ROBO: ¿Cómo se configura la geolocalización en este delito? [Recurso de Nulidad 425-2021, Lima Norte]

0
89
Cómo se configura la geolocalización en este delito

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL TRANSITORIA

Nulidad parcial de la sentencia

SUMILLA: El recurrente Mariano Satalaya denuncia que no hay prueba irrefutable de su responsabilidad y que no se ha demostrado con una pericia tecnológica que el celular iPhone sustraído estuvo en su domicilio. Si bien es cierto que el citado teléfono celular no fue encontrado en poder del recurrente, lo cierto es que la tecnología de geolocalización que posee estos teléfonos, permitió que el agraviado Henry Morales Méndez pudiera hacer seguimiento de este equipo, logrando llegar hasta el domicilio del recurrente, donde el agraviado pudo observarlo y reconocerlo inmediatamente como uno de los sujetos que minutos antes perpetró el robo en el interior de la ferretería “Lalo” llevándose su celular iPhone 6 —además de dinero y otros dos teléfonos celulares–; observándose de los actuados que este ha sido plenamente reconocido por los tres agraviados —Flor de María Morales Méndez, Francisco Eneas Valera Cárdenas y Henry Luis Morales Méndez— quienes realizaron la descripción de sus características físicas así como de su concreta participación en el robo, tal como se ve de sus declaraciones a nivel policial, así como en sus testimoniales en juicio oral.

[Lee también: Robo agravado, tutela judicial efectiva y nueva audiencia de apelación [Casación 1797-2019, Piura]

Respecto a Rodríguez Vera, se advierte que la Sala Superior ha incurrido en un déficit de motivación al no haber compulsado adecuadamente, en forma individual y conjunta, la prueba actuada legítimamente, lo que es relevante, en el sentido que afecta la motivación de la resolución impugnada, y a su vez no ha efectuado diligencias fundamentales para esclarecer los hechos. Aquello impide a este Supremo Tribunal revisar el fondo del asunto, por haberse incurrido en la causal de nulidad. Resulta necesario declarar nula la sentencia impugnada en el extremo que condenó a Rodríguez Vera, a fin de que se tome la declaración del testigo Isidro Celso Sánchez Sánchez, se realice una confrontación entre las víctimas y el procesado, así como se actúe la prueba que sea necesaria para el esclarecimiento del caso.

Lima, catorce de junio de dos mil veintidós

VISTOS: los recursos de nulidad interpuestos por las defensas de PABLO VICENTE RODRÍGUEZ VERA y JHON JANOVER MARIANO SATALAYA contra la sentencia del 5 de octubre de 2020 emitida por la Cuarta Sala Penal Liquidadora de la Corte Superior de Justicia de Lima Norte, en los extremos que por unanimidad condenó a Jhon Janover Mariano Satalaya como autor del delito de robo agravado, en perjuicio de Flor de María Morales Méndez, Francisco Eneas Valera Cárdenas y Henry Luis Morales Méndez a doce años de pena privativa de libertad y fijó la reparación civil en la suma de S/8000,00 (ocho mil soles), sin perjuicio de restituir el patrimonio sustraído a cada uno de los agraviados; y que por mayoría, condenó a Pablo Vicente Rodríguez Vera, como coautor del delito de robo agravado en perjuicio de los citados agraviados, a doce años de pena privativa de libertad, y fijó la reparación civil en la suma de S/8000,00 (ocho mil soles), sin perjuicio de restituir el patrimonio sustraído a cada uno de los agraviados.

De conformidad en parte con el fiscal supremo en lo penal. Intervino como ponente la jueza suprema PACHECO HUANCAS.

CONSIDERANDO

I. IMPUTACIÓN FISCAL

1. Conforme al dictamen acusatorio del Ministerio Público1, se atribuyó a los imputados Jhon Janover Mariano Satalaya y Pablo Vicente Rodríguez Vera conjuntamente con otros dos sujetos desconocidos, haber sustraído la suma de S/55 600,00 (cincuenta y cinco mil seiscientos soles) y 3 equipos de teléfono celular marca iPhone, Samsung y LG de propiedad de los agraviados Flor de María Morales Méndez, Henry Luis Morales Méndez y Eneas Francisco Valera Cárdenas.

2. El hecho ocurrió el 29 de octubre de 2017 a las 08:00 horas aproximadamente, cuando Flor de María Morales Méndez se encontraba atendiendo al interior de la ferretería ubicado en la avenida Lima N.° 3497, urbanización Perú, San Martín de Porres, a donde llegó una fémina y solicitó la venta de un saco de cemento, quien al cancelar indicó que su pareja lo iba a recoger, ante lo cual la agraviada abrió la puerta de la ferretería. En esos instantes, de manera sorpresiva, ingresaron los imputados con un sujeto desconocido, provistos de armas de fuego, quienes mediante amenazas exigieron el dinero de la caja registradora, el imputado Jhon Mariano Satalaya se apoderó de la suma de S/600,00 (seiscientos soles) de la caja.

Acto seguido, decidieron llevar a la víctima al interior de su domicilio, donde encontraron al agraviado Henry Morales Méndez que se dirigía al baño, donde el imputado Pablo Rodríguez Vera lo despojó de su teléfono celular iPhone, para luego ingresar a la sala, ubicando al agraviado Eneas Valera Cárdenas, quien se encontraba con su menor hijo con las iniciales A. O. V. M. (04), al que lo amarran y amenazan exigiéndole que entregue el dinero de lo contrario matarían o secuestrarían a su menor hijo.

[Lee también: ROBO: suficiencia de la prueba de cargo [Recurso de Nulidad 634-2021, Pasco]

En esos momentos, descendió del piso superior el sobrino de los agraviados con las iniciales C. W. C. M. (14), quien también fue amenazado, e informó a los autores del hecho dónde estaba el dinero, logrando apoderarse de la suma de S/55 000,00 (cincuenta y cinco mil soles) y huir raudamente a bordo de un vehículo que los esperaba afuera.

II. FUNDAMENTOS DE LA SALA SUPERIOR

3. El Tribunal Superior por unanimidad emitió sentencia condenatoria en contra de Mariano Satalaya y por mayoría emitió condena contra Rodríguez Vera, sobre la base de los siguientes argumentos:

Respecto a Mariano Satalaya

3.1. La Sala por unanimidad sostiene que los tres agraviados, Flor de María Morales Méndez, Francisco Eneas Valera Cárdenas y Henry Luis Morales Méndez, en sus declaraciones testimoniales tienen coincidencia y coherencia, además de precisión y exactitud respecto a cada uno de los detalles que les tocó vivir durante la ejecución del robo.

3.2. Dichos agraviados han reconocido a los dos acusados como los que perpetraron el robo junto a un tercer sujeto de nombre Jonathan Chuyes Hilario, que aparece en la fotografía2. Asimismo, se refuerza con las actas de reconocimiento físico, los que si bien han sido cuestionados por sus defensas, ello no importa su desvinculación pues los agraviados se ratificaron en juicio oral de dichos reconocimientos y reiteraron su imputación.

3.3. También se tienen las declaraciones de los efectivos policiales Adolfo Paredes Morales, Eber Salazar Valentín y Ana María Vilca Asmat que permiten apreciar la forma y circunstancias en cómo se realizó la intervención al acusado y que este fue reconocido por los agraviados como uno de los partícipes del robo.

Respecto a Rodríguez Vera

3.4. La Sala —en mayoría— sostiene que los agraviados en el plenario, de manera uniforme, coherente y persistente han mantenido su imputación en contra del acusado, habiendo reconocido a los dos como sus atacantes. Si bien las diligencias de reconocimiento fueron cuestionadas, ello no importa su desvinculación con los hechos, pues en juicio oral los agraviados se ratificaron.

3.5. Además, se toma en cuenta la declaración de los efectivos policiales Arturo Luciano Paredes Morales que ratificó en juicio oral el acta de registro domiciliario3, y el mérito del acta de registro personal a Rodríguez Vera; la ratificación del efectivo PNP Eber Édgar Salazar Valentín respecto del acta de registro personal de página 59 y el acta de intervención policial4 que inició a las 9:30 y concluyó en horas de la noche, cuando se intervino a Rodríguez Vera.

[Continúa…]

[También te puede interesar:  Falsedad Documental: Ausencia de corroboración de la imputación [Recurso de Nulidad 1032-2021, Ayacucho]

Descarga el PDF completo aquí