Suficiencia probatoria y responsabilidad restringida [Recurso de Nulidad 2055-2018, Tacna]

0
56
Suficiencia probatoria y responsabilidad restringida

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA

SALA PENAL PERMANENTE

Suficiencia probatoria y responsabilidad restringida

a. Del análisis de autos se desprenden suficientes medios probatorios que corroboran la materialidad del delito, determinan la responsabilidad penal del recurrente y enervan la presunción de inocencia que lo protegía. Así, la sindicación persistente de la menor agraviada es verosímil, es decir,  presenta  coherencia interna y externa, ya que carece de incredibilidad subjetiva y es corroborada con medios probatorios periféricos.

b. El artículo 22 del Código Penal, en su segundo párrafo, exceptúa de la aplicación del beneficio de la  reducción prudencial de la pena a aquellos que cometan delitos de suma gravedad descritos en este dispositivo legal, como el delito de violación sexual. Este segundo párrafo es selectivo y limitativo, pues descarta de plano el acogimiento a dicho beneficio punitivo de todo el que haya  cometido  cualquiera  de los delitos descritos en el dispositivo legal acotado.


[Lee también:  ¿Cómo se relaciona responsabilidad restringida y control difuso? [Recurso de Nulidad 124-2020, Lima]


c. Esta selectividad colisiona con el principio de igualdad ante la ley, previsto en el inciso 2 del artículo 2 de la Constitución Política del Perú. La inaplicación de esta prohibición se puede efectuar vía control difuso (de acuerdo al caso concreto). Por tanto, corresponde aplicar la causal de disminución punitiva por responsabilidad restringida por edad.

 Lima, veintiocho de mayo de dos mil diecinueve

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por la defensa técnica del encausado Wilber Lupaca Pilco contra la sentencia del veinticuatro de septiembre de dos mil dieciocho (foja 403), emitida por la Sala Penal Superior de la Corte Superior de Justicia de Tacna, que lo condenó como autor del delito contra la libertad sexual-violación sexual de menor de edad, en agravio de la menor identificada con las iniciales C. E. Q. Ch., le impuso treinta años de pena privativa de libertad y fijó en S/ 5000 (cinco mil soles) el monto de la reparación civil que deberá pagar el sentenciado a favor de la menor agraviada; con lo demás que al respecto contiene. De conformidad, en parte, con lo dictaminado por el señor fiscal supremo en lo penal.

Intervino como ponente el señor juez supremo Figueroa Navarro.

1.1. No se valoró debidamente que existen dos exámenes médicos practicados a la zona genital de la agraviada, los cuales difieren en sus conclusiones.

1.2. No se valoró que el examen médico legal fue practicado solo por un perito médico.

1.3.  No se valoraron debidamente las evaluaciones psicológicas practicadas a la agraviada.

1.4.  No se valoró de manera debida que la penetración es materialmente imposible en la posición en que la menor indica haber sido “abusada”.

1.5.  Al momento de la graduación de la pena se invocó la Ley número 27024, publicada el veinticinco de diciembre de mil novecientos noventa y ocho, la cual no debió ser  aplicada, por control difuso.

1.6. No se valoró que la menor padecía de vulvovaginitis marcada, lo cual pudo provocar el sangrado que apareció veinticuatro horas después del “abuso”.

1.7. No se valoró que, seis días antes de ser examinada por el médico legista, la menor fue objeto de limpiezas vaginales y fricciones con un trapo, por parte de su madre.

1.8. No se valoró que, seis días antes de pasar médico legista, los genitales de la menor fueron imprudentemente manipulados por el médico general en una posta médica del distrito de Ciudad Nueva.

1.9. No se valoró debidamente que existen dos exámenes médicos practicados a la zona genital de la agraviada, los cuales difieren en sus conclusiones.


[Lee también:  ¿Cómo se relaciona responsabilidad restringida y control difuso? [Recurso de Nulidad 124-2020, Lima]


1.10. No se valoró que el examen médico legal fue practicado solo por un perito médico.

1.11. No se valoraron debidamente las evaluaciones psicológicas practicadas a la agraviada.

1.12.No se valoró de manera debida que la penetración es materialmente imposible en la posición en que la menor indica haber sido “abusada”.

1.13. Al momento de la graduación de la pena se invocó la Ley número 27024, publicada el veinticinco de diciembre de mil novecientos noventa y ocho, la cual no debió ser aplicada, por control difuso.

II. Imputación fiscal

Segundo. Conforme a la acusación fiscal (foja 88), los hechos materia de imputación son los siguientes: el veintiocho de diciembre de dos mil tres, aproximadamente a las 14:00 horas, cuando la agraviada se encontraba en su domicilio, acompañada por su hermano menor (de nombre Kenny), se hizo presente el encausado, quien ingresó al domicilio aprovechando su condición de primo de la ofendida, y al advertir la ausencia de los padres de los hermanos, envió al menor (Kenny) a comprar sandía, con el propósito de quedarse a solas con la perjudicada. En estas circunstancias, la tomó por la espalda, la llevó a empujones al cuarto, la tiró sobre la cama y, luego de bajarle la ropa, abusó sexualmente de la agraviada, pese a la resistencia que ella opuso. El día de los hechos, la menor tenía nueve años y diez meses de edad.

[También te puede interesar: ¿En qué consiste la responsabilidad restringida por la edad? [Casación 591-2019, Ica]


Descarga el PDF completo aquí


Comentarios: