Protocolo para la prevención y actuación frente al acoso sexual y acoso por razón de sexo en el ámbito laboral

0
223
Protocolo para la prevención y actuación frente al acoso sexual y acoso por razón de sexo en el ámbito laboral

El acoso sexual y/o por razón de sexo en el entorno laboral constituyen expresiones de violencia que atentan contra diversos derechos fundamentales y tienen un efecto devastador sobre la integridad física, psíquica y moral de las personas, especialmente de las mujeres. Además, contaminan el entorno laboral y tienen importantes efectos sobre el clima laboral de la empresa o entidad en la que se producen.

[Lee también: Género y Justicia ]    

En tal sentido, “El protocolo para la prevención y actuación frente al acoso sexual y el acoso por razón de sexo. Manual de referencia”, responde ala necesidad de prevenir, sensibilizar y, en su caso, atajar con todas las garantías estas formas de violencia y discriminación en el ámbito laboral, así como de cumplir con la legalidad vigente, especialmente con el artículo 48 de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres y el Real Decreto 901/2020, de 13 de octubre, por el que se regulan los planes de igualdad y su registro y se modifica el Real Decreto 713/2010, de 28 de mayo, sobre registro y depósito de convenios y acuerdos colectivos de trabajo, así como con el artículo 14 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre,de prevención de riesgos laborales.

[Lee también: Democracia, derechos humanos y emergencia ]    

En el estudio del acoso sexual y/o por razón de sexo debe tomarse en consideración la normativa internacional, la europea y la estatal. Así, de la interpretación integrada y sistemática de estas normas se evidencia que toda empresa, independientemente de su número de personas trabajadoras, tiene la obligación de adoptar, en su caso previa negociación con la representación legal de las personas trabajadoras, un procedimiento o protocolo para prevenir y actuar frente al acoso sexual y/o por razón de sexo. Pero además de ser obligatoria la adopción de medidas para evitar el acoso y arbitrar procedimientos para su prevención y para dar cauce a las denuncias, el protocolo de prevención y gestión del acoso sexual y/o por razón de sexo presenta indudables ventajas para las partes.

[También te puede interesar: Justicia Constitucional y Derechos Fundamentales]

Descarga el PDF aquí