Tráfico Ilícito de Drogas: Prueba ilícita y prueba indiciaria [Casación 1723-2022, Ayacucho]

0
259
Trafico-Ilicito-de-Drogas-Prueba-ilicita-y-prueba-indiciaria

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA 
SALA PENAL PERMANENTE

SUMILLA. 1. Es verdad que, propiamente, la declaración contenida en el Disco Compacto, atribuida al intervenido Llantoy Taipe fue excluida en el marco de una tutela de derechos [vid.: auto de vista de fojas trescientos setenta y tres, de siete de agosto de dos mil veinte, del cuaderno de casación]. Empero, como fuente independiente a ese acto formal de entrevista excluido, según ya se anotó, se tiene el acta de intervención policial y las aludidas testimoniales del personal policial interviniente. Además, desde otra perspectiva, tal información se consolidó con la testimonial del comisario de Huanta, comandante PNP Wilder Jesús Hurtado Cárdenas, quien afirmó que los efectivos policiales encausados en el local de la Comisaría le dijeron que su intervención era una confusión y que estaban realizando una ronda por una información de un vehículo con caleta (que ocultaba droga, se entiende). 

[Lee también: Tráfico Ilícito de Drogas: Licitud de la entrada y registro domiciliario [Casación 2764-2021, Piura]

2. La prueba por indicios es una técnica –un juicio lógico, un esquema de razonamiento, razonamiento intelectual basado en el resultado de la prueba practicada– para la valoración de la prueba, basada en la inducción de una determinada afirmación fáctica (hecho presunto o hecho delictivo, jurídico penalmente relevante) a partir de una serie de circunstancias probadas (hecho indicio). Segundo, que esta prueba consta de dos reglas internas, materiales: (i) el hecho-base o hecho-indicio probado, fijado en el proceso con arreglo a la prueba y su valoración, concomitante con el hecho delictivo a probar; y, (ii) el enlace entre el hecho-base o hecho-indicio y el hecho presunto o hecho delictivo acusado y juzgado, el cual ha de ser preciso y directo según las reglas del criterio humano, que implican la corrección lógico-formal del razonamiento, sino que ésta descanse en reglas válidas obtenidas de la ciencia, de la técnica o de la experiencia –los indicios no han de permitir otras inferencias contrarias igualmente válidas–. Desde luego, no ha de presentarse un hecho-indicio alternativo que pueda poner en crisis la cadena de indicios requerida (por lo general, los indicios son contingentes). Tercero, que debe cumplirse con una regla de forma: la motivación, en cuya virtud debe expresarse cuáles son los hechos base o hechos indicio e incluirse el razonamiento indiciario utilizado –la inferencia deberá ser objeto de motivación explícita–. 

[Lee también: Tráfico ilícito de drogas. Cambio de juez. Ovise. Pericia fonométrica [Casación 453-2021, Ayacucho]

Cuarto, desde una perspectiva material, los indicios han de estar plenamente probados, ser plurales (excepcionalmente únicos), ser concomitantes al hecho delictivo precisado de acredita y, además, deben reforzarse entre sí; y, en cuanto a la inducción o inferencia probatoria, ésta debe ser razonable –no arbitraria, absurda o infundada–, es decir, responder plenamente a la sana crítica racional, de manera que de los hechos base o hechos indicio acreditados fluye, como conclusión natural, el dato precisado de acreditar, existiendo entre ambos un enlace preciso y directo según las reglas del criterio humano. 3. El artículo 297 del Código Penal incorpora dos grados o niveles de circunstancias específicas. En el primer grado, entre otras, están aquellas tres vinculadas a la condición personal del agente, siendo de destacar, según el inciso uno, la que está referida al agente que abusa de la función pública que ejerce. Se trata de policías de la Comisaría de Huanta que se valieron indebidamente de su condición de tales para la comisión del delito de conspiración para delinquir el delito de tráfico ilícito de drogas. El artículo 297 del Código Penal no hace diferencia alguna respecto de los cuatro supuestos típicos del artículo 296 del citado Código, ni siquiera de otras figuras delictivos nuevas (artículos 296-A, 296-B y 296-C del Código Penal). 

[Continúa …] 

[También te puede interesar: Ne bis in idem y el tráfico ilícito de drogas [Expediente 01536-2017-PHC/TC]

Descarga el PDF completo aquí