Materialidad del delito de robo con agravantes y la intervención del sentenciado como autor [Recurso de Nulidad 956-2018, Huánuco]

0
380
Materialidad del delito de robo con agravantes y la intervención del sentenciado como autor

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL TRANSITORIA

SUFICIENTE ACTIVIDAD PROBATORIA DE CARGO

Sumilla. En el caso concreto, existen suficientes pruebas de cargo, actuadas y valoradas correctamente por la Sala Penal Superior, que han permitido generar convicción en este Supremo Tribunal sobre la materialidad del delito de robo con agravantes y la intervención del sentenciado como autor.


[Lee también: ¿En qué consiste la suficiente actividad probatoria de cargo? [Recurso de Nulidad N° 745-2018, Lima Sur]


Lima, veintitrés de mayo de dos mil diecinueve

VISTO: el recurso de nulidad interpuesto por la defensa del sentenciado RUSSEL SALAZAR LIZANO, contra la sentencia del veintinueve de enero de dos mil dieciocho (foja 473), emitida por la Sala Mixta Permanente de la Corte Superior de Justicia de Huánuco, que lo condenó como autor del delito contra el patrimonio, en la modalidad de robo con agravantes, en perjuicio de Donato Timoteo Quito Correa, a doce años de pena privativa de libertad, y al pago de tres mil soles por concepto de reparación civil, que deberá abonar en forma solidaria con los cosentenciados Noel Mavilo Salazar Lizano y Carlos Alberto Aguilar Cabrera, a favor del agraviado; con lo demás que contiene. De conformidad con la fiscal suprema en lo penal.

Intervino como ponente la jueza suprema Castañeda Otsu.

CONSIDERANDO

AGRAVIOS FORMULADOS EN EL RECURSO DE NULIDAD

PRIMERO. La defensa técnica del condenado RUSSEL SALAZAR LIZANO, en su recurso de nulidad formalizado el doce de febrero de dos mil dieciocho (foja 495), solicitó que se declare la nulidad de la sentencia recurrida y se le absuelva de los cargos por insuficiencia probatoria con base en los siguientes agravios:

        1.1. La Sala Penal Liquidadora de Huánuco, solo se basó en la sindicación efectuada en etapas previas al juicio por el hermano de su patrocinado, Noel Mavilo Salazar Lizano, la misma que carece de credibilidad, ya que fue golpeado por la población de Cruzapampa. Además, en juicio oral indicó que le atribuyó los cargos por razones de odio y venganza.

        1.2. Tampoco valoró que su cosentenciado Carlos Alberto Aguilar Cabrera, refirió no conocerlo; las declaraciones de los testigos Emiliano Primitivo Picón Pineda (fojas 421) y de Melesio Meza Porta (foja 424), quienes señalaron que el día de los hechos estuvo trabajando con ellos.

        1.3. Asimismo, no valoró las instrumentales presentadas en juicio: el certificado de buena conducta expedido por el juez de paz de Pampas del Carmen (foja 397), y la copia de su inscripción en el libro de padrón de comuneros de dicho lugar, con los cuales acredita que se dedica a la agricultura y crianza de animales (foja 390).

IMPUTACIÓN FÁCTICA

SEGUNDO. Según la acusación fiscal (foja 129) los hechos ocurrieron el veinticuatro de octubre de dos mil once, aproximadamente a las siete horas con treinta minutos, cuando Donato Timoteo Quito Correa se dirigía desde el distrito de Pachas, provincia de Dos de Mayo, hacia el distrito de Llata, provincia de Huamalies, a bordo de su vehículo camión Volvo F-12 de placa de rodaje H1D-899, conducido por Coronado Augusto Mendoza Roque, quienes al llegar al lugar denominado Cunyag, se percataron que en la carretera había un tronco grande que impedía el pase, por lo que el chofer bajó a retirarlo.

En esas circunstancias aparecieron Russel Salazar Lizano, Noel Mavilo Salazar Lizano, Carlos Alberto Aguilar Cabrera y Gilmer Klever Sánchez Jaimes, con los rostros cubiertos con pasamontañas y provistos de armas de fuego. Frente a ello, el agraviado intentó huir del lugar por la parte posterior del camión, pero Russel Salazar Lizano y Sánchez Jaimes lo persiguieron y efectuaron disparos al aire, logrando detenerlo a pocos metros, donde luego de arrojarlo al piso y golpearlo, le arrebataron la cantidad de mil soles. No contentos con ello, lo llevaron bajo amenazas hasta el vehículo a fin de que entregue todo el dinero, por lo que sacó de sus pertenencias la cantidad de dos mil soles y les entregó.


[Lee también:  ¿Cuándo procede la suficiente actividad probatoria de cargo? [Recurso de Nulidad N° 1698-2018, Lima]


Cuando estos se percataron que otro vehículo se acercaba al lugar, los obligaron a dirigir el camión hacia el distrito de Llata. Seguidamente, bajaron y huyeron hasta cierta distancia donde decidieron descansar por un momento, pero al darse cuenta que un grupo de pobladores de Cruzapampa los perseguía, continuaron su fuga. No obstante, pasados treinta minutos aproximadamente, Noel Mavilo Salazar Lizano se sintió cansado y se entregó a los persecutores, mientras que los demás lograron escapar.


Descarga el PDF completo aquí