Ernesto Blume sobre demanda competencial: TC tiene una responsabilidad histórica

0
2560

Loading

El presidente del Tribunal Constitucional, Ernesto Blume, se pronunció sobre la
demanda competencial contra el Ejecutivo interpuesta por Pedro Olaechea, la
cual será revisada el 29 de octubre.

Al respecto, sostuvo que su entidad tiene una “responsabilidad histórica” sobre
la confrontación entre exparlamentarios y el Ejecutivo liderado por Martín
Vizcarra, luego que este tomara la decisión de disolver el Congreso.

Blume explicó que de ser admitida la demanda, el proceso para resolverse
tardaría hasta cuatros meses. Indicó que durante este plazo el Ejecutivo podría
pronunciarse sin tener que esperar 30 días. En seguida, señaló que –en
consecuencia- el TC realizaría una audiencia para analizar el caso.

Desde su punto de vista personal, el presidente del Tribunal Constitucional dijo
que la máxima autoridad constitucional debe emitir un pronunciamiento lo más
pronto posible. De esta manera, podrá esclarecer el panorama controversial
latente.

Incorporación de Ortiz Zevallos

Previamente, el primer tema a debatir por el TC fue la incorporación del primo de Pedro
Olaechea, Gonzalo Ortiz de Zevallos, a las filas de dicha entidad jurídica.

Durante una sesión llevada a cabo el 18 de octubre se resolvió que Gonzalo Ortiz no será
incorporado al TC como magistrado. La votación respectiva fue de cinco magistrados en
contra, y dos a favor.

Disolución del Congreso

Recordemos que la demanda competencial que se evaluará el 29 de octubre en el TC gira en torno a la medida dictaminada por el presidente Martín Vizcarra durante su último Mensaje a la Nación brindado hasta el momento: la disolución del Congreso de la República.

El mandatario indicó que su disolución dictada se dio de manera fáctica, luego que el
Parlamento ignoró su pedido de realizar las elecciones del TC de manera más transparente.

Algo más

El pronunciamiento del Tribunal Constitucional sobre la demanda competencial contra el
Ejecutivo es importante, ya que es el organismo máximo que interpretará a cabalidad la legalidad de la misma.

Hasta el momento, le va diciendo que no -figurativamente- al actual Congreso disuelto.