Indulto, amnistía y derecho de gracia: ¿en qué se diferencian?

0
6890

Loading

Según la constitución peruana, el indulto es una facultad que le corresponde exclusivamente al Presidente de la República. Dicho beneficio consiste en perdonar al condenado la pena impuesta por un delito de un hecho en concreto. Es decir, el indulto corresponde al perdón de una pena para un caso específico. De concederse por el Presidente, debe de liberarse al preso de manera inmediata.

Cabe indicar que el indulto no inhibe la consideración de la realización de un delito. Solo se le libera de la sanción.

Existen dos tipos de indultos:

Indulto simple: Aplica para todos los casos a excepciones de algunos establecidos en la
ley.
Indulto humanitario: Aplica para tres supuestos. En caso de enfermedad terminal,
grave enfermedad (degenerativa o incurable), afectados con un trastorno (crónico,
irreversible y degenerativo).

Para que un indulto sea procesado es necesario que se remita una solicitud a la Comisión de Gracias Presidenciales del Ministerio de Justicia. Esta agrupación enviará un informe favorable o desfavorable al ministro de Justicia para su recomendación al Presidente de la República.

En caso que la persona indultada sea procesada por otro delito, no podrá solicitar el beneficio de un indulto.

Amnistía

La amnistía refiere al perdón de la realización del delito en sí. Para ello, se requiere que el
Congreso emita una ley de amnistía la cual permita a los procesados ser considerados
inocentes. En consecuencia, se busque la libertad de dichos imputados.

Derecho de gracia

En tanto, el derecho de gracia también es una facultad del Presidente de la República. A
diferencia del indulto, en la cual es necesario que exista una condena, en el derecho de gracia no existe una condena. Pese a esto, el acusado se encuentra en prisión. En ese sentido, el derecho de gracia se sustenta en el exceso de carcelería, el cual es considerado por el Presidente.

Algo más

Cualquiera de estos beneficios está en manos de un solo poder del Estado representante.
Dependerá de este los años de prisión que pase un imputado debidamente o de forma
excesiva.