ROBO: Complicidad secundaria y el aporte irrelevante en la ejecución del delito [Recurso de Nulidad 1655-2021, Lima Sur]

0
683
Recurso de Nulidad

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL TRANSITORIA 

NO HABER NULIDAD EN CONDENA DE ROBO CON AGRAVANTES.

Sumilla. La declaración del agraviado y demás pruebas actuadas permitió acreditar la materialidad del delito de robo con agravantes y la responsabilidad de los dos sentenciados, uno como autor y el otro de cómplice secundario. En ese sentido, quedó desvirtuada a presunción de inocencia que como derecho fundamental les asistía al término del juicio oral.

Lima, quince de septiembre de dos mil veintidós.

[Lee también: Robo agravado y prueba suficiente para condenar [Recurso de Nulidad 894-2020, Lima Norte]

VISTOS: los recursos de nulidad interpuestos por las defensas de los sentenciados ENRIQUE LUIS CHIPOCO DEL ÁGUILA Y MARTÍN DANIEL ALZAMORA PAREDES contra la sentencia del siete de julio de dos mil veintiuno, emitida por la Sala Penal de Apelaciones de Chorrillos (en adición de funciones Sala Penal Liquidadora) de la Corte Superior de Justicia de Lima Sur, que los condenó como coautores del delito contra el patrimonio en la modalidad de robo con agravantes, en perjuicio de David Gustavo Meneses Murrugarra. En consecuencia, les impusieron catorce años y ocho meses de pena privativa de libertad; con lo demás que contiene.

De conformidad en parte con la opinión del fiscal supremo en lo penal. Intervino como ponente la jueza suprema SUSANA CASTAÑEDA OTSU.

CONSIDERANDO

IMPUTACIÓN FÁCTICA Y TIPIFICACIÓN JURÍDICA

PRIMERO. Según la acusación fiscal, el 15 de octubre de 2020, aproximadamente a las 20:00 horas, cuando el agraviado David Gustavo Meneses Murrugarra conducía su vehículo de placa de rodaje N.° SOT-180 en las inmediaciones de las avenidas México y Defensores del Morro Central en Chorrillos, en compañía de su amigo Carlos Alberto Granados Pereyra (copiloto). Debido a la congestión vehicular, su unidad se detuvo. Granados Pereyra bajó la luna de la ventana del lado derecho, mientras él usaba su celular. En ese momento, Enrique Luis Chipoco del Águila, quien estaba en compañía de Martín Daniel Alzamora Paredes, se acercó al vehículo del agraviado e introdujo su torso y provisto de un arma blanca (cuchillo) amenazó de muerte al agraviado y le sustrajo su celular marca Xiami 9C, mientras que Alzamora Paredes esperaba cerca del lugar, vigilando que personal policial no se acerque al lugar y frustre el robo, luego ambos se dieron a la fuga.

El agraviado inició la persecución de los citados acusados y logró detener, con apoyo de las personas que transitaban por el lugar, a Alzamora Paredes, la cual se dio bajo la modalidad de arresto ciudadano y con apoyo de personal de serenazgo se detuvo a Chipoco del Águila.

SEGUNDO. Por estos hechos, la fiscal superior formuló acusación fiscal contra Chipoco del Águila y Alzamora Paredes, como coautores del delito de robo previsto en el artículo 188 del Código Penal (CP), con las circunstancias agravantes de los numerales 2 (durante la noche), 3 (a mano armada), 4 (con el concurso de dos o más personas) y 5 (sobre vehículo automotor) del primer párrafo del artículo 189 CP1.

Solicitó se les imponga catorce años y ocho meses de privación de libertad y el pago de tres mil doscientos soles (S/ 3200,00) por concepto de reparación civil, en forma solidaria, a favor del agraviado Meneses Murrugarra.

[Lee también: Robo: responsabilidad restringida y dosificación punitiva [Recurso de Nulidad 1043-2020, Lima]

SENTENCIA MATERIA DE PRONUNCIAMIENTO

TERCERO. La Sala Penal Superior emitió la sentencia que es materia del recurso de nulidad (foja 358), con base en la sindicación del agraviado Meneses Murrugarra, la que en consideración de los presupuestos establecidos en el Acuerdo Plenario N.° 2-2005/CJ-116, dio por probada la responsabilidad de los acusados Chipoco del Águila y Alzamora Paredes en el delito de robo con agravantes. En consecuencia, les impusieron catorce años y ocho meses de pena privativa de libertad efectiva a cada uno y se fijó por concepto de reparación civil el pago de tres mil doscientos soles (S/ 3200,00) en forma solidaria a favor del agraviado. Los fundamentos de la sentencia se analizarán cuando se dé respuesta a los agravios de Chipoco del Águila y Alzamora Paredes, los cuales se detallan a continuación.

AGRAVIOS QUE SUSTENTAN EL RECURSO DE NULIDAD

CUARTO. La sentencia fue impugnada por la defensa de Chipoco del Águila, con base en los siguientes agravios:

4.1. La Sala Penal Superior valoró de forma errada la declaración del agraviado y la forma en cómo ocurrieron los hechos, pues asumió una presunta complicidad que no se probó.

4.2. Su patrocinado reconoció que sustrajo el celular del agraviado, sin embargo fue sin violencia y amenaza, tal como se aprecia en el video de vigilancia y como declaró Granados Pereyra, por lo que se trataría de un delito de hurto.

4.3. Con relación al robo con arma blanca, al momento de la intervención no se le encontró arma alguna, por lo que no hubo una amenaza real, tal como indica el Recurso de Nulidad N.° 2676-2012/Junín. Además, con el video de cámara de seguridad y la declaración del agraviado no se demostró que portaba arma blanca.

4.4. En cuanto a que el hecho se produjo en la noche, ello debería implicar que facilite el robo; es decir, que la oscuridad contribuya a facilitar el hecho, lo que no ocurrió en este caso pues había iluminación.

QUINTO. La defensa de Alzamora Paredes, quien solicitó que esta Sala Suprema declare la nulidad de la sentencia y absuelva a su patrocinado de la acusación fiscal. Sostuvo los siguientes agravios:

5.1. No se valoró la declaración del agraviado, cuando señaló que su patrocinado solo estaba en la esquina parado y que se quedó ahí, por lo que se vulneró el derecho a la debida motivación de las resoluciones judiciales.

[Continúa…]

[También te puede interesar: Robo agravado, tutela judicial efectiva y nueva audiencia de apelación [Casación 1797-2019, Piura]

Descarga el PDF completo aquí

Comentarios: