Suprema rechaza que recurrente cuestione expresiones o vida sexual de la víctima para desacreditarla (perspectiva de género) [Recurso de Nulidad 1232-2019, Huánuco]

0
119
Suprema rechaza que recurrente cuestione expresiones o vida sexual de la víctima para desacreditarla

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL TRANSITORIA

Sumilla. Perspectiva de género. 1. Es reprochable que el recurrente acuda a ciertas frases para menoscabar la dignidad de la adolescente y poner en cuestión su versión, obligando a esta Alta Corte –conforme a los reiterados pronunciamientos–, abordarlo bajo la herramienta de “perspectiva de género”, que implica analizar tales categorías sospechosas que reflejan situaciones de discriminación o asimetrías entre los sujetos del proceso que revelan una violencia estructural de género y de patrones socio culturales que menoscaban y discriminan a las mujeres.

[Lee también: La violencia en el delito de violación sexual (Casación N. 270-2018, Áncash) ]

Presupuestos en la sindicación de la víctima. 2. El testimonio de la adolescente agraviada generó convicción en el Tribunal de Mérito, lo que este Supremo Tribunal comparte porque la sindicación de la adolescente agraviada, quien a la fecha de los hechos contaba con doce años de edad, ha sido enfática coherente y verosímil, precisando las circunstancias de modo, y lugar y cumple los estándares del Acuerdo Plenario N° 2-2005/CJ-116. Su conducta resultó ser típica porque se adecuó al supuesto de hecho del tipo penal de violación sexual, al artículo 183, numeral 2, del Código Penal. Es antijurídica porque no está autorizada por norma jurídica alguna y estuvo en plenas condiciones físicas y psicológicas mínimas para comprender el acto delictivo que realizó; sin embargo, actuó en contra de la norma jurídica penal, por lo que es culpable y merecedor del reproche penal.

Tratamiento terapéutico de la víctima. 3. El Tribunal Supremo, en este caso, dispone que el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social: Centro Emergencia Mujer, brinde atención integral a la agraviada, quien por su condición de vulnerabilidad además de vivir en una comunidad debe tener como persona de enlace para que se cumpla con la medida y no se burocratice.

Lima, veintitrés de junio de dos mil veintiuno

VISTO: se pronuncia este Supremo Tribunal sobre el recurso de nulidad interpuesto por el sentenciado GERARDO ESPINOZA SALVADOR contra la sentencia del 24 de abril de 2019, emitida por la Sala Mixta Permanente de la Corte Superior de Justicia de Huánuco, que lo condenó como autor del delito de violación sexual de menor de edad, en agravio de la menor con las iniciales Ch. H. R., tipificado en el primer párrafo, del artículo 173, numeral 2, del Código Penal, a treinta años de pena privativa de la libertad, y fijaron por concepto de reparación civil, la suma de 1000,00 (mil soles), que deberá abonar el sentenciado a favor de la parte agraviada y conforme al artículo 178-A del Código Penal, se someta al tratamiento terapéutico.

De conformidad con lo opinado por el fiscal supremo en lo penal.

[Lee también: Violación sexual: absolución por insuficiencia probatoria [Recurso de Nulidad 1014-2020, Lima Sur] 

Intervino como ponente la jueza suprema Pacheco Huancas.

CONSIDERANDO

IMPUTACIÓN FISCAL

1. Conforme a la acusación fiscal –página 202–, se le atribuyó al recurrente Gerardo Espinoza Salvador que, el 19 de noviembre de 2008, a las 17:30 horas aproximadamente, en circunstancias que la víctima con las iniciales Ch. H. R. (de 12 años de edad) transitaba por la carretera Choras – Jesús, a la altura del centro poblado de Tuyuragra, fue interceptada por el citado encausado, quien se encontraba a bordo de una motocicleta, quien le propuso llevarla al distrito de Choras y, ante su negativa, mediando fuerza la sujetó de las manos, le tapó la boca con un polo y la subió a dicho vehículo, se la llevó bajo amenaza al inmueble ubicado en el distrito de Choras, donde abusó sexualmente de ella, hasta en cuatro ocasiones. Allí, la mantuvo retenida hasta las 02:00 horas del 20 de noviembre de 2008, que logró huir a dicho lugar.

FUNDAMENTOS DE LA SALA SUPERIOR

2. El Tribunal Superior emitió sentencia condenatoria, razonó que la sindicación de la adolescente agraviada, cumple con las garantías de certeza del Acuerdo Plenario N° 2-2005/CJ.116. Sobre la base de los argumentos siguientes:

2.1. Respecto al presupuesto de ausencia incredibilidad subjetiva, se tiene que no existe entre el encausado y la adolescente, relaciones basadas en odio, resentimiento o enemistad que incidan en la parcialidad de su versión incriminatoria, e incluso el encausado negó conocer a la agraviada.

2.2. Existe verosimilitud y persistencia en la incriminación. La versión de contenido incriminatorio de la adolescente agraviada, ha sido persistente incluso en el juicio oral, y su relato es coherente con relación a la forma y circunstancias en que ocurrieron los hechos y está corroborada con el Certificado Médico N.° 004668-DCLS –página 82–, y ficha de Reniec de la víctima.

EXPRESIÓN DE AGRAVIOS

3. El sentenciado Gerardo Espinoza Salvador, interpuso recurso de nulidad, y lo fundamentó dentro del término de ley –páginas 385 a 395–. Solicita se le absuelva de la acusación fiscal, sobre la base que la sindicación de la adolescente agraviada no cumple con los parámetros establecidos en el citado acuerdo plenario. Alegó siguiente:

3.1. Infracción al principio de presunción de inocencia. Negó los cargos atribuidos en su contra. Su tesis de defensa ha sido corroborada con la declaración del testigo Espinoza Basilio Cipriano, quien declaró que el día y hora de los hechos, ayudaba en una fiesta costumbrista del pueblo de Choras, los días 19 y 20 de diciembre de 2008.

[Continúa…]

[También te puede interesar: La revictimización en los delitos de abuso sexual de niños y adolescentes [Recurso de Nulidad 797-2019, Lima Norte]

Descarga el PDF completo aquí