Usurpación: efectos de la prescripción a quien ha sido declarado reo ausente [Recurso de Nulidad 324-2021, Lima]

0
78
Usurpación: efectos de la prescripción a quien ha sido declarado reo ausente

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE

Prescripción de la acción penal

Teniendo en cuenta que los hechos acaecieron el veinticuatro de abril de dos mil nueve, si el plazo extraordinario es de nueve años, la acción penal prescribió el veinticuatro de abril de dos mil dieciocho. La suspensión del plazo por la presentación del recurso de queja excepcional previsto en el Acuerdo Plenario número 6-2007/CJ-116 es incluso posterior a esa fecha, pues el escrito se presentó el veintitrés de agosto de dos mil dieciocho (foja 126), y su trámite duró hasta el trece de enero de dos mil veinte (foja 149), cuando se remitieron los actuados (con la ejecutoria que declaró fundada la queja excepcional) al Superior para que conceda la nulidad. En ese sentido, al haber transcurrido más de nueve años, la acción penal se encuentra prescrita y se debe hacer extensiva a la procesada María Virginia Brandan Varea, quien tiene la calidad de reo ausente.

[Lee también: Usurpación: revisión penal e inconciliabilidad de sentencias [Revisión Sentencia 567-2019, Cajamarca]

Lima, veintinueve de noviembre de dos mil veintiuno

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto, concedido vía queja excepcional, por la defensa técnica del procesado Óscar Ubaldo Brandan Varea contra la resolución (auto) del dos de mayo de dos mil dieciocho (foja 92), que por mayoría declaró infundada la queja de derecho presentada por el recurrente, en el proceso que se le sigue por el delito contra el patrimonio-usurpación agravada, en perjuicio de Martín Ulises James Atanacio Zeballos; con lo demás que contiene. De conformidad con el dictamen emitido por la señora fiscal suprema en lo penal.

Intervino como ponente el señor juez supremo Coaguila Chávez.

CONSIDERANDO

§ I. Expresión de agravios

Primero. El inculpado Óscar Ubaldo Brandan Varea, en su recurso de nulidad (foja 108), sostiene que:

1.1. En la diligencia de lectura de sentencia del veintiséis de agosto de dos mil dieciséis, se procedió a dar lectura veloz solo a la parte resolutiva de la sentencia condenatoria, acto en que apeló el fallo, de lo cual se dejó constancia, y se le explicó que tenían que corregirse algunos párrafos para la posterior notificación o recojo de la sentencia.

1.2. Así, mediante escrito del veintinueve de agosto de dos mil dieciséis, solicitó que se le notifique la sentencia y el seis de septiembre se entregó copia de esta al procurador del estudio autorizado, por lo que tenía el plazo de diez días para fundamentar la apelación —cuyo cómputo empezaba el siete de septiembre de dos mil dieciséis—, lo que hizo el diecinueve de septiembre de dos mil diecinueve (al noveno día).

[Lee también: Elementos típicos del delito de usurpación agravada [Recurso de Nulidad 1083-2019, Lima Este]

1.3. Sin embargo, mediante la resolución del dieciocho de mayo de dos mil diecisiete, al proveerse su escrito de apelación, pese a que el veintiséis de agosto de dos mil dieciséis solo se leyó la parte resolutiva y el seis de septiembre fue notificada íntegramente, se resolvió de manera indebida: “Téngase por consentida la sentencia”.

1.4. Finalmente, se encuentra conforme con el voto singular de la magistrada Poma Valdiviezo, conforme al cual se encuentra acreditado que se entregó copia de la sentencia el seis de septiembre de dos mil dieciséis, incumpliéndose con lo dispuesto en la Sentencia Plenaria número 01-2013/301-A, conforme a la cual: “Las sentencias o resoluciones que emitan y lean en audiencia, deben ser entregadas inmediatamente a las partes para que estas, sin riesgos de indefensión material, puedan examinarlas y fundamentar debidamente sus impugnaciones», por lo que, en atención al principio de licitud, debe tomarse como cierta la fecha de entrega de la copia, la cual afectó su derecho de defensa y al debido proceso.

§ II. Imputación fiscal

Segundo. Se imputó a los procesados (foja 3) María Virginia Brandan Varea y Óscar Ubaldo Brandan Varea haber ingresado de manera violenta, en horas de la noche del veinticuatro de abril de dos mil nueve, al departamento número 901 de la avenida La Paz número 811, Miraflores, inmueble que había sido ofrecido en venta por el corredor encargado José Alfredo de Los Santos La Serna a favor del agraviado Martín Ulises James Atanacio Zevallos, mediante contrato de arras suscrito por Teodoro Javier Brandan Varea —apoderado de la propietaria María Virginia Brandan Varea—, entregándole la suma de USD 2000 (dos mil dólares), luego el agraviado tomó posesión del citado bien; sin embargo, los acusados fracturaron las cerraduras de la puerta de ingreso con la ayuda de un cerrajero, y retiraron los muebles y enseres del agraviado, de acuerdo con la constatación policial respectiva y las cartas notariales correspondientes.

§ III. Fundamentos del Tribunal Supremo

A. Itinerario del procedimiento instado

Tercero. Conforme se desprende de los actuados, el trámite seguido en la causa es el siguiente:

3.1. El 39° Juzgado Penal de Reos Libres emitió la sentencia del veintiséis de agosto de dos mil dieciséis (proceso sumario, foja 1), donde se resolvió condenar a Óscar Ubaldo Brandan Varea por el delito contra el patrimonio-usurpación agravada, tipificado en el inciso 2 del artículo 202 (tipo base), con la agravante del inciso 2 del artículo 204 del Código Penal, en perjuicio de Martín Ulises James Atanacio Zeballos, a dos años de pena privativa de libertad suspendida por el mismo plazo, sujeto a reglas de conducta, y fijó en S/ 2500 (dos mil quinientos soles) el monto de la reparación civil. Reservó el proceso contra María Virginia Brandan Varea, quien radica en Alicante (España) y se encuentra con orden de captura, y ordenó que se oficie a Interpol para su ubicación y captura.

3.2. El veintiséis de agosto de dos mil dieciséis se procedió a la lectura de se

ntencia (foja 24), que el procesado apeló, y se le concedió el plazo de ley.

3.3. Mediante escrito del veintinueve de agosto de dos mil dieciséis (foja 27), solicitó que se le notifique la sentencia.

3.4. Por escrito del diecinueve de septiembre de dos mil dieciséis (foja 29), cumplió con fundamentar su recurso de apelación, poniendo énfasis en que fue notificado con la sentencia el seis de septiembre de dos mil dieciséis.

[Continúa…]

[También te puede interesar: Doctrina jurisprudencial vinculante sobre usurpación [Casación 56-2014, Ayacucho]

Descarga el PDF completo aquí