Tráfico ilícito de drogas: Prueba indiciaria y requisitos [Recurso de Nulidad 813-2020, Lima]

0
981
Tráfico ilícito de drogas: Prueba indiciaria y requisitos

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE

Condena por el delito de tráfico ilícito de drogas

La sentencia condenatoria venida en grado está conforme a derecho; al expresar de manera clara y precisa los argumentos por los que se decidió en ese sentido, se advirtió la presencia de una fundamentación jurídica racional y justificada de la decisión adoptada, que se amparó con válidos y pertinentes medios probatorios (directos e indiciarios), que permiten vincular los hechos materia de imputación a la encausada recurrente, cuyos argumentos impugnatorios, además, no desvirtúan los fundamentos de la recurrida.

[Lee también: Tráfico ilícito de drogas: insuficiencia probatoria para condenar [Recurso de Nulidad 446-2020, Lima]

Lima, tres de mayo de dos mil veintiuno

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por la defensa técnica de la procesada Bertha Antonia Reyes Ortiz contra la sentencia del treinta de diciembre de dos mil diecinueve (foja 631), emitida por la Cuarta Sala Penal con Reos en Cárcel de la Corte Superior de Justicia de Lima, que la condenó por el delito contra la salud pública en la modalidad de tráfico ilícito de drogas, en agravio del Estado, a ocho años de pena privativa de libertad y fijó en S/1 000 (mil soles) el monto de la reparación civil, que deberá abonar a favor del Estado. De conformidad con el dictamen del fiscal supremo en lo penal.

Intervino como ponente el señor juez supremo Coaguila Chávez.

CONSIDERANDO

I. Imputación fiscal

Primero. Conforme se desprende del dictamen acusatorio (foja 328), se imputa a las procesadas Bertha Antonia Reyes Ortiz y Natali Yajaira Trelles Reyes , de los siguientes hechos:

1.1. El nueve de mayo de dos mil quince, aproximadamente a las 6:00 horas, personal policial se encontraba patrullando por la zona conocida como “El castillo de humo”, ubicado por inmediaciones de la cuadra dos del jirón Bernardo Alcedo del distrito de San Miguel, en ejecución del operativo policial denominado “Cordillera Blanca”, ante la constante actividad de microcomercialización de droga que existe en dicho lugar.

1.2. En tales circunstancias, observaron a dos mujeres que vendían drogas en pequeños envoltorios, conocidos como “ketes”, y que al percatarse de la presencia policial, pretendieron fugarse ingresando al inmueble ubicado en el jirón Bernardo Alcedo número 280, pero fueron alcanzadas, intervenidas y se les identificó como Bertha Antonia Reyes Ortiz y Natali Yajaira Trelles Reyes.

1.3. Seguidamente, se realizó el registro personal correspondiente, en el que a la intervenida Bertha Reyes se la encontró en posesión de 89 (ochenta y nueve) envoltorios –ketes–, que contenían pasta básica de cocaína con un peso neto de tres gramos y dinero en efectivo en monedas de diferentes denominaciones. A la intervenida Natali Trelles se la encontró en posesión de una cartera de lona de color negro, en cuyo interior se hallaron 112 (ciento doce) envoltorios de papel periódico –ketes–, que contenían pasta básica de cocaína con un peso de 4 g (cuatro gramos) y dinero en monedas de diversas denominaciones.

[Lee también:  Tráfico ilícito de drogas: deficiencias en la intervención policial [Recurso de Nulidad 1682-2019, Lima]

1.4. Luego se procedió a realizar el registro domiciliario del inmueble ubicado en el jirón Bernardo Alcedo número 280 –donde fueron intervenidas–, y en el altillo del segundo piso, debajo de una cama, se hallaron: a) una bolsa que contenía 208 g (doscientos ocho gramos) de pasta básica de cocaína; b) una bolsa de polietileno que contenía 83 g (ochenta y tres gramos) de pasta básica de cocaína; c) sobre una cómoda, una caja de cartón que contenía 600 (seiscientos) envoltorios –ketes–, que a su vez contenían pasta básica de cocaína, con un peso neto de 18 g (dieciocho gramos); d) una bolsa de polietileno con 1165 (mil ciento sesenta y cinco) envoltorios de papel –ketes–, que contenían pasta básica de cocaína con un peso de 38 g (treinta y ocho gramos), y e) una elevada cantidad de monedas de diversas denominaciones.

II. Sentencia del Tribunal Superior

Segundo. El Colegiado Superior emitió sentencia condenatoria (foja 631), la cual sustentó en los siguientes términos:

2.1. Del caudal probatorio actuado en autos se evidencia la participación de la procesada Bertha Reyes en la comisión del delito de tráfico de drogas, tales como: a) la sindicación de los efectivos policiales intervinientes, respecto a la forma y circunstancias en que fue intervenida y su posterior intento de fuga, cuyos testimonios cumplen con los requisitos de certeza establecidas en el Acuerdo Plenario número 2-2005/CJ-116; b) el Acta de registro personal, comiso de drogas e incautación de dinero (foja 28) que deja constancia del hallazgo de 89 envoltorios de papel, que contenían una sustancia –al parecer pasta básica de cocaína–, así como monedas de diversas denominaciones, y c) el registro domiciliario e incautación de dinero (foja 30), el que se hallaron más envoltorios de papel, que contenían una sustancia – al parecer pasta básica de cocaína–, bolsas y una caja de cartón que contenía la misma sustancia, así como más monedas de diversas denominaciones

2.2. También concurre prueba indirecta, como el indicio de oportunidad, pues, aprovechándose de su vínculo familiar con el propietario del inmueble, escondía o depositaba la droga encontrada; en un primer momento negó saber a quién pertenecía el inmueble, pero posteriormente reconoció que el inmueble donde se encontró la droga era de su abuelo fallecido, lo que evidencia que tenía pleno conocimiento del accionar ilícito que venía realizando.

2.3. En cuanto a la determinación de la pena, se consideraron las carencias sociales, cultura y costumbres de la procesada, así como la naturaleza y gravedad del ilícito cometido, y se tuvo en cuenta que la recurrente registra antecedentes penales por similar delito, lo que constituye una circunstancia agravante cualificada; en consecuencia, fijó la pena en ocho años de pena privativa de libertad.

[Continúa…]

[También te puede interesar: Tráfico ilícito de drogas: La duda favorece al reo [Recurso de Nulidad 3456-2015, Huánuco]

Descarga el PDF completo aquí