Técnicas para captar la atención del juez en el interrogatorio

0
210
Técnicas para captar la atención del juez en el interrogatorio

Habilidades son importantes para lograr un excelente proceso de interrogatorio ante el magistrado.

Uno de los objetivos del interrogatorio directo del testigo es acreditar su testimonio, o persuadir al juez, también el tribunal y el jurado, de la veracidad de su testimonio.

Sin embargo, también es necesario mantener la atención del juez durante todo el interrogatorio y que el interrogatorio no se vuelva monótono,  pesado o aburrido, según la plataforma LegalToday.

En ese sentido, Óscar Fernández León, abogado experto en habilidades profesionales, recomienda emplear diversas técnicas que permitan ejecutar un buen interrogatorio y, sobre todo, mantener la atención del juez  durante dicho proceso.

Algunas de estas técnicas son:

1. Enlazar las preguntas con apartados temáticos.

Durante el interrogatorio, a medida que cambiemos de escenario, materia o temática, es recomendable introducir al testigo en el objeto de nuestras siguientes preguntas a través de lo que viene denominándose “título”, que no es más que un enlace.

A continuación, me gustaría preguntarle sobre lo que acaeció a la entrada del supermercado.

¿Podría explicarnos qué ocurrió cuando llegó al supermercado?

–Francisco, ahora, si no le importa, me gustaría realizarle diversas preguntas relativas a los hechos que acaecieron en la calle del Cementerio.

-Lo que Vd. diga.

-¿Podría explicarnos…

De esta forma conseguimos un triple objetivo: llamamos la atención del juez, ayudamos al testigo a que realice una declaración más organizada y coordinada y, finalmente, mantenemos una sensación de control del interrogatorio; pero, sobre todo, el juez estará más atento, pues asociará dichos conectores a cambios que instintivamente van a requerir una mayor atención.

Para emplear esta técnica nos valen expresiones como “Déjeme que lo sitúe…Ahora nos vamos a centrar en… Por favor, me gustaría que se detenga en… Si le parece nos detenemos en el momento en que….”, si bien tenemos que tener sumo cuidado de no emplear títulos tan expresivos que no sean más que burdos auxilios al testigo que, probablemente, recibirán una impugnación (u objeción) o la llamada directa del juez.

“Ahora le preguntaré sobre lo que ocurrió cuando Juan sacó la pistola” (cuando este hecho no había sido aún declarado por el  testigo). ¡Impugnación asegurada!

2. La técnica CACYL (corto-ampliación-corto y largo)

Esta técnica, aplicable para los casos en los que la declaración del testigo puede extenderse más de lo deseado, consiste en que formulemos una pregunta que conlleve una respuesta corta sobre un tema para, a continuación, pedirle al testigo que amplíe algún aspecto estratégico de esa pregunta. Una vez respondida la pregunta de ampliación, realizamos otra corta para concluir con una pregunta que permita una respuesta larga para extenderse sobre el tema. Una vez realizada la serie, podemos continuar sucesivamente continuando el ciclo.

Está técnica se asimila mejor con un ejemplo:

¿Conoce Vd. el Bar “El Litigio”?

Si  (corto).

¿Explíquenos por qué lo conoce?

Pues es el bar en el que solemos reunirnos los amigos al concluir la jornada de los viernes. Allí estamos generalmente toda la tarde tomando copas (ampliación).

¿Estuvo Vd. en dicho bar el día de la víspera de la Navidad de 2020?-

Si (corto).

¿Recuerda lo que ocurrió en el bar ese día?

Claro, ese día, había tenido una fuerte discusión con Juan en el trabajo debido a la pérdida del informe que teníamos que entregar el lunes siguiente. Ese día era viernes, y al dirigirme al bar… (largo).

Como puede observarse, de esta forma el relato se hace más fluido a través de preguntas que no solo mantienen la atención del juez, sino que nos sirven para que el abogado aborde aspectos claves del interrogatorio evitando que el cliente divague y se extienda en puntos innecesarios.

Para el empleo de esta técnica emplearemos preguntas cerradas para las respuestas cortas y abiertas para las respuestas de ampliación y largas, siendo recomendable para introducir una ampliación el empleo de los verbos “explique”, “demuestre”, “describa”, “infórmenos”, etc.

3. Empleo de silencios enfáticos

Una vez que nos responde el testigo sobre algún aspecto que consideramos clave en su declaración, podemos realzar dicho aspecto a través de un silencio seguido de una nueva pregunta para que el testigo repita la respuesta precedente. De este modo, al repetirse la respuesta, destacamos el contenido de la misma, lo que, sin duda, será escuchado por el juez con más atención, máxime si nos encontramos ante un punto esencial de la narración.

Entonces, ¿presenció Vd. la pelea?

Sí, claro estaba a escasos metros.

 (Silencio de dos o tres segundos)

Disculpe, ¿podría repetir?  // ¿Cómo dijo? // Perdón, no lo he entendido…

He dicho que pude ver la pelea pues estaba justo al lado.

4. Técnica del looping

A través de esta técnica enlazamos la información suministrada por el testigo en la pregunta precedente a través de su empleo en la nueva pregunta. De esta forma, enfatizamos dicha información (porque la consideramos relevante) y nuevamente reforzamos la atención del juez en relación con la misma.

–O sea, ahora los tres se ocuparon de Vd.

-Exacto. Tenía a los tres encima, y comenzaron como locos a pegarme, a darme puñetazos. Uno incluso se puso de pie y empezó a darme paradas en el costado e incluso en la cabeza. Fue horrible.

–De acuerdo, lo tiraron y los tres le golpeaban, pero, por favor, ¿podría indicarnos como actuaron cada uno de los agresores?

-Uno me colocó la rodilla en el pecho y me daba puñetazos en la cara y…