Robo: preexistencia del bien materia del delito es indispensable [Recurso de Nulidad 1129-2020, Lima Norte]

0
99
Robo: preexistencia del bien materia del delito es indispensable

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE

Preexistencia del bien materia del delito de robo

La preexistencia de la cosa materia del delito es indispensable para la afirmación del juicio de tipicidad; no obstante, no existen razones legales que impidan al Tribunal de instancia admitir para su probanza la propia declaración de la víctima. En ese sentido, en el caso sub judice, la declaración del agraviado cumple dicha finalidad probatoria.

Lima, diecisiete de mayo de dos mil veintiuno

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por la defensa técnica del procesado Richard Brian Caballero Coronado contra la sentencia del dieciséis de abril de dos mil diecinueve, emitida por la Tercera Sala Penal Liquidadora de la Corte Superior de Justicia de Lima Norte, que lo condenó como autor del delito contra el patrimonio en la modalidad de robo agravado, en perjuicio de Abel Fernando Heredia Típula, a diez años de pena privativa de libertad efectiva y fijó en S/ 1000 (mil soles) el monto que, por concepto de reparación civil, deberá abonar a favor del agraviado; con lo demás que al respecto contiene.

[Lee también:  Robo agravado: solo la certeza puede sostener una condena [Recurso de Nulidad 2000-2019, Lima Sur]

Intervino como ponente la señora jueza suprema Carbajal Chávez.

CONSIDERANDO

§ I. Agravios invocados

Primero. La defensa del encausado Caballero Coronado, en su recurso formalizado (foja 242), insta a la absolución de su patrocinado por insuficiencia probatoria. Precisa que solo existe la declaración del agraviado Heredia Típula a nivel policial, quien al momento de los hechos tenía dieciséis años, y que dicha declaración carece de verosimilitud; asimismo, no existen corroboraciones periféricas de carácter objetivo. Agrega que no se acreditó la preexistencia del bien objeto de robo.

§ II. Hechos materia de imputación y calificación jurídica

Segundo. El representante del Ministerio Público, a través de su acusación (foja 118), atribuye al encausado lo siguiente:

2.1. El veinticinco de diciembre de dos mil quince, a las 20:45 horas, en circunstancias en que el agraviado Abel Fernando Heredia Típula, de dieciséis años, se encontraba en compañía de su enamorada, en el cruce de las avenidas Tomás Valle y Universitaria, el procesado Richard Brian Caballero Coronado lo interceptó, lo cogoteó –es decir, lo tomó del cuello por la espalda– y logró tumbarlo al suelo. Acto seguido, otros dos sujetos le propinaron golpes y le arrebataron su celular Samsung Galaxy S5 color blanco, con línea de la empresa Claro (número 986008873). Sin embargo, pese a haber estado en el piso, el agraviado, luego de ser golpeado, logró retener a uno de sus agresores (procesado), a quien sujetó de la pierna. Momentos después, hicieron su aparición efectivos policiales que patrullaban la zona (SO2 PNP Richard Salvador Norabuena y SO3 PNP Carlos Jhovany Zegarra Paredes), quienes se percataron de que vecinos del lugar habían retenido a un sujeto, a quien acusaban de haber asaltado, junto a otros dos, a la pareja de enamorados; por lo que el encausado fue conducido a la comisaría de Condevilla.

[Lee también: Robo agravado: la duda favorece al reo [Recurso de Nulidad 2397-2017, La Libertad]   

2.2. Los hechos fueron subsumidos en el delito contra el patrimonio, robo con agravantes, previsto y sancionado en el artículo 188 del Código Penal (tipo base)1, con las circunstancias agravantes contenidas en los incisos 2, 4 y 7, primer párrafo, del artículo 189 del citado texto legal2.

FUNDAMENTOS

Tercero. La Constitución Política del Estado, en el artículo 2, inciso 24, literal e, reconoce la garantía constitucional de la presunción de inocencia, según la cual solo se puede dictar sentencia condenatoria cuando el despliegue de la actividad probatoria sea suficiente y genere en el juzgador la certeza plena de la existencia del hecho punible y la responsabilidad penal del procesado. El contenido de este derecho comprende que la sentencia condenatoria se fundamente en auténticos hechos de prueba y que la actividad probatoria sea suficiente para generar en el Tribunal convicción de la existencia del hecho punible y la responsabilidad penal del acusado, y con ello desvirtuar la presunción de inocencia. De esta manera, en tanto no se prueba de forma definitiva la responsabilidad del acusado, este se encuentra asistido por dicha garantía constitucional.

Cuarto. El delito de robo, previsto y sancionado en el artículo 188 del Código Penal, tiene como nota esencial, que lo diferencia del delito de hurto, el empleo que hace el agente de violencia o amenaza contra la persona –no necesariamente sobre el titular del bien mueble–. La conducta típica, por tanto, integra el apoderamiento de un bien mueble total o parcialmente ajeno con la utilización de violencia física o intimidación sobre un tercero. Esto es, la violencia o amenaza –como medio para la realización típica del robo– han de estar encaminadas a facilitar el apoderamiento o a vencer la resistencia de quien se opone al apoderamiento.

En consecuencia, la violencia es causa determinante del desapoderamiento y está siempre orientada a neutralizar o impedir toda capacidad de actuación anterior o de reacción concomitante de la víctima, que pueda obstaculizar la consumación del robo3.

Quinto. En ese orden de ideas, se aprecia de los agravios expuestos en el recurso de nulidad que se enfocan en cuestionar dos aspectos de la valoración probatoria de la recurrida: primero, la preexistencia del bien objeto del robo y, con ello, la materialidad del delito; y, segundo, los elementos de cargo que vinculan al procesado con el delito. Según postula el recurrente, solo obra la declaración del agraviado, la cual carece de verosimilitud y no está corroborada. Por tanto, se analizará el caudal probatorio que sirvió de sustento para la decisión primigenia.

[Continúa…]                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         

[También te puede interesar: Robo con agravante: identificación del agresor [Recurso de Nulidad 1929-2018, Lima] 

Descarga el PDF completo aquí