ROBO: El testimonio de la víctima, su estatus especial y la necesidad de una corroboración mínima [Recurso de Nulidad 213-2022, Lima Sur]

0
33
Recurso de Nulidad-testimonio de la víctima-corroboración mínima-ROBO-estatus especial

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL TRANSITORIA

El testimonio de la víctima, su estatus especial y la necesidad de una corroboración mínima 

Sumilla: Ante una sindicación incriminatoria, la Corte Suprema, mediante el Acuerdo Plenario N.° 2- 2005/CJ-116, estableció como doctrina legal las garantías de certeza que deberá cumplir la sindicación para que tenga la entidad probatoria de enervar la presunción de inocencia del imputado, las cuales son: a) Ausencia de incredibilidad subjetiva. b) Verosimilitud. c) Persistencia en la incriminación. Uno de los aspectos centrales en esa lógica de valoración probatoria es la necesidad de una corroboración mínima. 

[Lee también: Responsabilidad restringida en el delito de robo agravado [Casación 1946-2022, La Libertad]

El testimonio de la víctima, su estatus especial y la necesidad de una corroboración mínima

Ante una sindicación incriminatoria, la Corte Suprema, mediante el Acuerdo Plenario N.° 2- 2005/CJ-116, estableció como doctrina legal las garantías de certeza que deberá cumplir la sindicación para que tenga la entidad probatoria de enervar la presunción de inocencia del imputado, las cuales son: a) Ausencia de incredibilidad subjetiva. b) Verosimilitud. c) Persistencia en la incriminación. Uno de los aspectos centrales en esa lógica de valoración probatoria es la necesidad de una corroboración mínima.

Lima, diecisiete de enero de dos mil veintitrés

(h2) VISTOS: los recursos de nulidad formulados por Gersson Acmed Santos Flores y Renso Yaranga Gonzales contra la sentencia del treinta de abril de dos mil veinte (folio 563), expedida por la Sala Penal Permanente de la Corte Superior de Justicia de Lima Sur. Mediante dicha resolución se condenó a los referidos acusados como coautores del delito de robo con agravantes (previsto en los incisos 2, 3 y 4 del primer párrafo del artículo 189, en concordancia con el artículo 188 del Código Penal), en agravio de Jackelyn Magaly Vásquez Morí (administradora del Gimnasio Instructor G & M) y Rómulo Amador Sosa Soto. Como consecuencia, les impusieron ocho años de pena privativa de libertad con lo demás que al respecto contiene.

Intervino como ponente el juez supremo Guerrero López.

CONSIDERANDO

El recurso de nulidad está regulado en el artículo 292 del Código de Procedimientos Penales (en adelante, C de PP) y constituye el medio de impugnación de mayor jerarquía entre los recursos ordinarios del ordenamiento procesal peruano1. Está sometido a motivos específicos y no tiene (salvo las excepciones de los artículos 330 y 331) efectos suspensivos, de conformidad con el artículo 293 del mismo texto procesal. El ámbito de análisis de este tipo de recurso permite la revisión total o parcial de la causa sometida a conocimiento de la Corte Suprema, tal y como lo regula el contenido del artículo 298 del C de PP.

[Lee también: Robo con agravantes: Sindicación no corroborada y duda insuperable [Recurso de Nulidad 1467-2021, Lima]

SEGUNDO. IMPUTACIÓN FÁCTICA

Fluye de autos que el 27 de enero de 2017, aproximadamente a las 21:30 horas, cuando los clientes del Gimnasio Instructor G & M (ubicado en el lote 17 de la manzana A en el Sector 3 del Grupo 22 del distrito de Villa El Salvador) salían del local, ingresaron los acusados Gersson Acmed Santos Flores y Renso Yaranga Gonzales, quienes premunidos de armas de fuego le apuntaron al agraviado Rómulo Amador Sosa Soto, y lo hicieron volver a ingresar junto con otros clientes, los llevaron a las escaleras interiores que dan acceso al segundo piso y cerraron la puerta de acceso al segundo piso.

El encausado Yaranga Gonzales rebuscó entre las prendas del agraviado Sosa Soto y lo despojó de un canguro de lona que contenía su carné de identificación policial, una tarjeta Multired, ciento ochenta soles en efectivo y su teléfono celular; facilitando de esta manera que el acusado Santos Flores se dirija a la caja del mencionado gimnasio para sustraer la suma de tres mil soles e inmediatamente acercarse a cada uno de los clientes que se hallaban en el lugar de los hechos y despojarlos de sus pertenencias, tales como teléfonos celulares, billeteras y carteras, entre otros.

En dichos momentos en los demás clientes –que se hallaban en el segundo piso– tomaron los tachos de basura que se encontraban en ese lugar y los lanzaron por las ventanas a la calle, mientras pedían auxilio; razón por la cual los encausados salieron rápido del local y abordaron un mototaxi de placa rodaje A26155, que habían dejado estacionado en la esquina de la calle donde se ubica el gimnasio en referencia con la intención de fugar. Sin embargo, no lograron encenderla, optando por empujarla unos sesenta metros hasta que se estrelló contra la pared de una casa aledaña, así que la abandonaron y efectuaron disparos mientras corrían con dirección al asentamiento humano Chavín de Huantar de Villa El Salvador.

TERCERO. FUNDAMENTOS DE LOS IMPUGNANTES

3.1. El sentenciado Gersson Acmed Santos Flores, al fundamentar el recurso de nulidad (folio 609), sostuvo que:

a) No hay imputación necesaria contra el recurrente.

[Continúa…]

[También te puede interesar: Elementos que corroboran la declaración de la menor agraviada [Expediente 02740-2017-PHC/TC]

Descarga el PDF completo aquí

Comentarios: