La posesión en el Código Civil Peruano: Definición, modalidades y tipos

0
160
La-posesion-en-el-Codigo-Civil-Peruano-Definicion-modalidades-y-tipos

Loading

La posesión, como figura jurídica, es propia de los derechos reales, y resulta fundamental al relacionarse con el derecho de propiedad. Por ello, en esta nota 

¿Qué es la posesión según el Código Civil Peruano?

La posesión es el acto de tener un bien o una cosa. Esta persona puede usar, disfrutar, disponer el bien o cosa, sin que necesariamente sea el propietario.

Para bienes inmuebles (terrenos y casas), un contrato que se relaciona mucho con la posesión es el contrato de alquiler o arrendamiento.

Según el artículo 896 del Código Civil, la noción de la posesión se indica así: “La posesión es el ejercicio de hecho de uno o más poderes inherentes a la propiedad”.

[Lee también: Derecho de Propiedad: ¿Qué es y cuáles son sus características?]

Además, la posesión es una expresión del derecho de propiedad por ello su definición se relaciona a la noción de propiedad, según se señala en el artículo 923: “La propiedad es el poder jurídico que permite usar, disfrutar, disponer y reivindicar un bien. Debe ejercerse en armonía con el interés social y dentro de los límites de la ley”.

Modalidades de posesión según el Código Civil Peruano

Las modalidades que adopta la posesión en el Código Civil se relacionan con los atributos de la propiedad, es decir, el uso, disfrute o goce, disposición y reivindicación. 

Tipos de posesión según el Código Civil Peruano

Existen las siguientes clases de posesión en el Código Civil:

1. Posesión inmediata y posesión mediata

Según el artículo 905 del Código Civil, “es poseedor inmediato el poseedor temporal en virtud de un título. Corresponde la posesión mediata a quien confirió el título”.

Si la norma señala que el poseedor mediato es quien confiere el título significa que, en principio, podría ser el “propietario del bien” y uno de los poderes que estaría ejerciendo este propietario sería el de goce o disfrute ya que este atributo implicaría obtener un beneficio del bien; por ejemplo, la celebración de un contrato de arrendamiento.

Si la norma indica que el poseedor inmediato es aquel poseedor temporal en virtud de un título, significa que este poseedor ejerce uno de los atributos del bien.

[Lee también: ¿Cuáles son los alcances del derecho de propiedad sobre un inmueble?]

Según la doctrina nacional, el ejercicio de la posesión se presenta bajo dos aspectos:

a) La posesión en nombre propio, eso es, la que se realiza por el sujeto actuante, quien se desempeña con título y obrando para sí; y,
b) La posesión en nombre ajeno, en la que quien posee es un tercero que actúa en nombre del titular.

Por ejemplo, se puede denominar poseedores inmediatos al arrendatario, el usufructuario, el comodatario, el depositario; y poseedores mediatos al arrendador, el usufructuante, el comodante, entre otros.

2. Posesión ilegítima de buena fe y posesión ilegítima de mala fe

La posesión legítima es la que se fundamenta sobre un derecho debidamente constituido en el fondo y en la forma bajo las condiciones del acto jurídico.

La posesión ilegítima, por el contrario, es la que presenta vicios o deficiencias sustantivas. El acto jurídico invalidado por la incapacidad de una de las partes; la falta de título o el título nulo; la inobservancia de las formalidades prescritas por la ley o la imposibilidad de transferir un bien determinado.

Según el artículo 906 la posesión ilegítima es de buena fe:

“Cuando el poseedor cree en su legitimidad, por ignorancia o error de hecho o de derecho sobre el vicio que invalida su título”.

[Lee también: Sobre Derecho de Sucesiones, la legítima y su colisión con el derecho de propiedad]

Este poseedor ilegitimo de buena fe ejercería uno de los atributos de la propiedad, tales como el uso (arrendatario) o disfrute o goce (un arrendatario que a su vez subarriende con el consentimiento del propietario), no obstante, su posesión sería ilegítima.

Por otro lado, el poseedor ilegítimo de mala fe sería aquel que conozca del vicio que invalida su título y a pesar de ellos siga ejerciendo uno de los atributos de la propiedad como el uso o el disfrute.

3. Posesión precaria

De acuerdo con el artículo 911, la posesión precaria es:

“La que se ejerce sin título alguno o cuando el que se tenía ha fenecido”.

El artículo prevé dos supuestos. El primero de aquel poseedor que ejerce uno de los atributos inherentes a la propiedad (como el uso o el disfrute) sobre un bien sin contar con título alguno que le confiera alguna calidad posesoria como la de arrendatario, usufructuario, entre otros.

El segundo supuesto es de aquel poseedor cuyo título ha fenecido, es decir, podría tratarse del caso del arrendatario, usufructuario o superficiario a quien el propietario le confirió un título posesorio pero transcurrido un plazo determinado este vence.

¿Quieres aprender más sobre el tema de posesión y derecho de propiedad?, inscríbete ahora mismo en nuestro Diplomado especializado en Derecho registral, registro de predios, personas naturales y jurídicas

[También te puede interesar: Sobre Derecho de Sucesiones, la legítima y su colisión con el derecho de propiedad]