Petroperú: Mecanismos legales para evitar darle mantenimiento al Oleoducto Norperuano

0
3032

Loading

La empresa estatal del petróleo, Petroperú, ha presentado diversos mecanismos legales en su defensa para intentar evadir responsabilidades sobre los derrames de petróleo del Oleoducto Norperuano en los últimos años.

En ese sentido, la empresa del Estado se niega a darle mantenimiento a ductos dañados, y otorgar reparaciones económicas a comunidades indígenas afectadas por la actividad petrolera.

El Oleoducto Norperuano atraviesa las regiones de Loreto, Amazonas, Cajamarca, Lambayeque y Piura. En los últimos 20 años ha desatado 37 derrames de petróleo, según el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (OSINERGMIN).

Petroperú apela ante denuncia de la OEFA

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) auditó los bosques de Loreto en el 2016. En su incursión, reportó daños que habían dejado los dos últimos derrames de petróleo en ese año.

La OEFA detectó los daños en el Tramo ll del Oleoducto principal, que transporta petróleo crudo desde San José de Saramuro hasta el Terminal Bayóvar; y en el Ramal Norte del Oleoducto, que conecta la Estación Andoas con la Estación 5.

Las comunidades afectadas fueron: Chiriaco, del distrito de Imaza, en la provincia de Bagua (Amazonas); y Mayuriaga, en el distrito de Morona, de la provincia de Dátem (Loreto).

Tras las diligencias, la OEFA ordenó a Petroperú darle mantenimiento a las áreas no afectadas y afectadas del Oleoducto; así como elaborar un reporte de daños ocasionados para prevenir más riesgos de derrame.

Ante dicha resolución, la empresa estatal apeló ante el Tribunal de Fiscalización Ambiental. Sin embargo, el ordenamiento fue ratificado.  En consecuencia, Petroperú inicio un proceso contencioso administrativo ante el Poder Judicial contra dicha ratificación en segunda instancia, desde junio del 2018.

Demandas de comunidades

Ante la resistencia de la empresa estatal para no darle mantenimiento al Oleoducto, el 4 de mayo del 2018, dirigentes indígenas de las comunidades afectadas de Cuninico, San Francisco, Nueva Esperanza y Nueva Santa Rosa de Loreto presentaron una demanda de amparo contra Petroperú en el Juzgado Mixto de Nauta.

El Juzgado Mixto de Nauta archivó la demanda con la magistrada Beatriz Velásquez Condori a cargo. Ante esta decisión, la defensa legal de los dirigentes indígenas apeló. Sin embargo, la Sala Civil de Loreto, a cargo del juez superior Segovia Murillo, también declaró improcedente la denuncia.

Tras una segunda apelación de los dirigentes, el caso se encuentra a la espera de que el Tribunal Constitucional por fin decida que Petroperú debe asumir responsabilidades ante derrames del Oleoducto.

En tanto, con el patrocinio del Instituto de Defensa Legal (IDL), las mismas comunidades indígenas de Loreto llevan otras dos demandas contra Petroperú en el mismo Juzgado Mixto de Nauta: una busca que la empresa estatal pague la servidumbre petrolera a las comunidades por donde pasa el Oleoducto Norperuano. La otra, que Petroperú compense económicamente daños y perjuicios ocasionados hasta el momento.

Algo más: Es evidente que Petroperú no quiere asumir responsabilidades económicas ni de salud ante los constantes derrames de petróleo del Oleoducto Norperuano a lo largo de más de 20 años. Esto, pese a que la presidencia de su directorio pidió perdón ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en junio de 2016.

Esperemos que la resolución del Tribunal Constitucional pueda subsanar los daños contra la flora, fauna y salud humana de diversas comunidades indígenas de nuestra Amazonía.