Importancia de la motivación de la sentencia – extorsión agravada

0
11
Importancia de la motivación de la sentencia, extorsión agravada

RECURSO DE CASACIÓN 129-2017 LAMBAYEQUE

Por disposición de la Sala Penal Permanente de esta Suprema Corte, tengo el honor de dirigirme a usted, a fin de REMITIR a fojas 10, copia certificada de la Ejecutoria Suprema de fecha 04 de Octubre de 2017, recaída en el Recurso de Casación N° 129-2017, en el proceso signado en el número 2805-2012, seguido contra Brigido Perales Villa y Percy Armando Camac Román por el delito contra el patrimonio- extorsión agravada- en agravio de José Luis Ayala Villena, en donde declararon NULA la sentencia de fecha 28 de Octubre de 2016, DISPUSIERON se realice un nuevo juicio oral de apelación, para conocimiento y fines pertinentes.

Importancia de la motivación de sentencia

Sumilla. 1. La debida motivación descansa tanto en la declaración de hechos probados cuanto en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas materiales que rigen tanto el injusto penal y la culpabilidad cuanto las reglas sobre la medición judicial de la pena, así como los criterios de imputación civil y quantum de la reparación civil. 2. El examen de la presunción de inocencia importa un triple control: juicio sobre la prueba, juicio sobre la suficiencia y juicio sobre la motivación y su razonabilidad.

SENTENCIA DE CASACIÓN

VISTOS; en audiencia pública los recursos de casación interpuestos por la defensa técnica del procesado Brigido Perales Villa y por el procesado Percy Armando Camac Román, contra la sentencia de vista número doscientos treinta y dos-dos mil dieciséis, de fojas ciento diecinueve, del veintiocho de octubre de dos mil dieciséis, que confirmó la sentencia contenida en la resolución número seis del veintidos de julio de dos mil dieciséis, emitida por el Juzgado Penal Colegiado de Chiclayo, que condena a los sentenciados apelantes Brigido Perales Villa y Percy Armando Camac Román, como coautores del delito contra el patrimonio en su figura de extorsión agravada, en perjuicio de José Luis Ayala Villena; y como a tales les impuso quince años de pena privativa de libertad y fijó en la suma de Stres mil quinientos soles el monto de la reparación civil que deberán abonar solidariamente a favor del agraviado; con lo demás que al respecto contiene.

FUNDAMENTOS DE HECHO 

Primero. Que la Primera Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque, emitió la sentencia de vista de fojas ciento diecinueve, del veintiocho de octubre de dos mil dieciséis, que confirmó la sentencia de primera instancia de fojas cuarenta y nueve, de veintidós de julio de dos mil dieciséis, y en consecuencia condenó a Brigido Perales Villa y Percy Armando Camac Román como coautores del delito contra el patrimonio en su figura de extorsión agravada en perjuicio de José Luis Ayala Villena. Contra esta sentencia de vista interpusieron recurso de casación los citados encausados.

Segundo. Que, según los cargos objeto de procesamiento, acusación, Juicio y sentencia, se advierte que el nueve de abril de dos mil doce como a las diecinueve horas, el denunciante José Luis Ayala Villena, recepcionó una llamada telefónica a su celular número 981612843, procedente del número 943349146; que al contestar dicha llamada, estar era realizada por una persona de sexo masculino, quien con palabros soeces e irreproducibles lo conminaba y exigía un pago extorsivo de diez mil nuevos soles para no atentar contra su vida, la de su fømilia y en el local de su restaurant ubicado en la ciudad del Pimentel; que al cortar la comunicación y al no contestar las posteriores llamadas empezaron a enviarle mensajes de textos extorsivos al teléfono felular antes mencionado; conforme el agraviado así lo señaló en el Acta de denuncia verbal número setenta y uno-doce (ante la DIVICAJ – Dpto. Extorsiones). Posteriormente el agraviado ha continuado recibiendo llamadas con contenido extorsivo, exigiéndole el pago de un cupo, bajo amenaza. Luego de varias horas de negociación el extorsionador aceptó se le cancelara la suma de dos mil quinientos nuevos soles y otorgándole para tal efecto un número de cuenta bancaria del Banco INTERBANK N° 720-300876349-4 y que aparecía a nombre de una persona de apellido «Espinoza» y donde el agraviado consignó la suma de dos mil quinientos nuevos soles, luego que el extorsionador le exigiera pagar esa suma de dinero, bajo amenaza de muerte. Recibida la información de las empresas de telefonía, se tomó conocimiento que el teléfono celular 943349146, de donde se efectuaron las llamadas extorsivas, estaba registrado a nombre de la persona de Manuel Alberto Sánchez Pereda; asimismo, efectuado el levantamiento del secreto bancario de la cuenta N° 720-300876349-4, emitida por el Banco INTERBANK, donde el agraviado deposito la suma de dos mil quinientos nuevos soles, a fin de evitar un daño contra su persona y la de su familia, esta se encontraba registrada a nombre de Elena Yadira Espinoza Chávez. Posteriormente al recibirse la declaración de la imputada Elena Yadira Espinoza Chávez, esta manifestó que la cuenta bancaria N° 720 3008763494 del Banco Interbank le pertenece, manifestando que las circunstancias de aquél depósito se debió a que su amigo Percy Armando Camac Román, le solicitó a su esposo Brigido Perales Villa que le facilitara su cuenta bancaria, para recepcionar en ella un depósito de dinero que le sería enviado por un familiar. Luego tanto Camac Román/como su esposo Brigido Perales Villa concurrieron a la entidad bancária para retirar el dinero depositado que fue entregado a Percy Armando Camac Román. Recibida la declaración de Brigido Perales Villa, éste manifestó que en el mes de abril del dos mil doce, su amigo Percy Camac Román le preguntó si tenía una cuenta de ahorro porque su pareja le iba a depositar un dinero desde Tacna, comentando dicho pedido a su –esposa Elena Yadira Espinoza Chávez, quien le proporcionó su tarjeta y su clave, para, luego, concurrir el diez de abril de dos mil doce, con Percy Camac Román, al cajero del banco Interbank ubicado en el centro comercial Multiplaza y retirar la suma de mil quinientos nuevos soles, y entregársela a Camac Román. Al día siguiente, el once de abril de dos mil doce se dirigieron nuevamente al cajero de Interbank y retiraron la suma de mil nuevos soles, dinero que también entrego a su amigo Percy Camac Román. Recibida la declaración de Percy Armando Camac Román, éste refirió que en el mes de abril de dos mil doce, el día seis o siete de dicho mes, recibió una llamada de su amigo «Alex», quien le dijo que le haga un favor, ya que se encontraba en Chiclayo, y le pidió que le busque una cuenta para depositar una plata, ya que su esposa se encontraba en estado (gestación); contactándose con su amigo Brigido Perales Villa, quien a la vez se comunicó con su amigo «Alex», pactando la entrega de una comisión por el envío del dinero. En base a los hechos expuestos se declaró la intervención conjunta en el presente hecho ilícito (extorsión) de Percy Armando Camac Román y Brigido Perales Villa.

Tercero. Que la defensa técnica del procesado Brigido Perales Villa, en su pecurso de casación de fojas ciento veintinueve, introduce dos motivos: vulneración de diversas garantías constitucionales como la presunción de inocencia y la debida motivación de las resoluciones Judiciales. Sostiene que no se realizó una adecuada valoración de los medios probatorios que obran en autos, por lo cual no se ha demostrado la responsabilidad que se le imputa a su patrocinado por el delito de extorsión, debiendo por ende, prevalecer la presunción de inocencia. Que la ausencia de una adecuada valoración probatoria también generó que la sentencia recurrida carezca de una debida fundamentación, no existiendo coherencia interna ya que los supuestos allí descritos no se ajustan a la realidad de los hechos probados. El procesado Percy Armando Camac Román, en su recurso de casación de fojas ciento treinta y siete, alega dos motivos de casación: vulneración de la garantía constitucional de presunción de inocencia e inobservancia de la garantía de motivación. Al respecto señala que en autos no existen elementos probatorios que demuestren SU responsabilidad penal; que la sentencia carece de una debida motivación y se vulneró el artículo VII, inciso tres, del Título Preliminar del Código Procesal Penal al momento de rechazar una prueba de defensa (testimonial de Alexander Gutiérrez Suárez).

(…)

Descargue la resolución completa aquí: