Reserva del fallo condenatorio: ¿Qué es y cuándo la dispone un juez?

0
813
Reserva del fallo condenatorio: ¿Qué es y cuándo la dispone un juez?
Diplomado en gestión pública y derecho municipal

Esta figura legal constituye una de las medidas alternativas a la pena privativa de la libertad de corta duración.

Por Sonia Condori Sánchez

La “reserva del fallo condenatorio” es una opción que tiene el juez al momento de dictar una sentencia. Consiste en abstenerse a imponer una condena contra el acusado con la condición de que este cumpla determinadas reglas de conducta.

[Lee también: Prisión preventiva: ¿Cuándo y cómo aplicar esta medida coercitiva? ]

En suma, la reserva de fallo condenatorio es una dispensa judicial, que se constituye como  una de las medidas alternativas a la pena privativa de la libertad de corta duración.

¿Cuándo se puede dictar la reserva del fallo condenatorio?

El sustento de la utilización de la reserva de fallo condenatorio se encuentra regulado en los artículos 62 al 67 del Código Penal Peruano. En tal sentido, un juez puede disponer la reserva del fallo condenatorio en casos donde se de cuenta que “las circunstancias individuales, verificables al momento de la expedición de la sentencia, pueda concluir que el agente no cometerá nuevo delito.”

[Lee también: ¿Cómo realizar una denuncia ante un hecho delictivo? ]

En la reserva de fallo condenatorio, el Juez o Tribunal se abstienen de dictar la parte resolutiva de la sentencia condenatoria; por tanto esta figura se adscribe a una proyección preventiva que destierra del sistema de punición una orientación marcadamente retributiva.

Según la ley peruana, la medida puede ser dispuesta en los siguientes casos:

1. Cuando el delito está sancionado con pena privativa de libertad no mayor de tres años o con multa.

2. Cuando la pena a imponerse no supere las noventa jornadas de prestación de servicios a la comunidad.

3. Cuando la pena a imponerse no supere los dos años de inhabilitación.

Algo más:

El plazo de reserva del fallo condenatorio es de uno a tres años. El pronóstico favorable sobre la conducta futura del sentenciado requiere debida motivación por parte del juez.

[También te puede interesar: 8 delitos más frecuentes cometidos por funcionarios públicos]

Comentarios: