Homicidio calificado: Presunción de inocencia, convalidación de elementos de prueba y sindicación en su contra [Casación 703-2019, Pasco]

0
538
Homicidio calificado Presunción de inocencia Casación 703-2019, Pasco

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL TRANSITORIA

Homicidio calificado 

Sumilla. La presunción de inocencia del recurrente se desvirtúa con la sindicación realizada en su contra, la cual se convalida con otros elementos de prueba que lo vinculan al delito imputado; lo cual es suficiente para validar la decisión condenatoria impugnada. 

Lima, diecisiete de diciembre de dos mil veinte.

VISTO: el recurso de nulidad interpuesto por la defensa técnica del procesado Julio Nazario Gálvez Espinoza contra la sentencia del catorce de enero de dos mil diecinueve (foja mil trescientos noventa y siete), que condenó a su patrocinado como autor del delito contra la vida, el cuerpo y la salud, en su modalidad de homicidio calificado, en perjuicio de Feliciana Delia Mendoza Espinoza y Teófila Máxima Mendoza Espinoza, y como tal se le impuso dieciocho años de pena privativa de la libertad, y se le fijó en ocho mil cuatrocientos soles el monto que como reparación civil deberá pagar favor de los herederos legales de las víctimas. Y oído el informe oral. Intervino como ponente el juez supremo Prado Saldarriaga. 

[Lee también: Homicidio Calificado: ¿Cómo se determina la complicidad secundaria? [Recurso de Nulidad 58-2021, Lima Sur]

CONSIDERANDO 

Primero. La defensa técnica del encausado Julio Nazario Gálvez Espinoza, en su recurso formalizado (foja mil cuatrocientos cuarenta y tres), alegó que: 

1.1. La manifestación de Jesús Alfredo Bedoya Anastares se realizó sin la presencia de un abogado defensor por lo que no resulta idónea.

1.2. En los protocolos de necropsia no se ha evidenciado que existan indicios de lesiones por arma de fuego; asimismo, tampoco se ha descrito la causa de muerte de las occisas. Esta situación no permite emitir una sentencia condenatoria en contra de su patrocinado.

1.3. Además, refirió que Jesús Alfredo Bedoya Anastares en ningún extremo de su declaración ha indicado que su patrocinado Julio Nazario Gálvez Espinoza haya participado en la muerte de las dos féminas.

1.4. Finalmente, señala que el testigo Jesús Alfredo Bedoya Anastares no se ratificó en lo señalado en su manifestación policial respecto a su patrocinado; máxime si dicho testigo fue coaccionado físicamente para inculpar a su patrocinado.

[Lee también: Homicidio calificado: prevalencia de la presunción de inocencia [Recurso de Nulidad 523-2020, Junín]

Segundo. La Fiscalía Superior Mixta Descentralizada de Pasco, al presentar acusación, determinó que, aproximadamente a las diecisiete horas del diecisiete de septiembre de mil novecientos noventa y siete, cuando las agraviadas se dirigían a su domicilio ubicado en la localidad de Pucurhuay, Ticlacayán, en Pasco, fueron interceptadas por los autores de su muerte a la altura de la quebrada de Gallanmachae o Yanamito; fecha desde la cual se desconoció su paradero. Sus cadáveres fueron encontrados después de casi tres años, el nueve de marzo de dos mil, totalmente descompuestos entre unos arbustos en una cueva en la quebrada de Cuyuma o Paragsha, jurisdicción del centro poblado menor de Chinchán-Huariaca, en Pasco. 

Tercero. De la revisión y el análisis de autos, se advierte que la comisión del delito de homicidio calificado (previsto en el inciso tres, del artículo ciento ocho, del Código Penal) está acreditada indubitablemente con los protocolos de necropsia de las víctimas Feliciana Delia Mendoza Espinoza y Teófila Máxima Mendoza Espinoza (véase a fojas quinientos treinta y cuatro, y quinientos treinta y siete, respectivamente), donde se consigna que los cadáveres fueron hallados en total estado de descomposición, en una cueva pequeña de un cerro en el lugar denominado Cuyuma, caserío de Chinchán, en el distrito de Huariaca (véase el acta de hallazgo y levantamiento de cadáveres a fojas quince y dieciséis). 

[Continúa]

[También te puede interesar: Homicidio calificado: ¿qué se debe entender por alevosía? [Casación 826-2018, Ventanilla]

Descarga el PDF completo aquí