La complicidad en el delito de peculado

0
1161
La complicidad en el delito de peculado

CASACIÓN N.° 102-2016 LIMA

Sumilla:

La complicidad en el delito de peculado se da desde la etapa de preparación del hecho hasta antes de la consumación, siendo el cómplice primario (o necesario) aquel que desde dicha etapa aporta al hecho principal, una contribución sin la cual el delito no hubiera sido posible de cometer; estando compuesto por dos elementos, a saber: i) La intensidad objetiva de su aporte al delito, vale decir que sin este el hecho no hubiera podido cometerse, y ii) El momento en que realiza su aporte, el mismo que debe ser anterior a la ejecución y en algunos casos hasta durante la ejecución del mismo, pero en este último caso se debe verificar que no tuvo dominio del hecho, en tal caso respondería como autor.

SENTENCIA DE CASACIÓN

VISTOS; en audiencia pública, el

recurso de casación para desarrollo de doctrina jurisprudencial, en  razón del recurso de casación interpuesto por la defensa técnica de la  sentenciada VIOLETA ROCÍO RENTERÍA VALDELOMAR, contra la sentencia  de fojas trescientos ochenta y tres, de veintisiete de enero de dos mil  quince, que confirmó la sentencia apelada de fojas doscientos  cuarenta y dos, de doce de noviembre de dos mil catorce, en el  extremo que condenó a la citada acusada como cómplice  primariodel delito contra la administración pública – peculado, en  agravio del Estado, a cuatro años de pena privativa de libertad  suspendida por el periodo de tres años bajo reglas de conducta e  inhabilitación por dos años. Interviene como ponente la señora Jueza  Suprema CHÁVEZ MELLA

CONSIDERANDO

HECHOS MATERIA DE IMPUTACIÓN

PRIMERO: La recurrente, Violeta Rocío Rentería Valdelomar, quien  laboraba en la OCI–FAP como “Habilitada”, tenía en su poder el dinero asignado a la Unidad por concepto de “fondo para pagos en  efectivo”; quien entregaba diversos montos y/o pagaba con dinero  del fondo, los gastos que verificaba Hernán Eduardo Javier de Souza  Peixoto Zumaeta.  

En el periodo comprendido entre noviembre de 2003 a diciembre de  2004, coadyuvó a su coprocesado Hernán Eduardo Javier De Souza  Peixoto Zumaeta – Jefe del OCI-FAP, para que utilizara dichos fondos  en beneficio propio y de terceros; así como, haberle entregado  diversas sumas de dinero y haber asumido gastos particulares a cuenta  del referido fondo.

ITINERARIO DEL PROCESO DE PRIMERA INSTANCIA

SEGUNDO: Citando los hechos antes mencionados se formuló  requerimiento acusatorio de fojas uno, imputando a VIOLETA ROCÍO RENTERÍA VALDELOMAR, la comisión del delito contra la administración  pública – peculado doloso Simple [primer párrafo del artículo 387, del  Código Penal], en calidad de cómplice primario, en agravio del  Estado.

TERCERO: Luego de haberse llevado a cabo la audiencia preliminar de  control de acusación, el Segundo Juzgado de Investigación  Preparatoria Especializado en Delitos Cometidos por Funcionarios  Públicos de la Corte Superior de Justicia de Lima, dictó auto de  enjuiciamiento [fojas ochenta y nueve], en contra de VIOLETA ROCÍO RENTERÍA VALDELOMAR, como cómplice primaria del delito contra la  administración pública – peculado doloso simple [primer párrafo del  artículo 387, del Código Penal], en agravio del Estado.

CUARTO: El día 30 de octubre de 2013, el Segundo Juzgado  Unipersonal Especializado en Delitos cometidos por Funcionarios  Públicos de la Corte Superior de Justicia de Lima, emitió el auto de  citación a juicio oral [fojas cien], el mismo que fue reprogramado por  resolución tres de cinco de febrero de dos mil catorce -fojas noventa y  ocho- y luego nuevamente reprogramado por resolución número  cuatro de doce de mayo de dos mil catorce -fojas noventa y nueve-. Tras  la realización del juicio oral, dictó sentencia el 12 de noviembre de  2014 -fojas doscientos cincuenta y siete- que:

  • Declaró prescrita la acción  penal en el proceso seguido contra Hernán Eduardo Javier De Souza  Peixoto Zumaeta y Violeta Rocío Rentería Valdelomar, por el delito  contra la fe pública – falsedad ideológica [primer párrafo del artículo  428, del Código Penal], en agravio del Estado.
  • Absolvió a Lázaro  Pazos Acosta de la acusación fiscal en calidad de cómplice  secundario del delito contra la administración pública – peculado  [artículo 387 del Código Penal], en agravio del Estado Peruano.
  • Condenó a Hernán Eduardo Javier De Souza Peixoto Zumaeta y  Violeta Rocío Rentería Valdelomar como autor y cómplice primario  respectivamente, por la comisión del delito contra la Administración  Pública – peculado [artículo 387, del Código Penal], en agravio del  Estado Peruano; y les impuso cuatro años de pena privativa de  libertad suspendida en su ejecución por el periodo de prueba de tres  años, bajo el cumplimiento de reglas de conducta; inhabilitación por  dos años y fijó en S/ 95,000.00 (noventa y cinco mil soles) el monto por  concepto de reparación civil que deberán abonar en forma solidaria.

QUINTO: Para condenar a la acusada Violeta Rocío Rentería  Valdelomar, el Juzgado Unipersonal, argumentó que se acreditó que se desempeñó en el cargo de“Habilitada” de la Oficina de Control  Institucional de la FAP. De acuerdo a la Directiva FAP N.° 170-31 y  Directiva N.° 170-3, fue la encargada para los pagos en efectivo;  asimismo, custodiaba y entregaba dinero para gastos, elaboraba las  rendiciones de cuenta del Fondo para gastos en efectivo. Por otro  lado, conforme a la Directiva FAP N.° 170-31 numeral 8, del literal a),  del punto 6, y la Directiva FAP N.° 170-3 de fecha 31 de agosto de  2004, fue encargada de la custodia y rendición de cuentas del fondo  para pagos en efectivo, por el periodo de imputación; mediante  Resolución Directoral N.° 1181 DIDE, de 24 de noviembre de 2003 y la  Resolución Directoral N.° 0026-DIDE-2003-CG, se designó a la acusada  como encargada para el pago de Fondo en efectivo de la OCI-FAP;  el testigo Meneses Garay sostuvo que la acusada era quien pagaba  por los productos que compraba la OCI FAP; igualmente el testigo  Melesio Garay señaló que las boletas se las entregaba a la acusada.  Por lo que, se tiene por acreditado que la acusada Violeta Rocío  Rentería Valdelomar, colaboró a fin de que el acusado Hernán  Eduardo Javier De Souza Peixoto Zumaeta, como titular de la Unidad  de la OCI FAP, teniendo la función de la administración y custodia de  los Fondos para pagos en efectivo de la OCI FAP; se apropie de la  suma de S/ 65,614.50 soles, a través de gastos por consumo, abarrotes  y boletas falsificadas.

ITINERARIO DEL PROCESO EN SEGUNDA INSTANCIA

SEXTO: Contra la citada sentencia, el representante del Ministerio  Público y la defensa técnica de los sentenciados Hernán Eduardo  Javier De Souza Peixoto Zumaeta y Violeta Rocío Rentería Valdelomar fojas trescientos seis-, interpusieron recurso de apelación; en el caso de Rentería Valdelomar solicitó su absolución, por cuanto el cómplice  primario realiza un aporte necesario para la comisión del delito, pero  no participa en la ejecución del mismo; además este aporte tiene que  ser necesariamente doloso de conformidad con el artículo 25, del  Código Penal; es decir, tiene que tener conocimiento necesario o al  menos prever por razón de su cargo, de que su concurso implicará la  comisión de un evento delictivo; sin embargo, nunca tuvo  conocimiento de que se estuviera cometiendo algún delito, por el  contrario se encontraba aprobada por directivas internas de la FAP y  el clasificador maestro de gastos del sector público, no existiendo  complicidad a título de negligencia.

SÉPTIMO: El Segundo Juzgado Unipersonal Especializado en Delitos  cometidos por Funcionarios Públicos de la Corte Superior de Justicia de  Lima, por resolución de veinticuatro de noviembre de dos mil catorce – fojas trescientos diecisiete- concedió los recursos de apelación  interpuestos; y, mediante resolución de veintisiete de enero de dos mil  quince -fojas trescientos sesenta y tres-, la Sala Penal de Apelaciones de la  Corte Superior de Justicia de Lima señaló fecha para la audiencia de  apelación de sentencia, la que se realizó conforme al acta de 05 de  marzo de 2015 -fojas trescientos setenta y tres-; y, su continuación de 12 de  marzo de 2015 -fojastrescientos setenta y siete- y dieciséis de marzo de 2015  -fojas trescientos ochenta y uno- con la intervención del representante del  Ministerio Público, los sentenciados Hernán Eduardo Javier De Souza  Peixoto Zumaeta y Violeta Rocío Rentería Valdelomar y sus abogados  defensores.

(…)

Descargue la resolución completa aquí:

0 0 vota
Article Rating
Suscríbase a
Notificar a
guest
0 Comments
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios