, por lo que se asustó ante el llanto de la menor; que la entrevista en cámara única no fue filmada; que no existe principio de espontaneidad porque su declaración se llevó a cabo luego de más de un año.

[Continúa…]

[También te puede interesar: Valoración conjunta de la prueba [Recurso de Nulidad 1768-2018, Callao]

Descarga el PDF completo aquí