GENERACIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS Y GESTIÓN MUNICIPAL EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

0
1227

Loading

POR: HERNAN RUIZ BRAVO

Abogado por la Universidad Cesar Vallejo, con estudios de maestría en Derecho Procesal en la UNMSM.  Investigador, asesor académico de la asociación Iuxta Legem UNFV y Miembro de la Sociedad Peruana de Derecho (SPD).

Los residuos sólidos se generan todos los días y van desde actividades cotidianas hasta los procesos más complejos de producción. Por ello, el Programa Nacional de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNMA: 2020) en estos tiempos de pandemia ha recomendado a los gobiernos considerar la gestión de los residuos sólidos como un servicio público y especial, ello para minimizar los efectos secundarios en la salud y el medio ambiente ante un posible rebrote.

Los residuos sólidos no solo son una problemática de generación de desechos sino también de gestión. Los países que tienen más problemas de gestión de residuos, como advirtió el Banco Mundial (2018) son los países de bajos recursos, como el Perú, donde el 90% de los desechos no se gestiona adecuadamente. La inadecuada gestión de los residuos sólidos produce daños a la salud de las personas, el medio ambiente, el clima y al desarrollo de los pueblos.

Solo para tener una idea de la problemática que tenemos en el Perú sobre la generación y la gestión de los residuos sólidos, de acuerdo a la información del Ministerio del Ambiente (2016) se generaron más de 7,000 toneladas de residuos sólidos urbanos, del total 18, 7% son inorgánicos que podrían ser reciclados, pero solo se recoge el 1.9%, la diferencia termina en los ríos, botaderos o cualquier espacio público. Un dato más, cada habitante de Lima y Callao produce 870 gramos de residuos sólidos al día.

Desde la orden emitida por el Gobierno Central, mediante el Decreto Supremo N° 044-2020-PCM, publicado en el diario oficial El Peruano el 15 de marzo de 2020, la población del país ha tenido que cambiar su dinámica de vida, y quedarse en sus casas. La pandemia del COVID-19 no solo exige inmovilización de las personas sino también exige que el gobierno a través de sus autoridades sectoriales garantice a la población una adecuada gestión de los residuos sólidos.

Una inadecuada gestión de los residuos sólidos puede generar que los residuos se conviertan en vectores de contagio del Covid-19. Ello, porque durante la pandemia del covid-19 se generan residuos sólidos contaminados y comunes (no contaminados). Lo primeros son los que se generan en los establecimientos de salud (EESS) y también en los domicilios de las personas con positivo de COVID-19; y los residuos comunes, que se generan en los domicilios de personas no contagiadas Covid-19.  La debida gestión y la disposición final de los residuos es la respuesta efectiva para evitar el contagio.

Por ello, la recomendación del PNMA a los gobiernos para que tomen las medidas de seguridad necesarias para el recojo de residuos sólidos para prevenir el contagio del Covid- 19, porque este virus puede sobrevivir en objetos y superficies durante un tiempo prolongado, veamos su tiempo de vida:

MATERIAL TIEMPO DE VIDA
Acero inoxidable 3 días
Plástico 3 días
Cartón y papel 1 día
Cobre 4 horas
Ropa No se conoce

Fuente: BBC New Mundo (2020)

La Organización de las Naciones Unidas (ONU: 2020) señaló que la gestión eficaz de residuos biomédicos y hospitalarios requiere de un proceso de identificación, recogida, separación, control, almacenamiento transporte, tratamiento y eliminación, otros aspectos importantes también son la protección, la desinfección y capacitación del personal. En Perú, la gestión de residuos hospitalarios está a cargo de las autoridades de los establecimientos de salud (EESS) o la Empresa Operadora de Residuos Sólidos (OR-RS) y se realiza de acuerdo al Norma Técnica de SALUD n.° 144-MINSA-/2018/DIGESA.

En lo que respecta a residuos domiciliarios, los generados en los mercados, los residuos comerciales y los residuos de limpieza en áreas públicas, la gestión recae en los municipios. Por ello, artículos como mascarillas, guantes, medicamentos y demás provenientes de personas con COVID-19 o personas sospechosas del virus deben ser tratados como desechos peligrosos y deben eliminarse por separado (su disposición final debe realizarse en rellenos de seguridad o mixtos que cuenten con celdas de seguridad).  Esto es, deben almacenarse por separado de los otros residuos domésticos comunes.

  1. ¿CÓMO PUEDE AYUDAR LA CIUDADANIA A LOS TRABAJADORES MUNICIPALES DEL SERVICIO DE LIMPIEZA Y RECOJO DE RESIDUOS SOLIDOS PARA QUE NO SE CONTAGIEN CON COVID-19?

El Art. 85° del Decreto Legislativo n.° 1501 que modifica el Decreto Legislativo n.° 1278, que aprueba la Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos establece al igual que PNMA (2020) que la gestión de residuos solidos es un servicio esencial, básico y prioritario cuya continuidad debe estar garantizada por los gobiernos locales en el marco de las situaciones de emergencia decretadas por el gobierno nacional y/o autoridades sectoriales.

La decisión es acertada, porque los residuos se generan todos los días, básicamente los domiciliarios y los hospitalarios en estos tiempos de pandemia. Sin embargo, que el servicio de limpieza y la gestión de residuos sólidos esté garantizado por los gobiernos municipales (residuos municipales) en estos tiempos de pandemia no nos debe hacer olvidar de los problemas que teníamos antes de la pandemia en lo que respecta a la gestión de los residuos sólidos.

El problema que tenemos la ciudadanía respecto de la gestión de residuos es falta de conciencia ciudadana y empatía con el personal municipal que labora en el recojo de residuos sólidos. Y ello se manifiesta cuando cada ciudadano solo busca deshacerse de los residuos generados, sin preocuparse por el medio ambiente y del personal que labora en el recojo de los residuos, esto es no realiza segregación de la fuente.  

Como se conoce, no todos los pacientes confirmados de COVID-19 se encuentran en los Establecimientos de Salud (EESS), al igual que los sospechosos y los asintomáticos están en sus domicilios haciendo cuarentena. Ello, nos dice que estos ciudadanos generan residuos domiciliarios contaminados o infectados de COVID-19 (mascarillas, guantes, medicamentos). Y los gobiernos municipales en el ámbito de sus competencias tienen que recoger residuos domiciliarios contaminados y no contaminados. Lo cual exige de gran responsabilidad.

Frente a esta situación, ¿Qué podemos hacer los ciudadanos con familiares con COVID-19 para evitar que trabajadores municipales de limpieza, recojo y transporte de residuos se contagien de COVID-19? El Minam (2020) ha recomendado lo siguiente:

  1. Los pacientes y familiares que generan residuos (pañuelos, utensilios, toallas, mascarillas u otro material que se vaya a desechar), deben colocarlos en una bolsa de polietileno y amarrarla. Luego se debe rociar sobre la bolsa el 1% de solución de lejía (hipoclorito de sodio).
  2. A continuación, disponer de un tacho que contenga otra bolsa. Deposita allí los residuos y amárrala. Esto dará mayor seguridad durante su traslado. Recuerda que una vez cerradas, no debes abrirlas por ningún motivo.
  3. Después de su uso, el tacho debe ser lavado y desinfectado con el 1% de solución de lejía (hipoclorito de sodio).
  4. Culminado el procedimiento, lavarse las manos con agua y jabón por 20 segundos. De no contar con agua utilice alcohol en gel.

Por nuestra parte, se considera que estos residuos sólidos domiciliarios son peligrosos, y eso significa que no se debe realizar la segregación de la fuente. Además, el Minam en coordinación con Digesa deben aprobar un protocolo para el manejo de residuos sólidos domiciliarios provenientes de pacientes confirmados con COVID-19, sospechosos y asintomáticos, ello para evitar el contagio de los trabajadores municipales.

Huimán (2020) señaló que los residuos domésticos que provengan de personas con COVID-19 deben ser almacenados en bolsa plástica previamente rociada con lejía, luego que la bolsa esté llena en un 60% de su capacidad, debe ser amarrada con doble nudo y nuevamente rociada con lejía en el exterior, para finalmente ser puesta en una segunda bolsa (otra bolsa) y ser rociada con lejía su exterior.

Se recomienda que la bolsa de residuos que provenga de personas con COVID-19 debe tener identificación (bolsa color roja), debe ser almacenada en lugares seguros de la vivienda, para que los niños o las mascotas no tengan contacto. La entrega de los residuos debe realizarse después de transcurrido de 72 horas, ello para advertir al personal municipal que los residuos provienen de personas confirmadas de COVID-19, casos sospechosos o asintomáticos.

Cuando no existan familiares infectados de COVID-19, se debe cumplir con el programa nacional de segregación de la fuente impulsado por el Ministerio del Ambiente desde 2011, y ello significa seguir cumpliendo con las tres  tareas básicas: (a) la segregación de la fuente, (b) almacenamiento y, (c) la entrega de los residuos sólidos, pero como estos tiempos de pandemia como está suspendido la recolección selectiva de materiales limpios para ser comercializados, se debe realizar la segregación y el almacenamiento de los residuos limpios en un lugar seguro hasta que se restablezca el servicio.

  1. ALGUNAS RECOMENDACIONES A LOS GOBIERNOS LOCALES

En lo que respecta a la gestión de los residuos sólidos domiciliarios los gobiernos locales tienen tres problemas neurálgicos: (a) la precariedad laboral en que labora el personal municipal; (b) la infraestructura para la disposición final de los residuos sólidos, (c) la falta de programas alternativos de gestión de residuos al uso de rellenos sanitarios (el procedimiento “oficial” es el uso de rellenos sanitarios).

La precariedad es una problemática evidente en los trabajadores municipales que realizan trabajos de limpieza y recojo de residuos sólidos, porque laboran muchas veces sin sus Equipos de Protección de Trabajo (EPP), y en estos tiempos de pandemia se necesita que sean dotados de sus EPP, que sean capacitados de manera permanente en la manipulación de residuos domiciliarios.

La falta de infraestructura para la disposición final de los residuos municipales es otro de los problemas. En Perú existen 1874 municipios y 1585 botaderos “un municipio un botadero” y solo 52 infraestructuras de disposición final de residuos que incluye: (a) rellenos sanitarios (para residuos municipales), (b) rellenos de seguridad (residuos peligrosos), (c) rellenos mixtos (para residuos municipales y no municipales); en lo que respecta a rellenos de escombreras (para residuos provenientes de construcción y demolición) no existe ninguno. De las 52 infraestructuras que se tiene, no todos están en perfecta operatividad algunas ya han colapsado y están terminando su vida útil.

 Las municipalidades deben impulsar programas alternativos de gestión de residuos al uso de rellenos sanitarios, porque si bien es cierto esta técnica (relleno sanitario) permite evitar la propagación de malos olores, roedores, plagas, etcétera. No es la mejor solución al problema, porque también contamina las tierras que podría utilizarse en el futuro. Y no es efectiva, a pesar que las normas técnicas exigen que los rellenos sanitarios lleven una manta plástica en la parte inferior para evitar filtraciones y contaminación al suelo.

Nuestra recomendación a los gobiernos locales en estos tiempos de pandemia es:

  1. Garantizar el servicio de barrido de calles y recojo de residuos sólidos, transporte y disposición final de los mismos.
  2. Comunicar a la población de su jurisdicción los cambios de horario del recojo de residuos, ello para evitar la acumulación de basura en las calles.
  3. Capacitar a los trabajadores municipales, sobre la manipulación de residuos sólidos.
  4. Dotar a los trabajadores municipales de Equipos de Protección Personal (EPP) necesarios (guantes, mascarillas, lentes) para prevenir que contraigan enfermedades durante su labor. Verificar también el uso correcto de los EPP.
  5.  En la disposición final de los residuos, supervisar que el confinamiento sea inmediato y desinfectar la maquinaria. De igual modo las unidades que transportan los residuos.
  6.  Respecto a los gobiernos locales que no se ubican en Lima y Callao, utilizar el presupuesto que sea necesario para garantizar el adecuado manejo de los residuos domiciliarios.
  7.  La construcción de los futuros rellenos sanitarios debe contar con celdas de seguridad para que se puedan disponer residuos peligrosos como los generados de situaciones atípicas como la pandemia.
  8.  REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Banco Mundial (20 de septiembre de 2018). Los desechos: un análisis actualizado del future de la gestión de los desechos sólidos. https://www.bancomundial.org/es/news/immersive-story/2018/09/20/what-a-waste-an-updated-look-into-the-future-of-solid-waste-management

BBC New Mundo ( 21 de marzo de 2020). Coronavirus: cuánto tiempo sobrevive el virus causante de covid-19 en distintas superficies. Recuperado de https://www.bbc.com/mundo/noticias-51955233

Huiman, A. (02 de mayo de 2020). Gestión de residuos sólidos en tiempos de COVID-19. Recuperado de https://www.pucp.edu.pe/climadecambios/entrevistas/gestion-de-residuos-solidos-en-tiempos-de-covid-19/

Ministerio del Ambiente (23 de marzo de 2020). Como tartar los residuos si algun familiar presenta síntomas de Coronavirus? Recuperado de https://www.gob.pe/institucion/minam/noticias/109817-como-tratar-los-residuos-si-algun-familiar-presenta-sintomas-de-coronavirus

Organizacion de las Naciones Unidas (1 de abril de 2020) ¿Como hacer la gestion de residuos durante la pandemia del coronavirus? Recuperado de https://news.un.org/es/story/2020/04/1472202

ONU Programa para el medio ambeinte (24 de marzo 2020). La gestión de residuos es un servicio público esencial para superar la emergencia de COVID-19. https://www.unenvironment.org/es/noticias-y-reportajes/comunicado-de-prensa/la-gestion-de-residuos-es-un-servicio-publico-esencial