Jueza renuncia por no poder ejercer su cargo con independencia judicial

0
226
Jueza renuncia por no poder ejercer su cargo con independencia judicial

Loading

La administración de justicia se ve comprometida cuando los principios son amenazados, afectando la integridad del sistema judicial. La jueza renuncia por no poder ejercer su cargo con independencia judicial, evidenciando la dificultad de mantener la justicia sin este pilar fundamental. Más detalles aquí.

Abrumada por la presión de un Magistrado de la Corte Suprema, una juez civil de circuito del primer distrito judicial, Ana Isabel Terán, quien tenía una larga trayectoria en el sistema judicial, se vio compelida a renunciar recientemente. Jueza renuncia por no poder ejercer su cargo con independencia judicial, ya que no podía cumplir con los atributos establecidos por la Constitución Política. La independencia judicial de los jueces es crucial, y sin ella, la justicia se convierte en una burla.

[Lee también: Juez ordena paralizar minería de oro ilegal]

Es lamentable que, la perturbación y la obstrucción de la buena administración de justicia en Panamá, se pueda dar por presiones de magistrados de la Corte, cuando ellos deben ser los primeros que deben enarbolar la independencia judicial y el fortalecimiento de la sana administración de justicia. La jueza renuncia por no poder ejercer su cargo con independencia judicial, evidenciando la dificultad de mantener la justicia sin este pilar fundamental.

Algunos jueces que, resisten las llamadas o mensajes para que decidan en tal o cual dirección en determinados expedientes y bajo amenazas de expulsión del sistema, se enfrentan gallardamente a estos asquerosos métodos que, se siguen utilizando en detrimento de la administración de justicia, no obstante , tal es la presión y las amenazas que tienen que optar por salir abruptamente del sistema para poder evadir el compromiso y deterioro de su salud.

Uno de los casos conflictivos que, atendía la juez sexta de circuito es; el muy conocido proceso de Mueblería Unión y Financiera la única, donde el Magistrado de marras, ha desplegado sin mayor rubor, acciones antiprocesales, entre ellas, no separarse del conocimiento del caso, a pesar de innumerables recusaciones interpuestas en su contra, interferir en los jueces inferiores y además no ser juez, sino parte de ese proceso, llevándose por la banda las elementales garantías procesales y generando con ello desasosiego y violencia.

[Lee también: Jueza ordena detención de sujeto que amenazó a su pareja durante audiencia virtual]

El proceso como institución, se sostiene en tres garantías fundamentales que son las siguientes:

1.- La independencia judicial
2.- La imparcialidad
3.- La Imparcialidad

Un juez o magistrado que, atente contra uno de esos pilares, desvirtúa al proceso y hace ilusoria la paz pública, porque aniquila la justicia, de la cual surge la paz y el sosiego. ¡Así de sencilla es la cosa!

Fuente: El Periódico de Panamá.

[También te puede interesar: Corte IDH: Perú no vulneró los derechos de un juez destituido por falta grave (caso Cajahuanca Vásquez vs. Perú)]

Conoce más notas aquí

Conoce Diplomados de Derecho y Gestión aquí