La medida cautelar en el derecho procesal: ¿qué es y cuáles son sus requisitos?

0
6308
La medida cautelar en el derecho procesal ¿qué es y cuáles son sus requisitos

Loading

Descubre en esta nota el significado y los requisitos que deben cumplirse para que pueda ser impuesta a favor del sujeto demandante. Ingresa aquí.

Durante un proceso legal se pueden plantear diversas medidas para asegurar un procedimiento rápido y sin daños. Entre ellas, la medida cautelar.

En este artículo explicaremos su significado y los requisitos que deben cumplirse para que pueda ser impuesta a favor del sujeto demandante.

¿Qué significa medida cautelar?

La medida cautelar es un instrumento precautorio utilizado en un proceso para garantizar el futuro resultado o parte resolutiva del mismo.

[Lee también: Litispendencia: ¿Qué es y cuáles son sus efectos?]

Se dictan para proteger los derechos que se declararán o serán reconocidos en un proceso, y tienen peculiaridades propias según la naturaleza del proceso en que se dicten. En determinados casos sirven como medio para asegurar la prueba al admitir la existencia de una apariencia de derecho y peligro que puede significar la demora producida por la actuación de la prueba; están reguladas en el Código Procesal Civil del Perú y en el Código Procesal Penal del Perú, en este último son reconocidas como medidas de coerción procesal o medidas cautelares reales civiles, una u otra denominación se utiliza para referirse a las medidas cautelares. 

Es adoptada por el órgano jurisdiccional a solicitud de la parte interesada con el fin de conservar, prevenir o asegurar los derechos o intereses en el transcurso de un proceso. Son dictadas mediante resoluciones judiciales.

Requisitos de las medidas cautelares

Según el artículo 635° del Código Procesal Civil, todos los actos relativos a la obtención de una medida cautelar conforman un proceso autónomo.

En tal sentido, con respecto a  su tramitación o procedimiento, el proceso cautelar es independiente del proceso principal, y debe cumplir ciertos requisitos establecidos en el código procesal, entre ellos:

Instrumental: No se puede requerir de forma independiente, sino que está ligada o depende de un proceso principal.

Provisional: La medida garantiza la efectividad de una sentencia llegándose a extinguir cuando se dicta la misma.

Proporcional: Debe ser correspondiente a los fines que se persiguen. Es decir, debe tener relación directa y equivalente acorde al caso.

¿Qué medidas cautelares regula el Código Procesal Penal y Código Procesal Civil? 

El Código Procesal Penal del Perú regula las siguientes medidas:  

– El embargo (arts. 302, 303, 304, 305, 306, 307, 308 y 309). Vinculado al aseguramiento del pago de la multa, la reparación civil y las costas procesales (Gálvez 2013: 689 y 691).

[Lee también: Reserva del fallo condenatorio: ¿Qué es y cuándo la dispone un juez?]

– El secuestro conservativo de vehículos motorizados de servicio de transporte (D. Leg. n.o 1190). Debemos tener en consideración que el secuestro de vehículo también se encuentra regulado en el artículo 647 del Código Procesal Civil del Perú.

– La orden de inhibición (art. 310 del Código Procesal Penal). Que impide realizar actos de disposición o de gravamen sobre bienes sujetos al pago de la reparación civil o sujetos a decomiso.

– Anotación preventiva (art. 15.1 del Código Procesal Penal y art. 673 del Código Procesal Civil).

– Medida cautelar genérica. No prevista en el derecho procesal penal (regulada en el art. 629 y 1.a disposición final del Código Procesal Civil), para asegurar de la forma más adecuada y razonable el cumplimiento de la decisión definitiva.

– Medida de no innovar. Prevista en el artículo 687 del Código Procesal Civil. Se busca mantener los hechos en el estado en que se encuentran al momento en que se solicita la medida. Esta medida no se encuentra regulada en el Código Procesal Penal del Perú.

Presupuestos legales para el otorgamiento de las medidas cautelares

– Existencia de indicios de criminalidad(fumus delicti comissi), que consiste en la existencia de indicios racionales de criminalidad —es la denominada «apariencia y justificación del derecho subjetivo»—, que en el proceso penal importa […] «una razonada atribución del hecho punible a una persona determinada». Ha de existir, pues, una imputación formal contra una persona determinada. El juicio de probabilidad delictiva es mencionado por el artículo 303.3 del NCPP, aun cuando se refiere solo al embargo y, por extensión expresa, a la orden de inhibición. El fumus debe referirse, de un lado, a un delito que haya ocasionado un daño o perjuicio material o moral; y de otro, a que los referidos indicios —ciertamente, «procedimentales»— evidencien una relación de causalidad contra el sujeto contra el que se adoptan: imputado o tercero civil. No es necesaria una acreditación específica cuando se dicta sentencia condenatoria, aun cuando fuera impugnada. 

[Lee también: ¿Qué es una demanda competencial?

– Peligro en la demora (periculum in mora), es el peligro o daño jurídico derivado del retardo del procedimiento. Consiste en el riesgo de daño para la efectividad de la tutela judicial pretendida en el proceso principal. Se debe acreditar la concreta probabilidad de que se produzcan, durante la pendencia del proceso, situaciones que impidan o dificulten la eficacia del procedimiento penal y civil de condena, que pueda incorporar a la sentencia penal —peligro de infructuosidad—. En el proceso penal, se concreta por el «peligro de fuga» o de ocultamiento personal o patrimonial del imputado [Vicente Gimeno Sendra, Ibidem, p. 592]. Lo relevante del periculum es la comprobación de la extensión del daño causado por el imputado como consecuencia del delito perpetrado. Pero, también, el tiempo que dure el proceso, cuyo retraso puede hacer ineficaz la respuesta jurisdiccional si no se adoptan medidas tendentes a mantener la situación presente, o a evitar maniobras lesivas para los derechos de la víctima —en el caso del lavado de activos, al Estado— derivadas del comportamiento del imputado (Poder Judicial 2011, considerando 19.o ).

¿Quién dicta la medida cautelar?

Según el artículo 608 del Código Procesal Civil, el  juez competente debe dictar la medida cautelar:

“Artículo 608º.- Juez competente, oportunidad y finalidad. El juez competente para dictar medidas cautelares es aquel que se encuentra habilitado para conocer de las pretensiones de la demanda. El juez puede, a pedido de parte, dictar medida cautelar antes de iniciado el proceso o dentro de este. Todas las medidas cautelares fuera de proceso, destinadas a asegurar la eficacia de una misma pretensión, deben solicitarse ante el mismo juez, bajo sanción de nulidad de las resoluciones cautelares dictadas. El solicitante debe expresar claramente la pretensión a demandar. La medida cautelar tiene por finalidad garantizar el cumplimiento de la decisión definitiva”. 

Algo más:

La medida cautelar puede ser solicitada antes o durante un proceso judicial. El juez decidirá si procede o no la misma.

[También te puede interesar: ¿Por qué es tan difícil probar el acoso laboral o mobbing? [BIEN EXPLICADO]