Límites del juez de apelación [Casación 1174-2019, El Santa]

0
465
Límites del juez de apelación

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL ESPECIAL

Título: Valoración integral del material probatorio. Límites del juez de apelación

Sumilla. 1. la principal prueba de cargo es de carácter personal y el testimonio ha sido, en lo esencial, preciso y circunstanciado. No hay duda que la agraviada fue atacada, lesionada levísimamente y que se le inmovilizó, lo que ocurrió en el interior de su domicilio. Existe al respecto prueba pericial y de intervención policial e incautación en el lugar de los hechos de los medios utilizados para la inhabilitación de la víctima. 2. las inferencias probatorias utilizadas por el Tribunal Superior para desestimar la sindicación de la testigo-víctima son irracionales. No ha tomado en cuenta su propia verosimilitud, interna y externa, y esencialmente el conjunto del material probatorio pericial, documental y documentado, que acreditó no solo la preexistencia de lo sustraído, sino la realidad de la violencia física contra la víctima y su afectación emocional, así como los datos circunstanciales en torno a la presencia del imputado en casa de la agraviada, donde incluso dejó su motocicleta.

[Lee también: ¿Cuándo se consuma el delito de fraude procesal? [Casación 1542-2019, Arequipa]

3. Las inferencias probatorias del Tribunal Superior no tienen consistencia y, por ende, su análisis vulneró los principios lógicos de razón suficiente y de identidad, así como, a final de cuentas, infringió la regla jurídica que delimita el poder de revisión de la prueba personal, en tanto en cuanto ninguna otra prueba descartó su sentido inculpatorio y ésta en sí misma no fue incoherente, fantasiosa o sin base en las actuaciones, menos contra ellas. 4. En los juicios de apelación resulta indispensable la concurrencia del imputado más aún si, como en el presente caso, proviene del propio encausado, y cuando el recurso persigue la modificación de los hechos declarados probados y variar el sentido del fallo.

Lima, diecinueve de julio de dos mil veintiuno

Vistos; en audiencia pública: el recurso de casación por quebrantamiento de precepto procesal y violación de la garantía de motivación interpuesto por el señor FISCAL ADJUNTO SUPERIOR DE EL SANTA contra la sentencia de vista de fojas trescientos dieciocho, de veintiocho de mayo de dos mil diecinueve, que revocando la sentencia de primera instancia de fojas doscientos dieciocho, de once de octubre de dos mil dieciocho, absolvió a Wilmer Iván Adanaque Acaro de la acusación fiscal formulada en su contra por delito de robo con agravantes en agravio de Julia Marina Menacho Cruz; con lo demás que al respecto contiene.

Ha sido ponente el señor San Martín Castro.

FUNDAMENTOS DE HECHO SOBRE LÍMITES DEL JUEZ DE APELACIÓN

PRIMERO. Que el señor Fiscal Provincial de la Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Casma por requerimiento de fojas treinta y dos formuló acusación contra WILMER IVAN ADANAQUE ACARO por delito de robo con agravantes en agravio de Julia Marina Menacho Cruz.

∞ El Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Casma mediante auto de fojas tres, de veintinueve de setiembre de dos mil diecisiete, declaró la procedencia del juicio oral.

[Lee también:  Vulneración del derecho a la motivación de resoluciones judiciales [Recurso de Nulidad 240-2019, Puno]

∞ A su vez, previa resolución de citación a juicio, el Juzgado Penal Colegiado de El Santa, tras el juicio oral, público y contradictorio, con fecha once de octubre de dos mil dieciocho, dictó la respectiva sentencia de primera instancia de fojas doscientos dieciocho, que condenó a WILMER IVAN ADANAQUE ACARO como autor del delito de robo con gravantes en agravio de Julia Marina Menacho Cruz a doce años de pena privativa de la libertad y al pago de cinco mil soles por concepto de reparación civil; con lo demás que al respecto contiene.

SEGUNDO. Que interpuesto el recurso de apelación por la defensa de Wilmer Iván Adanaque Acaro, corriente a fojas doscientos cincuenta y tres, de veinticuatro de octubre de dos mil dieciocho, la Primera Sala de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de El Santa, previo trámite impugnativo, revocando la sentencia de primera instancia de fojas doscientos dieciocho, de once de octubre de dos mil dieciocho, absolvió a Wilmer Iván Adanaque Acaro de la acusación fiscal formulada en su contra por delito de robo con agravantes en agravio de Julia Marina Menacho Cruz; con lo demás que al respecto contiene.

∞ La sentencia de vista fue recurrida en casación por el Fiscal Adjunto Superior de El Santa.

TERCERO. Que, según la acusación fiscal de fojas treinta y dos, aceptada por el Juzgado Penal en la sentencia revocada por el Tribunal Superior, el día dieciocho de abril de dos mil dieciséis, el encausado Adanaque Acaro y otro no identificado se constituyeron al domicilio de los esposos Ricardo Alonso Sarrín Suárez y Julia Marina Menacho Cruz, ubicado en el Sector Mojeque, de la provincia de Casma – Ancash, se entrevistaron con Menacho Cruz y adquirieron dos toneladas de paltas por seis mil cuatrocientos setenta y siete soles, pero solo le pagaron tres mil soles en efectivo y por el saldo le dejaron en garantía una moto lineal, acordando que regresarían posteriormente a cancelar el saldo.

[Lee también:  Contaminación ambiental: verbos rectores y omisión impropia [Casación 1419-2019, Arequipa]

∞ Es así que el día veintidós de ese mes y año, como a las diez de la mañana, se constituyeron en el domicilio antes indicado el imputado Adanaque Acaro y el no identificado, pero cuando la agraviada Menacho Cruz les dijo que su esposo Sarrín Suarez no se encontraba inmediatamente la atacaron, le taparon la boca, la agredieron, le ataron las manos con un cable de luz y los pies con una sábana, para luego cargarla y llevarla a su habitación, donde le colocaron un trapo en la boca. Los asaltantes sustrajeron un reloj marca Casio así como un celular marca Mobile y, acto seguido, se dieron a la fuga en la moto que días antes habían dejado en garantía. Empero, como el esposo de la agraviada, Sarrín Suarez, advirtió que los asaltantes se iban en la moto les gritó, y como ésta tenía las llantas bajas, dejaron la moto y huyeron corriendo con rumbo desconocido.

[También te puede interesar: ¿Cuándo procede una queja ante un recurso de casación? [Queja 1052-2018, Lima Norte]

Descarga el PDF completo aquí