Tráfico ilícito de drogas: prueba, traslado, huida y arrojo [Recurso de Nulidad 904-2018, Lima]

0
793
Tráfico ilícito de drogas Recurso de Nulidad 904-2018, Lima Jurisprudencia PDF

Loading

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE

PRUEBA INDICIARIA – TID 

SUMILLA. De los indicios tenemos que el acusado Benjamín Franklin Torrejón Manchay, estaba al tanto de la mercadería ilícita que se transportaba y que tenían en su poder –la misma que conforme a la declaración del sentenciado Alberto Torrejón Manchay iba a ser micomercializado en el distrito del Rímac–, siendo conscientes de que eran seguidos por personal policial, lo que motivó que durante la persecución arrojaran la mercadería ilícita, al igual que los documentos personales que los puedan vincular, a fin de eludir toda investigación más aún cuando ya habían sido procesados por delito similar. En consecuencia, se ha probado indubitablemente la autoría de Benjamín Franklin Torrejón Manchay en el delito de tráfico ilícito de drogas que se le imputa, por cuando entre los hechos indiciarios, la naturaleza de las evidencias indiciarias de cargo y la mala justificación; existe una conexión racional, precisa y directa, por ser esta última una inferencia categórica, deducida de la sucesión de hechos precedentemente establecidos, no existiendo una hipótesis alternativa al curso causal de acontecimientos, que posibilite decantar en una conclusión diferente, por lo que se ha logrado enervar la presunción de inocencia que ampara al acusado, habiéndose acreditado su responsabilidad penal en los hechos imputados.

[Lee también: Tráfico de drogas: Cambio de la calificación jurídica [Recurso de Nulidad 1255-2018, Lima]

Lima, treinta de enero de dos mil diecinueve.

VISTOS: el recurso de n ulidad interpuesto por el procesado Benjamín Franklin Torrejón Manchay, contra la sentencia del dieciséis de enero de dos mil dieciocho, de fojas mil seiscientos cuatro, que lo condenó como autor del delito contra la salud pública, en la modalidad de tráfico ilícito de drogas, en agravio del Estado, a siete años de pena privativa libertad, y fijó en dos mil soles el monto que por concepto de reparación civil deberá abonar a favor del Estado. De conformidad, en parte, con el dictamen de la señora fiscal suprema en lo penal. 

Intervino como ponente la señora jueza suprema CHÁVEZ MELLA. 

CONSIDERANDO 

§. EXPRESIÓN DE AGRAVIOS 

Primero. El acusado Benjamín Franklin Torrejón Manchay, en su recurso de nulidad –foja mil seiscientos veintiuno– y el escrito en similares términos –foja  cincuenta y dos del cuadernillo supremo–, solicitó que se declare la nulidad de la sentencia recurrida y se le absuelva de los cargos imputados, en aplicación del principio indubio pro reo. En tal sentido, precisó los siguientes agravios: 

1.1. Cuando se le intervino, iba a bordo del vehículo en el asiento del copiloto y al efectuarse el registro vehicular y personal no se le halló droga, monedas ni armas. Del mismo modo, el vehículo no presentó adherencias de drogas, conforme al dictamen pericial. 

1.2. El día de los hechos se encontraba junto con su hermano, el sentenciado Alberto Torrejón Manchay, con quien abordaron un vehículo, taxi, con destino a la Clínica San Marcos, ubicado en el distrito de Breña, para asistir a un control médico de la intervención quirúrgica a la que días antes había sido sometido, hecho que fue corroborado por su médico tratante mediante declaración testimonial, siendo que le acogía dolores estomacales, por ello solicitó al conductor aumentar la velocidad, percatándose que eran seguidos por un vehículo, al suponer de que se trataban de delincuentes que los querían asaltar.

[Lee también: Tráfico ilícito de drogas: La duda favorece al reo [Recurso de Nulidad 3456-2015, Huánuco]

1.3. Se infiere del proceso que el documento de hallazgo y recojo de la droga fue falsificado por la Policía Nacional del Perú, el testigo Gaspar Salazar no reconoció su firma en dicha acta, lo cual fue corroborado con una pericia grafotécnica, inclusive, en dicha acta, los hechos iniciales difieren, cuando se indica que se encontró una bolsa de polietileno y ya no de plástico; aunando a ello, se elaboró un acta complementaria donde se refieren a documentos inexistentes.

1.4. El Fiscal Superior no emitió opinión alguna sobre las contradicciones de los testigos policiales Ítalo Viera Castro y Manuel Jesús Ampuero Zózimo Casallo con respecto al hallazgo de la droga, la bolsa y la libreta. 

1.5. No existe indicio o medio probatorio alguno que acredite la responsabilidad y culpabilidad del recurrente; habiéndose expedido una sentencia exclusivamente por criterio de conciencia equivocada, sin tener en cuenta que en autos se ha demostrado la inexistencia de medio probatorio alguno.

1.6. La Constitución Política, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Declaración Universal de los Derechos Humanos resguardan la presunción de inocencia. 

[Continúa…]

[También te puede interesar: ¿En qué consiste el delito de conspiración al tráfico ilícito de drogas? [Casación 1600-2019, Apurímac]

Descarga el PDF completo aquí