Recusación y la imparcialidad del juez

0
0
Recusación y la imparcialidad del juez

Recurso de Nulidad 821-2019 LIMA

No se aprecia de la conducta del juez superior recusado alguna vulneración al derecho de juez imparcial, por lo que, debido a la falta de motivación en el recurso del procesado y que la presente incidencia se derivó de un incidente de juicio oral, se deberá rechazar su pretensión.

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto  por la defensa del procesado Jhonny Jesús Varillas Meza contra la  decisión emitida en audiencia de juicio oral del tres de abril de dos  mil diecinueve, que rechazó de plano su recusación contra el vocal  superior Juan Carlos Vidal Morales en el proceso seguido en su contra  por el delito contra el patrimonio-robo agravado, en perjuicio de  Karina de Dios Flores Salazar. De conformidad con lo opinado por el  señor fiscal supremo en lo penal.

Intervino como ponente el señor juez supremo Príncipe Trujillo.

CONSIDERANDO

I. De la pretensión impugnativa

Primero. La defensa del procesado Varillas Meza sustentó su  impugnación contra la decisión del Colegiado Superior en la  audiencia del tres de abril de dos mil diecinueve (foja 71) invocando  el inciso 6 del artículo 139 de la Constitución Política del Perú, en  relación con la pluralidad de instancias.

II. De los hechos objeto del proceso penal

Segundo. Según la acusación fiscal (foja 32), el veinte de junio de dos  mil catorce el acusado, junto con el menor de edad Alphio Giho Céspedes Castillo, interceptó a la agraviada para despojarla de su  teléfono celular. Ello ocurrió cuando esta se encontraba a bordo de  un vehículo de transporte público por la intersección de las  avenidas Angamos Este y San Felipe, en el distrito de Surquillo.

III. De la absolución del grado

Tercero. De la revisión de autos se aprecia que el dieciocho de  marzo de dos mil diecinueve (foja 62) se dio inicio al juicio oral contra  el recurrente a cargo de la Tercera Sala Penal para Procesos con  Reos Libres de la Corte Superior de Justicia de Lima, conformada  por los vocales superiores Juan Carlos Vidal Morales (en calidad de  presidente de la Sala Superior), Flor de María Poma Valdivieso (jueza  superior) y Luisa Estela Napa Lévano (jueza superior y directora de debates). 

Cuarto. En la segunda sesión de juicio oral del veinte de marzo de  dos mil diecinueve (foja 64), se llevó a cabo el examen del recurrente  a cargo del representante del Ministerio Público, la defensa del  acusado, la directora de debates y, finalmente, del presidente de la  Sala Superior, el recusado vocal Vidal Morales, en cuya interacción  se apreció lo siguiente:

“¿Lo que está diciendo en este momento también le aconsejó su abogado?   Dijo: no.  

¿Se da cuenta que usted está diciendo incoherencias?  

 Dijo: estuve inconsciente.  

¿En qué momento toma conciencia que es inocente, como sabe que es  inocente?  

 Dijo: no recuerdo, estaba borracho.  

¿En el proceso no está probado, su versión debe tener un respaldo?   Dijo: a mí me llevaron al médico legista”. 

Quinto. En la siguiente (tercera) sesión de juicio oral del veintisiete de  marzo de dos mil diecinueve (foja 67), la defensa del recurrente  objetó que las preguntas del vocal superior Vidal Morales  representaron un adelanto de opinión, lo que vulneraría el principio  y derecho de juez imparcial debido a que este magistrado le señaló  a su patrocinado: “¿Quién te va a creer? Yo no te voy a creer”, afirmación que acompañaría en una grabación como sustento de su  recusación. 

Sexto. Ahora bien, respecto a la interacción del vocal recusado  durante la examinación al acusado, este Colegiado Supremo no  evidencia el adelantamiento de opinión sobre su responsabilidad  en los hechos juzgados, por cuanto este solo cuestionó el relato  brindado ante el interrogatorio de la directora de debates, en el  que se evidenció que para el vocal recusado tales hechos no  quedaron esclarecidos y, ante sus preguntas aclaratorias, este le  señaló que todo lo afirmado debía probarlo objetivamente.

Séptimo. Por otro lado, debe destacarse que el núcleo que  fundamenta la recusación contra el vocal superior Vidal Morales  radica en que la defensa del acusado señala que este le señaló  literalmente a su patrocinado que “no le iba a creer”, frase que no  se aprecia de la lectura del acta de la segunda sesión de juicio oral  en que se produjo dicha incidencia, pues, aunque la defensa del  acusado se comprometió a presentar una grabación de esta, a la  presente fecha esta no solo no fue adjuntada, sino que tampoco se  fundamentó adecuadamente la impugnación tras el rechazo  liminar de su recusación, y únicamente se limitó a invocar de forma  genérica la vulneración del artículo 139 de la Constitución Política  (lo que contraviene la especial motivación requerida para recusar, contenida en  el artículo 31 del Código de Procedimientos Penales). 

Octavo. También se aprecia que, aunque la incidencia que motivó  la recusación se produjo en la sesión del veinte de marzo del año en  curso, la interposición de su recurso recién se planteó en la siguiente  sesión, siete días después. Al respecto, el numeral 1 del artículo 34  de la norma procesal señala que “la recusación deberá de interponerse  dentro del tercer día hábil de conocida la causal que invoque”. Estando a  que esta fue articulada por la defensa del recurrente al sobrepasar  dicho plazo (y sin advertirse la presentación de algún escrito sustentatorio  dentro del plazo señalado), se deberá rechazar su pedido también por  extemporáneo.

Noveno. En tal sentido, en vista de que de la lectura de las actas de  juicio oral no se advierte algún adelantamiento de opinión por  parte del vocal recusado Vidal Morales, o vulneración del derecho  y garantía de juez imparcial, así como a la evidente  extemporaneidad, falta de motivación y sustentación en la  pretensión de la defensa del recurrente, y al hecho de que  conforme al artículo 271 del Código de Procedimientos Penales no  procede recurso alguno contra las resoluciones que se expidan en  el curso del debate sobre cuestiones incidentales, se deberá  ratificar la decisión de la Sala Superior. 

(…)

Descargue la resolución completa aquí: